La Reserva Federal de EEUU vuelve a subir los tipos de interés y los lleva al máximo desde 2018

En junio ya los elevó otros 75 puntos básicos, misma cantidad que la adoptada hoy.
Billes de dólar y euro
Billes de dólar y euro
NurPhoto via Getty Images

Never ending story. La Reserva Federal de EEUU (conocida como Fed) ha vuelto a subir los tipos de interés y los eleva 0,75 puntos, hasta situarlo en un rango de entre el 2,25% y un 2,5%, el máximo desde 2018. El objetivo, ‘atacar’ la inflación disparada en el país.

La decisión la ha adoptado el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) este miércoles, lo que cumple con las previsiones que había adelantado el presidente de la Fed, Jerome Powell. La subida es la misma que la decretada en junio, que entonces supuso el mayor crecimiento en casi tres décadas.

Los aumentos de 0,75 puntos del tipo de interés oficial no se veían desde 1994, cuando, bajo la dirección del histórico Alan Greenspan, el banco central estadounidense llevó a cabo una serie de subidas de los tipos para tratar de evitar un aumento desbocado de la inflación.

Entonces, la inflación en EEUU estaba enel 2,7 %, mientras que el pasado junio se situó en el 9,1%, algo no visto en 40 años, una cifra que ha obligado a actuar de urgencia a la Fed. “El comité está fuertemente comprometido con el objetivo de devolver la inflación al 2 %”, ha indicado el banco central estadounidense, siempre manteniendo “niveles de empleo máximos”.

Fuera deuda

Por otro lado, la Fed ha insistido en su política de reducción de deuda pública del Gobierno de EEUU, compuesta fundamentalmente de letras del Tesoro y de valores respaldados por préstamos hipotecarios. En la actualidad, el banco central acumula casi 9 billones de dólares en deuda estadounidense.

Como ya hizo en meses anteriores, la Fed se desprenderá en agosto de 30.000 millones de dólares en letras del Tesoro y de 17.500 millones en valores respaldados por hipotecas.

A partir de septiembre, estas cifras mensuales subirán a 60.000 millones de dólares y 35.000 millones respectivamente, y el proceso concluirá cuando se alcancen unos niveles que se consideren “ligeramente por encima” de lo que el banco considera “reservas amplias”, según el plan para reducir el balance publicado por la Fed en mayo.