Reino Unido enviará a Ucrania los primeros misiles de largo alcance, hasta 80 kilómetros

Los lanzadores M270 pueden disparar cohetes guiados de precisión y con un alcance mayor que cualquier tecnología de misiles actualmente en uso en la guerra.

El Reino Unido enviará sus primeros misiles de largo alcance a Ucrania después de que Rusia atacara las afueras de Kiev por primera vez desde el pasado mes de abril, informó este lunes el Ministerio británico de Defensa.

El titular de Defensa, Ben Wallace, indicó que su país enviará un número no especificado de lanzadores M270, que pueden disparar cohetes guiados con precisión hasta 80 kilómetros, un alcance mayor que cualquier tecnología de misiles actualmente en uso en la guerra.

“El Reino Unido apoya a Ucrania en esta lucha y está asumiendo un papel de liderazgo en el suministro a sus heroicas fuerzas de las armas vitales que necesitan para defender a su país de una invasión no provocada”, dijo Wallace en el comunicado.

“Si la comunidad internacional continúa su apoyo, creo que Ucrania puede ganar. A medida que cambian las tácticas de Rusia, también debe cambiar nuestro apoyo a Ucrania”, subrayó. Las fuerzas ucranianas, indicó el ministro, serán entrenadas en el Reino Unido para usar el equipo.

“Si la comunidad internacional continúa su apoyo, creo que Ucrania puede ganar. A medida que cambian las tácticas de Rusia, también debe cambiar nuestro apoyo a Ucrania”

- Ben Wallace, ministro de Defensa de Reino Unido

Según Defensa, la decisión de proporcionar los lanzadores se coordinó estrechamente con EEUU. Cuando Estados Unidos anunció que enviaría los misiles, el presidente ruso, Vladímir Putin, prometió alcanzar nuevos objetivos.

El domingo, Kiev fue blanco de los primeros ataques rusos en la capital desde el 28 de abril, mientras que las fuerzas de Moscú también han mantenido una presión constante a través de la artillería y los ataques aéreos en la región oriental de Donbás.

Cadáveres de civiles ucranianos, algunos maniatados, en Bucha, a las afueras de Kiev

Cadáveres de civiles ucranianos, algunos maniatados, en Bucha, a las afueras de Kiev