NOTICIAS
05/08/2021 21:05 CEST | Actualizado 05/08/2021 21:08 CEST

Escalada de oro en Tokio

Alberto Ginés y Sandra Sánchez disparan a España en el medallero con sus triunfos en un 'superjueves' más que intenso.

GETTY IMAGES
Alberto Ginés y Sandra Sánchez celebran sus actuaciones

Costó arrancar, cierto, pero nos sobran los motivos para llamar ‘superjueves’ a este 5 de agosto de 2021. España se ha disparado en el medallero (ya van 12 metales) gracias a dos nombres que entran en la historia del deporte nacional y del olimpismo: Sandra Sánchez y Alberto Ginés. La karateka y el escalador se han convertido en campeones en el debut de sus disciplinas en unos Juegos. Y como nunca es bastante, el día regaló más alegrías, la de la selección femenina de waterpolo, que luchara por todo en la gran final ante EEUU o las de Adel Mechaal e Ignacio Fontes en los 1.500, tradicional cita para el mediofondo español. Lástima, eso sí, el piragüismo...

Pasada la euforia es tiempo de recuperar el pulso. Suena el teléfono en un centro comercial de Madrid. Son las 16:35. Al otro lado, la familia de Alberto Ginés. Se pone su madre, que solo responde al apodo ‘Mavi’, de María Victoria. No han comido; tampoco han tenido cuerpo ni tiempo. Su hijo acaba de proclamarse campeón olímpico y eso puede afectar a los biorritmos. Son conscientes de que no es un oro más, si es que algún oro es ‘convencional’; este es histórico por ser el primero en la escalada en unos Juegos.

Su pequeño Alberto ya es historia del deporte. Horas antes lo acababa de ser la karateka Sandra Sánchez. Ambos han disparado a España en el medallero tras el ‘superjueves’. Mavi está contenta, habla alto y a veces se le oye un poquito temblorosa. Como para no... Pero acierta a confesar cómo es su hijo. Hoy toda España le admira, pero para sus padres el campeón olímpico es un chaval de 18 años “muy cabezón”. Tanto, que se ha empeñado en superar las aspiraciones reales. “Ni en nuestros mejores sueños, si ya soñábamos con el diploma...”.

Para entrenar en España, Alberto ha tenido que meterse en rocódromos comerciales, junto a gente que iba a pasar el día y que tenían todo el derecho para estar ahí que para eso paganMavi, madre de Alberto Ginés

Cuenta que le llaman ‘el luchador’ dentro del circuito de escalada. Mavi no habla de rivales, porque “hay muy buen rollo entre ellos, es lo bonito de este deporte, que comparten sensaciones y se ayudan”. Recuerda con emoción que Adam Ondra, una leyenda de la escalada y competencia en Tokio, le invitó a entrenar con el en su casa en la República Checa. “Es el mejor escalador de todos los tiempos y es amigo de Alberto. Un día le llamó para decirle ‘vente a casa conmigo y preparamos el preolímpico aquí’ y él se fue a República Checa, claro... Casi nada”.

Alberto, además de campeón olímpico, es el hijo de una familia que sabe lo que es sacrificarse para sostener sus aspiraciones deportivas. “No creas que nos ha puesto las cosas fáciles nunca en casa. No es porque se haya metido en líos, porque no es de esos, sino porque es muy cabezón, mucho, y si pensaba algo no paraba hasta conseguirlo”, explica su madre.

Esa competitividad le ha llevado al oro olímpico, pero el camino para un escalador profesional en España no se presentaba fácil, al menos hasta hoy: “Ha sido muy difícil. Para entrenar en España, Alberto ha tenido que meterse en rocódromos comerciales, junto a gente que iba a pasar el día y que tenían todo el derecho para estar ahí que para eso pagan, pero claro, en esas condiciones es muy difícil”. 

picture alliance via Getty Images
Alberto Ginés, en un instante de la final

Ahora las cosas comienzan a cambiar, explica José Antonio García Regaña, presidente de la Federación Extremeña de Escalada y amigo de su pupilo: “Va a haber un antes y un después de Alberto. Muchos han descubierto hoy la escalada, pero es un deporte en auge. Está habiendo inversiones potentes y cuando hay inversiones fuertes es porque hay un futuro fuerte a nivel deportivo, no solo recreativo”.

El dirigente ha vivido el oro de Alberto junto a la familia, todos en Madrid. Se conocen desde tiempo atrás y ve en el hoy campeón “un chico tímido, reservado, muy de los suyos... Un estudiante de Bachillerato que no responde al típico perfil de deportista siempre centrado en el deporte, desde crío. Él comenzó ‘jugando’ con la escalada y otras disciplinas y solo cuando ya descubrió su verdadero talento sí que se centró del todo y tuvo que salir de aquí porque aún no hay instalaciones de nivel”. Pronto puede haberlas, adelanta.

Sandra Sánchez, y un cambio de gesto radical

Desde hora y media antes de que Alberto Ginés ascendiese al cielo olímpico allí estaba ya Sandra Sánchez, otra figura que ha hecho historia. Es el primer oro español en kárate, también debutante en el programa olímpico pese a su secular historia. 

Su entorno y las esperanzas nacionales contaban con ella como grandísima baza para el triunfo. Esta talaverana de 39 años no defraudó desde que pisó el Nippon Budokan, el templo de las artes marciales. Su gesto siempre sonriente se transforma nada más tocar el tatami. Mirada fija en el horizonte, ojos entrecerrados, fuera todo esbozo de sonrisa. Es la concentración personificada. Sale del tatami y vuelve a lucir su gesto de alegría.

DeFodi Images via Getty Images
Sandra Sánchez, emocionada tras conseguir el oro olímpico

Con una superioridad manifiesta se clasificó por la vía rápida a la final. Ya era medalla, casi sin darse importancia, solo quedaba saber su color. Fue dorado, el color de los sueños de todo atleta olímpico y que solo en Tokio 2020 los karatekas lo pueden disfrutar. Si no cambia nada, el kárate no estará en París 2024.

Por si acaso no había otra oportunidad, la española aunó una técnica y un despliegue físico portentosos que, pese a ser una modalidad sin combate directo con el rival, sí le dejó un tanto ko a la nipona Shimizu Kiyou, la otra gran aspirante. Kiyou que llevó a cabo el mismo ejercicio que Sandra Sánchez, menos agresivo, menos contundente, y se quedó con la plata.

La vida más allá de los dos oros

Eran momentos de euforia para el deporte español y, subida a esa ola, la selección femenina de waterpolo no perdonó su oportunidad de llegar a la final olímpica con una sólida victoria ante Hungría en semifinales. Al combinado de Miki Oca solo les separa del oro el coco, EEUU. Pero esto es deporte y puede pasar de todo.

Sin oro, pero con esperanzas de bronce, los ‘Hispanos’ se citan con su particular historia en los Juegos. También el sábado, la selección masculina de balonmano luchará contra Egipto, la revelación, por su cuarto podio olímpico, su cuarto bronce. Hoy la Dinamarca de Mikkel Hansen y Niklas Landin fue demasiado para los de Jordi Ribera.

Todo esto y más cupo en el ‘superjueves’. También la decepción vivida en el piragüismo. De los cinco en liza cuatro llegaron a la final. Se aspiraba a todo y todo quedó en cuatro diplomas, de Saúl Craviotto, Carlos Arévalo, Antía Jácome y la dupla Paco Cubelos-Íñigo Peña. El valor deportivo es inmenso, pero dejó un regusto amargo del que algunos buscarán reponerse en el relevo K4 500.

Álvaro Martín y Diego García estuvieron muy cerca de los metales en la prueba de 20 km. marcha. Tan, tan cerca, como acabar cuarto y sexto, respectivamente, y en el grupo que luchaba por el oro hasta los últimos tres kilómetros. España, país de grandes marchadores, renueva su peso en la disciplina aunque quede otra vez ese mentado regusto amargo. Sin Miguel Ángel López, muy lejos de la pelea, dos diplomas es un excelente balance. Igual que lo es el sexto y diploma del vallista Asier Martínez. A sus 21 años y en un equipo sin Orlando Ortega, tomó su relevo y ha peleado por todo en los 110 m. vallas. 

Este es el resultado completo de los españoles este jueves 5:

NATACIÓN - AGUAS ABIERTAS

Alberto Martínez, 18º en los 10 kms.

GOLF

Carlota Ciganda y Azahara Muñoz acaban la segunda jornada muy lejos de las medallas, con -1 y +3 sobre el par del campo. Lidera Nelly Korda con -13.

SKATE

Daniel León y Jaime Mateu se quedan a las puertas de la final de park al ser 9º y 10º, respectivamente.

PIRAGÜISMO

Carlos Arévalo, 5º y Saúl Craviotto, 7º en la final de K1 200. DIPLOMA.

Antía Jácome, 5ª en la final de C1 200. DIPLOMA.

Paco Cubelos e Íñigo Peña, sextos en K2 1.000. DIPLOMA.

Isabel María Contreras, eliminada en semifinales de K1 500 al ser sexta.

ATLETISMO

Jorge Ureña finaliza noveno el decathlón, a las puertas del diploma y con su mejor marca personal.

María Vicente, 18ª en heptathlón.

Asier Martínez, sexto en la final de los 110 m. vallas. DIPLOMA.

Álvaro Martín, 4º y Diego García, 6º, en los 20 kms. marcha. Ambos consiguen DIPLOMA. Miguel Ángel López acaba el 31º.

Ignacio Fontes y Adel Mechaal, a la final de 1.500. Jesús Gómez cae en semifinales.

KÁRATE

Sandra Sánchez, ORO en kata.

CICLISMO - PISTA

Albert Torres finaliza décimo tras las cuatro pruebas del Omnium. 

PENTATLÓN MODERNO

Aleix Heredia comienza su participación en el puesto 23 tras la esgrima.

ESCALADA

Alberto Ginés, ORO.

WATERPOLO (F)

España, A LA FINAL tras ganar 8-4 a Hungría. Se jugarán el oro el sábado ante EEUU.

BALONMANO (M)

Los Hispanos caen 23-27 en las semifinales ante Dinamarca. Lucharán por el bronce el sábado ante Egipto.

España asciende 18 puestos en el medallero

Esta vez ya no fue el viento de la vela ni de las piraguas, el impulso llega por aire. España escala al decimoctavo lugar en el medallero, 16 más arriba de donde estaba antes del ‘superjueves’. Ya van 12 metales, sin contar las dos que solo falta conocer si serán oro o plata.

EL HUFFPOST PARA BBVA