Rocío Carrasco: "Para mí sería una alegría que Antonio David me demandase"

Estos han sido los momentos más destacados de las cuatro horas de entrevista de la hija de Rocío Jurado.
Rocío Carrasco en un momento de la entrevista.
Rocío Carrasco en un momento de la entrevista.

Lo anunció la propia Rocío Carrasco el pasado miércoles, al inicio de la emisión del capítulo siete de la docuserie Rocío, contar la verdad para seguir viva para sorpresa de todos.

“Yo creo que llegados a este punto, en el ecuador de esa historia, esa historia que es mi vida, es el momento de hacer un parón en la emisión de la serie documental y usar ese parón para poder resolver, aclarar puntos y explicar algunas cosas”, contaba en directo por teléfono. “Me gustaría, el miércoles que viene, estar en directo para hacer precisamente eso”, adelantando que una semana después se sometería en plató a las preguntas de periodistas y colaboradores y hablaría de las etapas de su vida que ya han sido analizadas en el documental.

Pues ese día llegó. “Es uno de los programas más esperados de la década”, ha asegurado Jorge Javier Vázquez en los primeros minutos de presentación. Él y Carlota Corredera capitaneaban este esperado momento televisivo, en el que la hija de Pedro Carrasco y Rocío Jurado, siete años después de su última entrevista en televisión, contestaba a las dudas y polémicas planteadas por los colaboradores que formaban parte de esa puesta en escena.

Los periodistas del corazón María Patiño, Antonio Rossi y Paloma García Pelayo, además de Samanta Villar, Marc Girò y Ana Bernal-Triviño estaban en el plató junto a la protagonista. Periodistas, psicólogos, actores y abogados —hasta 28 personas—, muchos de ellos amigos de Carrasco, aparecían en pantalla conectados desde sus casas para vivir la entrevista en directo, aunque han sido muy pocos a los que finalmente hemos podido escuchar hablar.

Estos han sido los momentos más destacados de la entrevista:

La entrada en plató

Casi una hora después del comienzo del programa, Rocío Carrasco ponía rumbo al plató y era recibida con una especial bienvenida.

Blas Cantó, el representante de España en Eurovisión 2021, ha sido el encargado de poner la banda sonora al momento. El cantante murciano ha interpretado Como las alas al viento, el tema de La más grande que ha inspirado la docuserie.

La protagonista, que ha abandonado el estilismo con el que la hemos visto durante estas semanas —traje de pantalón rosa fucsia— y lucía un traje azul cobalto, ha aparecido emocionada, entre lágrimas y ha recibido el aplauso de los que allí estaban.

“Nunca denunciaría a mi hija”

La primera de las cuestiones que se ha abordado ha sido el incidente que Rocío Flores y Rocío Carrasco protagonizaron en su casa el 27 de julio de 2012 y que acabó con Carrasco en el hospital y una sentencia de maltrato continuado de la hija a la madre.

Rocío Carrasco no ha dudado en salir en defensa de su hija y hacer una petición. “Quiero, antes de todo, pedir públicamente a las personas que la atacan por lo que ella realizó en ese momento de su vida, que no la ataquen, ella no tiene la culpa. La culpa la tiene otra persona, el responsable de que ella actuase de esa manera es otro. Su padre”, ha declarado.

La hija de La chipionera ha aclarado en numerosas ocasiones que su hija no es verdugo, es víctima. “Una víctima incluso más vulnerable que yo”, ha sentenciado.

Ha confesado que ella no fue la que denunció a Rocío Flores: “Nunca denunciaría a mi hija. Mi hija es lo más maravilloso que me ha pasado en la vida”.

“El vínculo con mi hija, por mucho que lo intenten, no se puede romper”, ha asegurado la protagonista, que entre lágrimas ha confesado no renunciar a recuperarla. “Ahora no porque no estoy preparada, ni creo que ella esté preparada. No es el lugar ni el momento. Pero yo no pierdo, no me gustaría perder la esperanza de recuperarla”, ha afirmado.

“No me hace bien ver a esa niña”

Rocío Carrasco con su hija, Rocío Flores, en Chipiona.
Rocío Carrasco con su hija, Rocío Flores, en Chipiona.

Rocío Carrasco se ha mostrado segura cuando ha relatado las llamadas que había recibido de su hija. Ha confirmado que sí lo hizo el 3 de diciembre, también el pasado viernes, como contó en El programa de Ana Rosa, y al día siguiente. También ha querido dejar muy claro que ella nunca le ha cogido el teléfono y le ha dicho “Aquí no vuelvas a llamar. Yo no soy tu madre”, como se ha contado en muchos platós.

Ha insistido en que ella no está preparada para hablar con su hija en este momento, y que ese es el motivo por el que no coge el teléfono. Ha asegurado que se prepara para ese momento con tratamiento psicológico y psiquiátrico, porque no puede volver a derrumbarse. “Cuando yo esté preparada, haré lo que tenga que hacer. Pero lo haré fuera de este ámbito”, ha terminado concluyendo.

A las preguntas de Jorge Javier y Carlota sobre lo que aconteció aquel día en el que tuvo lugar la agresión por parte de su hija, la hija de La más grande ha confesado que tenía pánico de vivir con ella, aunque no ha querido dar más detalles, pues eso se abordará en el capítulo 8 de la docuserie.

También ha sido sincera cuando le han preguntado si había visto a su hija en alguna de sus apariciones en la tele y ha sido muy clara: “No me hace bien ver que esa niña —mirando una foto de su hija de pequeña— no existe ya”.

“Perro no come perro”

Han sido varias las voces que se han alzado en contra del testimonio de Rocío Carrasco estas semanas. Uno de ellas, la de Alessandro Lequio, colaborador de la mesa social de El programa de Ana Rosa, del que han puesto algunas de sus declaraciones. “Creo que no ha entendido nada de lo que he contado. No se ha parado a ver ni una palabra, ni una frase de las que he dicho. Tampoco me extraña porque ‘perro no come perro’. Si no es igual que Antonio David, tiene que ser parecido”, le ha respondido Carrasco.

En directo han conectado con la presentadora de Ya es mediodía, Sonsoles Ónega, que ha querido formular una pregunta a la protagonista: ”¿Por qué crees que los jueces no han podido llegar hasta el final?”. “No es que no hayan podido llegar al final, es que hay muchos agujeros negros, en el sentido de que hay muchas cosas que mejorar y muchas cosas que implementar. Creo en la justicia firmemente, pero creo que se tiene que renovar, tiene que escuchar a las mujeres. Es lo único que yo he pedido. No he pedido una sentencia condenatoria, pero sí que se me escuche en sala, que se me dé la oportunidad de ejercer la tutela judicial efectiva a la que todo el mundo tiene derecho”, ha sido su respuesta.

Entrevistas muy bien pagadas en ¡Hola!

La periodista Rosa Villacastín ha aprovechado su intervención en directo para preguntar a Carrasco por las exclusivas que ha hecho en la revista ¡Hola!, en las que siempre se mostraba feliz y satisfecha de su vida, y que han sido utilizadas como argumento para desmontar su testimonio.

Rocío, sin ocultar su malestar, lo ha hecho tajante: “A mí no me ha gustado nunca decir lo que me pasa o que la gente supiera. Y cuando lo he hecho, ha sido inconscientemente”.

Las periodistas Samanta Villar y Ana Bernal-Triviño no han podido evitar intervenir, rechazando radicalmente la idea de que el sufrimiento tiene que tener un reflejo en la imagen pública.

La gran sorpresa: Fidel Albiac

Rocío Carrasco y Fidel Albiac.
Rocío Carrasco y Fidel Albiac.

Ya se sabía que Rocío Carrasco había acudido sola a la entrevista, sin Fidel Albiac. Finalmente su marido ha intervenido desde su casa, por sorpresa.

“Ni siquiera estoy viendo el programa porque me produce tanto dolor escucharla”, ha asegurado. Aunque finalmente ha decidido hablar para apoyar a su mujer y a todas las mujeres que sufren el mismo dolor que ella.

Albiac se ha mostrado resignado ante el maltrato al que ha sido sometido por parte de la prensa y de la opinión publica desde el momento en el que entró a formar parte de la vida de la hija de La más grande.

El marido de Rocío Carrasco llegó a ser acusado por Rocío Flores como uno de los culpables de su mala relación con su madre. El periodista Antonio Rossi ha querido ahondar en este tema y, después de que Rocío Carrasco haya afirmado creer que ella habla por boca de otra persona cuando dice eso, Fidel Albiac ha intervenido para defenderse de las muchas acusaciones que han sido vertidas hacia él o su mujer por periodistas del corazón. Una de las aludidas ha sido María Patiño, a la que llevó a juicio por una publicación en la que se relataba la vida pasada del empresario.

Denunció cuando pudo hacerlo

Desde el plató se le ha planteado a Rocío el porqué de la tardanza en denunciar a Antonio David. “Uno denuncia cuando uno puede hacerlo. Hasta que denuncio hay una serie de circunstancias que lo hacen imposible. Por esos valores que tenía inculcados no era capaz de hacerlo con el padre de mis hijos. Tenía dos niños pequeños y no quería eso para mis hijos”, ha asegurado.

En ese momento, Carlota Corredera le ha advertido de la posibilidad de que Antonio David la denuncie por todo esto que está contando. “Para mí sería una alegría que Antonio David me demandase, que haga lo que crea conveniente”, ha afirmado.

“Yo la sigo llamando tía”

Rosa Benito y su exmarido, Amador Mohedano, en el entierro de Rocío Jurado.
Rosa Benito y su exmarido, Amador Mohedano, en el entierro de Rocío Jurado.

Durante esta semana, Rosa Benito ha desmentido algunos de los testimonios que su sobrina Rocío Carrasco ha contado en los siete capítulos emitidos de la docuserie.

Benito ha puesto en duda, desde el programa Ya es mediodía en el que colabora, la cobardía de Rocío Jurado ante Antonio David, ha desmentido a Rocío Carrasco cuando contó que pasó muchas noches en el hospital con su madre y ha defendido con vehemencia a Rocío Flores.

“Me da mucha pena que mi tía, porque yo la sigo llamando tía, actúe de esa forma, con lo que ella ha sufrido con todo lo mío. Con todo lo que ha visto sufrir a mi madre y con todas las cosas de las que ella es consciente. Me da mucha pena”, ha comentado Carrasco sobre las palabras de su tía.

¿‘La más grande’ se hizo pequeña?

Desde la emisión del episodio 3 muchas han sido las preguntas que se han lanzado al aire sobre la reacción de Rocío Jurado ante la situación que vivía su hija en la relación con su yerno, Antonio David.

¿Estuvo su madre a la altura? ¿Qué papel jugó? Rocío Carrasco ha dejado claro que su madre no pudo tomar más medidas porque “ella no le dio las armas para hacerlo”. “Mi madre hizo lo que pudo en ese momento”, ha insistido. Carrasco prefirió no tenerla al tanto de todo y no hablar de ello porque La Jurado huía del escándalo y sólo quería estar en boca de la gente por su trabajo.

La protagonista ha recreado la escena que ya contó en ese tercer episodio, cuando le comunicó a su exmarido su decisión de separarse, dejando claro el poder de este para amedrentar y hacer callar a su madre con solo una frase: “Tú te callas Rocío Jurado, tú no conoces a Antonio David Flores”.

El documental como terapia

Han sido muchos los especialistas que han valorado el documental como una terapia para Rocío Carrasco, y sus médicos y terapeutas así lo habían considerado. “Ha sido y está siento terapéutico. Yo tengo una losa en el pecho y según va pasando los capítulos se va levantando un poco más y me va entrando un poco de aire. Eso sí, dentro de todo lo duro y horroroso que es verse contando determinadas cosas”, ha explicado la protagonista.

Entonces, Corredera ha querido saber cómo ha recibido que desde los medios de comunicación se cuestione su testimonio y, especialmente, su intento de suicido. “Para mí contar eso fue vergonzante, porque estoy avergonzada de esa actitud y no me siento nada orgullosa. Ya es suficientemente fuerte contarlo. Resulta muy horroroso que se pueda llegar a frivolizar con la vida de alguien”, reconocía Carrasco.

Paulina Rubio... la gran despedida

Después de más de cuatro horas de emisión en directo, el programa ha querido despedirse con una invitada de excepción: la cantante mexicana Paulina Rubio.

La chica dorada ha mandado todo su cariño a Rocío Carrasco, a la que espera con los brazos abiertos en Miami.

La vida de Rocío Carrasco