Life

Risto Mejide: "Soy honesto, no trabajo para crear polémica"

El presentador de 'Todo es mentira' advierte antes de comenzar la entrevista: "Si no hablamos ni de política ni de mi vida personal, todo irá bien".
Risto Mejide en 'Todo es mentira'.
Risto Mejide en 'Todo es mentira'.

“Honestidad, honestidad, honestidad”. En ocho minutos, Risto Mejide ha repetido esa palabra 17 veces, como si tuviera que convencer al mundo de que realmente la honestidad va con él y de que en su discurso no Todo es mentira: él siempre lo hace todo con mucha honestidad, asegura.

Es muy difícil (incluso incómodo) mantener una conversación con alguien con quien no puedes tener contacto visual porque usa gafas de sol. Hacerlo con alguien que, además de eso, mira la pantalla del móvil mientras te saluda y cuestiona cada pregunta que se le hace lo complica todo mucho más.

Si su actitud de ‘ogro’ es una pose o no es una pregunta que, por mucho que le moleste y saque las uñas, se la han planteado incluso sus compañeros de Mediaset, grupo de comunicación para el que trabaja actualmente. Ahora no entiende de dónde sale esa duda, y eso que en Telecinco se la lanzaron como “la eterna pregunta”. “Esa fama de ogro que tú te creaste, ¿era un personaje?”: “Si es que no lo sé, igual sí”, le contestó a Toñi Moreno en Viva la vida en 2017.

El HuffPost ha entrevistado al publicista en el encuentro de Conversaciones Maestras de Mahou, en el que ha hablado con Ana Morgade sobre inteligencia emocional. Antes de ese diálogo con la humorista estaba un poco menos relajado. De hecho, hizo una advertencia previa a la entrevista: “Si no hablamos ni de política ni de mi vida personal, todo irá bien”. El caso es que fue regular.

Ya que presentas Todo es mentira... Nada de lo que me digas será mentira, ¿no?

Eso jamás.

Me han dicho que no eres tan borde como pareces en pantalla.

Juicios de valor.

¿Es una pose?

Que me juzguen los demás, no soy quien para hacerlo.

Pero sí eres quién para decir si interpretas más o menos.

Soy todo lo honesto que puedo, otra cosa es que me salga.

¿Cuando formas parte de un jurado y das una valoración también lo eres, por ejemplo en Got Talent?

¿A ti qué te parece?

Pregunto. Siempre se ha cuestionado que tu actitud en Operación Triunfo era parte del papel que interpretabas, y que incluso se te obligaba a hacerlo.

Eso no me lo has leído a mí ni de coña, yo no he dicho eso. Pregúntale a quien lo haya escrito. Es mentira.

¿No interpretabas un papel ni se te obligó a hacerlo en OT?

Yo nunca he dicho eso, porque nunca lo he sentido así.

Es decir, cuando hacías ciertas calificaciones, lo hacías porque te salía del alma. ¿No?

Del alma no, sale después de ver una actuación y de mi criterio, que será mejor o peor, pero es el que tengo.

¿Te has buscado alguna vez enemigos públicos para darte importancia? No evitas discutir.

¿Crees que hago eso?

Mucha gente lo piensa y yo te lo pregunto.

Yo hago lo que hago, juzgar o ser honesto con una persona o lo que sea. Como se lo toma la gente no es cosa mía. Yo he hecho lo que he podido de la manera más honesta posible, que es mi trabajo: comunicar de la manera más honesta posible. Si eso se convierte en que a alguien le siente mal o escriben mentiras sobre mí, no es mi problema, pregúntale a ellos.

Te pregunto a ti, porque te tengo delante y porque tú eres el protagonista.

Te digo que es mentira. Tengo ocho libros publicados en los que explico perfectamente mi experiencia en OT y mi manera de afrontar los juicios y por qué hago lo que hago en televisión. En esos ocho libros está la respuesta a esas tres preguntas

Muy bien. ¿Y qué revelas sobre Operación Triunfo en ese libro?

No, no hay un libro de Operación Triunfo.

No, pero sí hay un libro en el que hablas sobre Operación Triunfo.

[Revelo] que soy honesto, que no trabajo para crear polémica y que lo que intento es ser lo más honesto posible para la gente que me está escuchando. Que eso crea una polémica, ya no es problema mío.

¿Por qué se crea esa polémica, entonces?

Ni lo analizo. Yo me dedico a comunicar de manera honesta y creo que esa es mi obligación. Comunicar de manera honesta significa hacer llegar un mensaje, no emitirlo.

“No miramos los datos [de audiencia] de la competencia”

¿Crees que Todo es Mentira (Cuatro) es el rival que necesitaba Zapeando (laSexta)?

No lo sé, sinceramente no miramos los datos de la competencia. Estamos haciendo un programa que es muy único porque junta muchas áreas muy diversas, como puede ser la política y el humor, y lo que nos preocupa es hacer un programa, honesto, este es un programa muy honesto. Precisamente por eso se llama Todo es mentira. Es que lo de ‘calidad’ no me gusta.

¿Por qué no te gusta hablar de televisión de calidad?

Porque es un criterio muy subjetivo, en cambio la honestidad no. La honestidad es ese trocito de verdad que cada uno tiene. La verdad universal sería la suma de todas las honestidades universales. Si todo el mundo fuese honesto, el mundo sería distinto. Nosotros intentamos desde nuestra pequeñita parcela tratar de desenmascarar fake news y hacerlo de una manera honesta.

Vale, pues hablemos de manera subjetiva. ¿Qué se está haciendo en televisión que sea de calidad?

Insisto, la calidad no me gusta como palabra. La televisión es el medio más democrático que existe: si un programa no le gusta al receptor, no lo ve, y si no lo ve al día siguiente no está en parrilla. Al menos en la televisión que yo conozco, la comercial, generalista y privada. Si estamos haciendo esta tele es porque hay gente a la que le gusta verla, lo cual es lo más democrático y lo más inmediato que existe, no tienes que esperar al año que viene a saber si a la gente le ha gustado lo que has hecho. Hoy he hecho un programa de dos horas y mañana a las ocho de la mañana sabré si el programa que he hecho hoy ha gustado o no y qué partes del programa son las que más han gustado.

Pero decías que no mirabas los datos y ahora dices que mañana los mirarás...

No miro a la competencia, nuestros datos sí.

Los datos de cuota de pantalla son porcentajes, es un dato que compara todo lo que se emite en la misma franja horaria. ¿Jamás vas a mirar a la competencia?

¿Por qué voy a hacerlo? El último dato que tengo es que hemos hecho un 6,3% de share. Un 6,3 para nosotros es una barbaridad, es muchísimo. Hemos hecho datos muy inferiores cuando empezamos y hacer un 6,3 ha sido un gran dato. Estamos muy contentos. Pero un 6,3 significa que un 93,7% de la gente no nos ha elegido a nosotros. Si yo me dedicase a mirar a la competencia tendría que mirar qué ha mirado esa gente, y no lo voy a hacer.

¿A qué se debe la remontada? Todo es mentira empezó fatal. De hecho, la gente vaticinaba la cancelación.

Empezó con unos datos y ahora tiene otros gracias al contenido que hemos hecho, a lo que hemos ofrecido al espectador, que tiene que ver con la honestidad. Cuando te apartas de ser tú mismo, de la autenticidad (yo no sé hacer eso), es cuanto empiezas a ser mentiroso. Yo te gustaré más o menos, pero ofrezco lo que soy.

Y si eres tan honesto, ¿por qué no admites preguntas sobre política a escasos días de unas elecciones generales?

Porque me paso dos horas diarias hablando de política. Si quieres saber lo que pienso, mira el programa porque ahí esta dicho todo.

Los invitados a la boda de Risto Mejide