Hacer quesadillas nunca había sido tan fácil

Esta receta viral es apta para cocineros novatos.

Hacer quesadillas no es complicado, lo complicado es hacerlas y que no se desmonten al comer.

Ese momento en que al morder se cae la lechuga, se lleva todo el queso a la boca y el pollo termina saliendo por el otro lado de la tortilla de trigo se puede evitar con este truco compartido por la cuenta de Instagram @cookingwithayeh.

La clave está en cortar previamente la tortilla de trigo para poder doblarla más fácilmente. El corte es del centro al exterior, como si fuese el radio de una circunferencia. Se ve aquí.

Hecho el corte se distribuyen los ingredientes en cada cuarto del círculo. En la receta de arriba se incluyen lechuga con cebolla picada, tomate en rodajas, queso rallado y tofu.

Una vez distribuidos los ingredientes, lo que hay que hacer es doblar la quesadilla en cuatro. Primero se coloca el cuarto inferior izquierdo sobre el cuarto superior izquierdo, este nuevo cuarto se coloca sobre el cuarto superior derecho y finalmente se dobla sobre el cuarto inferior derecho.

El último paso es meterlo en la sandwichera, aunque también puede hacerse en la sartén o en la plancha. En ese caso habría que usar una espátula para aplastar bien la quesadilla, que se dore y se pueda derretir el queso.

La formula es la misma, se haga en una sandwichera o en una sartén, lo que varían son los ingredientes. En esta otra quesadilla se usan aguacate machacado, tomate, queso rallado y huevo revuelto. El consejo antes de echar este último es dejar que se enfríe para que doblar la tortilla sea más fácil.

También se pueden hacer quesadillas dulces como ésta con Nutella, trozos de galleta, Kit-Kat blanco, nubes de azúcar y barritas de chocolate de Kinder.

29 quesos, 29 recetas