POLÍTICA
16/04/2020 21:07 CEST | Actualizado 16/04/2020 21:08 CEST

Revilla: "Ahora hay que estar con el Gobierno"

Entrevista al presidente de Cantabria: "Es lamentable el espectáculo del Congreso".

CARLOS PINA
Revilla

A las ocho de la mañana ya está en el despacho. Hasta las diez de la noche. Y sale religiosamente a aplaudir todos los días a las ocho de la tarde. Miguel Ángel Revilla habla siempre alto y claro, aunque sea esta vez a través del teléfono: “Esto nos ha cogido en bolas, no estábamos preparados para esto”.

En los últimos días las redes no le dan tregua. ¿El motivo? Las mascarillas que ha repartido el Gobierno de Cantabria que parecen servilletas. Él se defiende: son “útiles, gratis, certificadas, protegen en un 85%”. Está acostumbrado a que le den “caña”, confiesa. Y vaticina un escenario en el que todos deberemos llevar mascarilla cuando podamos salir. Como en China o Corea del Sur, dibuja mirando ya al mes de junio.

Le preocupan especialmente los niños estos días de encierro y opina que deberían ser unas de las primeras excepciones cuando arranque el desconfinamiento. Y se enerva cuando habla de la situación entre partidos. “La gente está respondiendo, pero no la política”, sostiene, para ahondar más: “Estoy indignado con la clase política”, “hay que apoyar ahora al Gobierno”, “es lamentable el espectáculo en el Parlamento”, “tenemos que pactar, ¡por una vez, hombre!”...

¿Cómo está?

Personalmente muy bien. Tengo patologías de todas las especies, cuatro operaciones, una litotricia, me han quitado en los últimos años ocho pólipos de la vejiga y a las ocho entro en el despacho y me voy a las diez. Como aquí, dirigiendo el tinglado. 

Esto nos ha cogido en bolas, no estábamos preparados

Estos días ha habido una polémica por las mascarillas en Cantabria y mucha gente dice que son servilletas. ¿Por qué se compraron y cómo las defiende?

Las he comprado porque tengo un informe de médicos y expertos de que son absolutamente útiles, gratis total y las tendrán todos los hogares de Cantabria. 1.200.000 mascarillas que protegen en un 85%, mejor que la media y no le han costado nada al contribuyente porque las ha pagado el Banco Santander, 150.000 euros encima de la mesa. Son absolutamente útiles. Ya estoy acostumbrado a todo y que hagan memes y risas. Yo también las hago a veces, pero esto está contrastado. La gentes nos las pide sin parar, eso es mejor que no llevar nada. Hace dos meses y medio dije que en España veía dos carencias antes de que llegara la pandemia.

¿Cuáles?

No estábamos desinfectando las calles. No había material y no se podía hacerlo, ahora ya se ha hecho. Y que no teníamos mascarillas. ¿Por qué los chinos y los coreanos las llevaban? Es que yo creo que eso no será por estética, ¿no? Es más, tengo un amigo que está en contacto con chinos porque está en un organismo mundial, viaja mucho allí y le llamaban hace unos meses y le decían por qué no vais con mascarilla en España. Somos los primeros que hemos hecho esta operación absolutamente exitosa más allá de que me den caña. Estoy acostumbrado a ello, comprendo que hay mucha gente que tiene ahora tiempo libre. Y que está cabreada, lógicamente, como todos. Son muy útiles, certificadas, con doble capa de viscosa celulosa, biodegradables, no contaminan. 

¿Hasta cuándo va a durar el estado de alarma?

Está prorrogado ahora hasta el 26 de abril. Luego, entiendo, que habrá poco a poco una especie de desconfinamiento con unas medidas todavía de control. Tendremos que ir con mascarilla todos, lo adelanto. A mediados de junio, cuando empecemos a ver gente por la calle, nos veremos igual que en China o en Corea, aunque no nos guste. ¿Por qué no se decidió la mascarilla desde el principio? Porque no había de nada. ¿Y la desinfección? Porque no había líquido. Es que esto nos ha cogido en bolas, no estábamos preparados para esto. Estábamos preparados con una Sanidad maravillosa en España para ver a un amigo con un corazón de otro o un pulmón de otro, pero no para un bicho que es nuevo. Ha cogido a todo el mundo en pelotas. Cuando dicen que no se tomaron medidas, que me diga alguien quién preveía esto hace tres meses. Estados Unidos parece que va a la vanguardia del mundo, están intentando llegar a Marte… y hemos visto imágenes peores que en España, con tíos ahí con plásticos, no tienen ucis ni respiradores. Cualquier cosa imprevista es muy difícil de solucionar a corto plazo. Pero el futuro lo veo ya saliendo con mascarilla a la calle en junio y desconfinar poco a poco. Tengo un tema personal que se lo dije al presidente en la primera reunión de los domingos.

¿Cuál?

Le dije: niños, niños. Me están preocupando los niños, están sufriendo una barbaridad. Tengo un nieto de cinco años. Vivo en Astillero y tengo en frente pisos de 60 metros con tres niños, los padres y el abuelo. Los niños dicen ‘cuándo podremos salir al parque’. No todos los sitios son iguales, no a sitios masificados, pero poder sacar los niños a dar un paseo en una Cantabria que está dispersa en pueblos y tiene zonas verdes. Tienen una angustia, el día de mañana van a tener un problema cuando recuerden que han estado dos o tres meses sin poder salir. El niño necesita un poco de espacio. A los niños hay que dejarlos salir algo, no van a ser menos que una mascota. Creo que empezaremos sacando a los niños y poco a poco librerías, mercerías… Lo que quiero y espero es que salvemos algo del verano. Aunque no va a ser con turistas extranjeros, sí al menos que haya una movilidad en España con mascarillas, distancias, los bares tardarán más, las aglomeraciones prohibidas. Esto poco a poco va ir desatascándose. Lo que está claro es que creo que la pandemia ha tocado el punto máximo y estamos en un descenso. El momento es el que los que salen son más que los que entran. Esto no se había conseguido hasta ayer, eso se está produciendo en varios sitios de España. 

A los niños hay que dejarlos salir algo, están sufriendo una barbaridad

Lo estamos venciendo, el confinamiento está siendo muy útil. Cierto que si hubiéramos sabido esto, no se hubiera hecho la manifestación, que yo incluso la promocioné, de las mujeres, no se hubieran hecho concentraciones ni partidos de fútbol, y nos hubiéramos ahorrado muchos muertos. Pero esto era imprevisible. Yo creo que antes de un año hay vacuna y antes de cuatro meses o cinco habrá antivirales. A lo mejor no es definitivo pero va a evitar muertes. Están trabajando en este momento todos los laboratorios del mundo porque hay dos facetas. La del altruismo de los investigadores, que son vocacionales. Y todos los grandes magnates del mundo están apostando ahora por la vacuna porque el que la saque tiene el filón de los próximos años. En España hay un señor que la tiene.

¿Quién?

Se llama Luis Enjuanes, es el mayor conocedor de virus del mundo, del Centro Nacional de Biotecnología. Ese tiene la vacuna para dentro de cuatro meses, ¿qué pasa? Una cosa es que la tengas y otras es que hay que certificarla, probarla, homologarla en España, la UE, los americanos… Pero los primeros que la van a sacar son los chinos.

Gob
Presidente. Miguel Ángel Revilla. Despacho. 04 ABRIL 2020 © Miguel De la Parra

¿Cómo ve ese intento de nuevos Pactos de La Moncloa y esa discordia entres Sánchez y Casado? ¿Se dará al final ese acuerdo que, según el CIS, quiere el 91% de los españoles?

Tendría que haber un tiempo muerto como en el baloncesto. Vamos a arreglar primero el problema y luego vamos a sacar, cuando esto pase, encima de la mesa todo lo mal que se ha hecho, que es legítimo. Ahora lo que está ocurriendo en el mundo es que todos están apoyando a sus gobiernos porque no nos queda otra. ¿Qué alternativa hay? Aunque luego vamos a dar caña. Pero ahora no es el momento, ahora hay que estar con el Gobierno para lograr vencer la pandemia. Me preocupa más que la pandemia el día después, con una economía devastada que queda en España. Van a caer empresas y van a desaparecer pymes. Tiene que haber un pacto de mínimos para hacer fuerza en Europa. Ahora se ha conseguido algo, pero yo creo que el objetivo de la UE tiene que ser mutualización de una deuda pública del Banco Central Europeo a pagar en cien años para salvar la situación. Ahí se necesita un acuerdo mínimo, pero es que veo un cainismo… 

Tenemos que pactar. ¡Por una vez, hombre!

Veo un debate en el Parlamento y es que va cada uno a lo suyo. Hombre, un poco en este momento de patriotismo. Les ha caído a los que están gobernando, no nos gusta o lo que sea, pero es que no hay otra. Hay que apoyar ahora al Gobierno para arreglar el problema sanitario y luego pactar unos mínimos y un consenso, en el que tendrán que estar los empresarios, los sindicatos y los partidos. No creo que sea bueno ir a la caza y captura del gobernante para sacar réditos. Veo Inglaterra, Francia, Alemania y al propio Trump incluso, que está subiendo en las encuestas porque los americanos dicen que hay que apoyarlo. Aquí, a por el que está gobernado. Hombre, hacer de los muertos, está muriendo en mucha gente… Hay que pensar que es un virus muy dañino para las personas mayores. En Cantabria, los que mueren tienen una media de 82 años y el que tiene una patología el virus se lo lleva por delante. Pero hay que valorar que miles de personas se han curado. Vamos a arrimar todos el hombro para salir y cuando esto pase tendremos tiempo de sacar los colores. Pero no ahora. Sobre todo a nivel nacional de los partidos, porque luego todos los domingos en las conferencias con los presidentes autonómicos no veo esa situación, hay más colaboración, algunas cosas se aplaude y otras se critican, pero no mucho. Es lamentable el espectáculo en el Parlamento, las cosas que se dicen.

Hay preocupación en algunos pueblos de Cantabria que dicen que sigue llegando gente de fuera, como en Valderredible.

Sí, se está colando gente. Hay que ponerlo en manos de la Delegación del Gobierno porque un alcalde no tiene autonomía para poner una valla. Ni una alcalde ni una Comunidad pueden cerrar un pueblo, pero estamos haciendo mucho hincapié en que se controle en que nadie llegue en estos momentos por ningún sitio. Es una región en la que hay mucha segunda residencia de gente de Castilla, del País Vasco y Madrid. Eso está controlado, más allá de algunos casos. En Valderredible, sí señor, ha llegado gente de Bilbao que tenía una casa. No sé cómo han llegado porque les tenían que haber parado por el camino. Se ha denunciado a la Delegación del Gobierno. Son casos aislados.

Estoy indignado con la clase política

Estoy muy sorprendido, porque España tiene fama de poco disciplinada, de cómo se está comportando el personal. No me lo llegué a imaginar nunca, la gente está guardando la cuarentena en general. La gente está en las casa y sale ejemplarmente a las 8 a aplaudir. Y la gente está cabreada y cansada, pero está aguantando. Es la mejor receta contra el coronavirus. La gente está respondiendo, pero no la política de España. Somos los de siempre, a por el rival. Aquí no hay rival, aquí hay enemigo, eso es lo peor que le puede pasar a este país. El tema sanitario va a estar arreglado porque habrá medicina y vacuna, pero lo otro es más complicado, con un país que depende del turismo. Tenemos que pactar cosas en común. ¡Por una vez, hombre! Lo hicimos ya en su época y habría que hacerlo, pero no veo el ambiente. Estoy indignado con la clase política en estos momentos. Yo voté una vez a Pedro Sánchez y luego no (en la investidura). Pero es el que está porque no hay otra alternativa ¿Vas a poner a Abascal o a quién? A ver. ¿A quién pones? ¿Al rey? Es el que está. Tendrán que apoyarle, hombre, luego ya vendremos a dar caña.

 

Photo gallery Así ha sido la vuelta al trabajo de las actividades no esenciales See Gallery