El mal rato de Letizia en la recepción al presidente coreano

Los reyes tuvieron su primera cena de Estado en el Palacio Real en año y medio.
Letizia en la recepción del presidente coreano Moon Jae-in y la primera dama Kim Jung-sook en el Palacio Real de Madrid.
Paolo BloccoWireImage
Letizia en la recepción del presidente coreano Moon Jae-in y la primera dama Kim Jung-sook en el Palacio Real de Madrid.

Volvieron las recepciones al Palacio Real. Este martes los reyes Felipe y Letizia recibían al presidente coreano Moon Jae-in y a la primera dama Kim Jung-sook en el Palacio Real de Madrid.

Sobre las 17:00h dieron la bienvenida a los representantes coreanos con honores militares en la Plaza de la Armería del Palacio Real de Madrid. Para la ocasión, la reina optó por un diseño de Felipe Varela que ya se puso en el desfile del 12 de octubre de 2018.

Sin embargo, hubo un detalle con el que no contó. Una racha de viento que le despeinó el pelo, que en esta ocasión llevaba suelto.

Letizia durante la recepción en el Palacio Real.
Paolo BloccoWireImage
Letizia durante la recepción en el Palacio Real.

Este gesto ha llamado la atención de la prensa extranjera. De hecho, en el británico Daily Mail, quien califica de “dulce momento” el que vivió junto a Felipe tratando de arreglarse el peinado. “La pareja quedó atrapada en el viento y rápidamente se acomodó su cabello moreno antes de la reunión con el presidente”, detallan en este periódico.

Una cena de Estado diferente

Tras este acto de recepción, los reyes pasaron a la cena de Estado. A las 20:30h recibieron a Moon Jae-in y Kim Jung-sook en el Salón de Teniers del Palacio Real. Entonces, llamó la atención la mascarilla de los representantes coreanos, con una bandera de España y otra de Corea, como símbolo de su encuentro.

Para esta ocasión Letizia rescató el vestido negro con flores en oro de estilo oriental de Dries Van Noten que lució en la entrega de los premios de periodismo Francisco Cerecedo de 2019.

La reina Letizia junto a Moon Jae-in, Felipe VI y Kim Jung-sook antes de la cena de Estado.
Carlos Alvarez via Getty Images
La reina Letizia junto a Moon Jae-in, Felipe VI y Kim Jung-sook antes de la cena de Estado.

La cena tuvo menos invitados de lo habitual, cerca de 70 en lugar de los cerca de 120 habituales. También se modificó el formato, en lugar de una larga mesa se optó por varias mesas redondas con las que se pudiera mantener la distancia de seguridad y seguir los protocolos contra la covid-19.

Tras el discurso del rey, en el que recalcó el acercamiento entre Corea y España, llegó el brindis, en el que la reina Letizia acaparó todas las miradas por no dar ni un sorbo a la copa, como viene siendo habitual, aunque esta vez sí se quitó la mascarilla.

Los reyes le dieron varios regalos a los representantes coreanos: una réplica de la nao Victoria del siglo XVI en la que Juan Sebastián Elcano completó la primera vuelta al mundo y una edición de Dibujos y estampas de Goya. Además, Felipe y Letizia les obsequiaron también con dos detalles con motivo del año Xacobeo, una escultura de una concha jacobea tallada en gema serpentina y un cuadro con dibujo a plumilla de la explanada de la plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela, ambas de Cándido Pazos.

Por parte de Jae-in y Jung-sook, los reyes recibieron la pintura regia El sol, la luna y las cinco cumbres, colocada tradicionalmente tras el trono de los monarcas coreanos, un juego de té de porcelana de Corea y plata, y unos jarrones tradicionales coreanos de cristal reciclado.

Cosas que no sabías de Letizia Ortiz