NOTICIAS
16/07/2020 20:49 CEST | Actualizado 17/07/2020 10:42 CEST

El Real Madrid, campeón de Liga tres años después tras ganar al Villarreal (2-1)

Dos goles de Benzema dieron pie a una fiesta diferente, sobre el césped y sin Cibeles, por el coronavirus.

Eurasia Sport Images via Getty Images

Para qué esperar a la última jornada. El Real Madrid es campeón de Liga y ya van 34 títulos. El último, posiblemente, el más especial, fútbol aparte. Por el coronavirus, por el retorno exprés a puerta vacía... Dos goles de Karim Benzema han valido para superar al Villarreal (2-1) en el otro feudo blanco, el estadio Alfredo Di Stefano. La “Liga del coronavirus” ya tiene dueño y se va directa al Santiago Bernabeu.

Al Madrid le valía con ganar o hacer lo mismo que el Barcelona en la penúltima jornada. Los de Zidane ni siquiera tuvieron que estar muy pendientes del eterno rival, que, además, perdió en su propia casa contra el Osasuna (1-2).

Se lo puso más difícil el Villarreal que Messi y compañía. El “submarino” dio la cara hasta el final pese a que se puso pronto por debajo en el marcador y llegó a ir 2-0 abajo. Incluso rozó el empate, aunque tampoco hubiera cambiado nada; también le servía al Real Madrid, que vuelve a celebrar un título de Liga tres años después.

Pero este año, especial en todo, también lo será en las celebraciones: sin muchedumbres, ni fiesta en Cibeles. El jaleo se queda esta noche sobre el césped, aunque hay imágenes que no cambian: lágrimas, gritos, abrazos y mucha emoción. El Madrid, otra vez campeón de Liga.

Hubo una competición precovid, que los de Zidane cerraron perdiendo contra el Betis y otra muy distinta después. El parón sentenció a un Barcelona que no supo competir y aupó a los merengues, que no han fallado en la hora clave. 10 finales, 10 triunfos seguidos. 19 goles a favor y solo tres en contra. Sufriendo muchas veces, pero ganando. 

Calma en el momento crucial

Tácticamente perfecto para anular al Villarreal en su partido más temido. Intensidad defensiva de un equipo que lucha unido y domina al rival hasta que encuentra el momento de asestar un golpe. Lo encontró por un error impropio de la elite de Sofian Chakla en salida de balón.

Un calendario insostenible, con partidos cada tres días para cerrar la Liga como se pudiese, no da cabida a exhibiciones futbolísticas. La primera parte de Granada aparecía entre los momentos blancos más brillantes y la igualó frente al Villarreal. Dominador, avisando desde los primeros compases con un balón preciso de Ramos a la carrera de Carvajal que buscó sorprender por alto a Asenjo sin éxito. Benzema lamentando que no viese su desmarque. Su premio estaba por llegar.

El duelo llevaba el aroma de Modric. El final de temporada del croata es sorprendente. Su pico de forma cuando más agotado debía estar. Sin reflejar su edad en el esfuerzo. Apareció por todos los lados, dejando muestras de calidad en cada control, sombrero o regate. Se animó con un disparo ante el que se lució Asenjo. Casemiro encontraba el desmarque de Benzema que chutaba cruzado la primera.

El Villarreal pedía a gritos el balón pero estaba asfixiado por el rival y añorando la importancia de un líder como Santi Cazorla, hoy en el banquillo. Otro veterano como Ramos demostraba que la edad es solo un número del DNI en su duelo con Samu Chukwueze. Un duelo tan desigual por edad y en el físico. Con el capitán imponiéndose en cada pugna. Exhibiendo potencia.

Así llegó el tanto que rompió el partido. El error de Chakla donde un defensa tiene prohibido fallar. Inicio de jugada, su equipo descolocado, pérdida de balón arriesgando el pase con Casemiro adelantándose para el robo y Modric en un jardín con espacios para inventar. El movimiento siempre inteligente de Benzema, al espacio, y la definición con el balón por debajo de las piernas de Asenjo. El Barcelona perdía. La Liga estaba sentenciada.

ASSOCIATED PRESS
Benzema, el héroe de la noche, celebra el primer gol

Buscó más control Calleja en la reanudación modificando el sistema con cinco centrocampistas con la entrada de Bruno Soriano, rehabilitado para el fútbol en una de esas alegrías tras años de lucha contra las lesiones, que alegran a todo el mundo del fútbol. Otro jugador marcado por las lesiones en su primer curso en España, Eden Hazard, lo intentó siempre. Víctima de entradas que merman su confianza.

El Real Madrid sentía el título en sus manos, supo competir y sufrir cuando le tocó. La reacción de su rival apenas dejaba una llegada, un Villarreal que pisa mucha área y exige a porteros rivales apenas probó una vez a Courtois. Aún conmocionado por un fortísimo rodillazo en su frente en un choque con Quintillà no le hizo temblar. Nada pudo hacer con su vuelo al testarazo de Iborra cuando el encuentro parecía sentenciado.

GABRIEL BOUYS via Getty Images
Y llegó el segundo, de penalti. La Liga estaba en sus manos

Lo había hecho de nuevo de penalti el equipo de Zidane. Con Ramos impecable ganando protagonismo con un robo, la carrera contra todos y provocando un penalti sobre la línea del área. De nuevo error de Sofian Chakla, inocente. Sorprendía que el capitán no dejase el penalti a Benzema en su pulso con Messi por ser máximo goleador. Tenían preparada una acción que sorprendió. El capitán la tocó a la derecha y el francés marcaba apareciendo con rapidez.

El problema, que pisó área antes y la broma le pudo costar cara. Se repitió porque Mario Gaspar también estaba dentro y, sin juegos, lanzando cruzado Benzema, no perdonó y firmó su doblete. La Liga era blanca cuando llegó el gol tremendo de Iborra con un testarazo imposible y la opción de resarcirse de Chakla que disparó a las nubes la acción que pudo dar un empate.

Los cambios desfiguraron los últimos compases al Real Madrid que, nuevamente, acabó sosteniendo su triunfo gracias a Courtois. Realizó dos paradas seguidas a bocajarro a Iborra y Gerard Moreno. El rechace, con todo a su favor, lo mandaba fuera Iborra. Ya daba igual todo, hasta el gol anulado a Asensio tras una jugada para enmarcar de Vinicius por mano en un control de Benzema. El Barcelona perdía ante Osasuna tras dimitir hace jornadas de una Liga que vuelve a ser blanca.

Photo gallery Así se ha vivido el título de Liga del Real Madrid See Gallery