Los detalles en los que se ha fijado esta revista mexicana para definir a Felipe VI como "un papá amoroso"

"La infanta Sofía es muy de mamá y la princesa Leonor, la consentida de papá".
El rey Felipe VI con sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, en una imagen del verano de 2019 en Mallorca.
El rey Felipe VI con sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, en una imagen del verano de 2019 en Mallorca.

Es “el papá más amoroso de la corona”. Es “el rey de la casa”. Es Felipe VI.

La publicación mexicana Vanidades dedica su último número a los padres de las casas reales europeas y lleva en su portada al que consideran el MEJOR: a Felipe de Borbón con sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Ocho páginas dedica la publicación al reportaje y cuatro de ellas son para estos tres miembros de la Familia Real española. La reina Letizia no aparece por ningún lado, sólo se la menciona.

La revista asegura que el monarca español trata de no tener con sus hijas los problemas que ha tenido con su padre. Los primeros roces entre Juan Carlos y Felipe empezaron en la adolescencia de éste durante “las discusiones entre el rey y la reina emérita por las infidelidades de él, en las que el entonces príncipe se ponía de lado de su mamá”, señala la publicación.

Todo se agravó cuando se enamoró de la modelo noruega Eva Sannum, a quien tuvo que dejar porque al entonces presidente del gobierno español, José María Aznar, y sobre todo a Juan Carlos les parecía una mujer ‘inadecuada’ para convertirse en reina”.

Protección y mimos

Vanidades señala que esto fue determinante para que se casase por amor y marcó también el trato con sus hijas, a quienes “protege y mima”. La revista destaca varios aspectos de su relación y el texto señala varios momentos concretos:

″[Con sus hijas] ha logrado una buena comunicación que se revela en gestos, sonrisas y abrazos constantes en público, a pesar de la educación estricta que la reina les ha dado.

Desde siempre en las fotografías parecía que la infanta Sofía es muy de mamá y la princesa Leonor, la heredera al trono, la consentida de papá y en estos años la relación entre estos dos últimos se ha intensificado porque Leonor comienza a realizar sus deberes como futura reina. Por ejemplo, en la entrega de los Premios Princesa de Asturias 2019, la pequeña buscaba la mirada de su papá o bien éste le ayudaba a acomodar el micrófono a la hora de su discurso”.

“Aun así, el rey y la reina han buscado por todos los medios equilibrar la vida de sus dos hijas para hacerla lo más normal posible y que Sofía no se sienta relegada por su hermana mayor, tal vez por esta razón pudimos observarla sola con su papá en un juego del Real Madrid en el Santiago Bernabéu en 2016”.

La publicación recoge seis fotografías de Felipe VI con Leonor y Sofía y destaca otro momento más porque “la complicidad y el cariño [del rey] hacia sus retoños es evidente”. Es uno de los instantes previos al Mensaje de Navidad de 2017, que pertenece al vídeo familiar compartido por la Casa Real con motivo del 50º cumpleaños del monarca.

En la parte baja de la lista

Además de la complicada relación de Felipe VI con Juan Carlos I, Vanidades señala otras carencias de amor en casas reales europeas.

Ernesto de Hannover es uno de los que peor parado sale en este ranking real. Sus problemas de salud están pasándole factura a la relación con sus hijos: Ernesto Augusto, Christian Enrique y Alexandra (hija de Carolina de Mónaco). “No tiene contacto con ninguno”, apunta la publicación. “Con los mayores no se habla. Al parecer con Christian la razón es porque acabó inconsciente por el alcohol durante su boda en Perú con Alessandra de Osma”, apunta la revista.

En el caso de Alexandra se fija en otro detalle: “Ni siquiera lo mencionó en la reciente entrevista que ofreció en la revista española Telva”. Ernesto Augusto le ha hecho un desplante al convertirse en padre y llamar a su hijo a Augusto y no Ernesto como dicta la tradición familiar.

En esa lista de padres no amorosos está también el rey Carlos Gustavo de Suecia, del que dicen “habría preferido a su hijo varón como su sucesor, en vez de Victoria, su primogénita”. En 2003, el monarca aseguró en una entrevista en televisión que la norma de 1980 que acabó con la Ley Sálica es “absurda y retroactiva”. Vanidades asegura que desde entonces los medios se dedican a rastrear desplantes del rey hacia ella y pone como ejemplo un episodio de 2016, en el cumpleaños de Victoria: “La princesa tenía a su hijo Oscar, de cuatro meses, le extendió al bebé al rey para que lo cargara, pero él lo rechazó”.

Leonor y Sofía, en rosa y azul