Rodrigo Rato se suma a las críticas al Gobierno por los fondos europeos: ve a España "menos eficiente"

El exvicepresidente y ministro de Economía con Aznar considera que España se enfrenta a un "error reputacional" si no gestiona bien las ayudas de la UE.
Rodrigo Rato, en una de sus visitas al juzgado
Rodrigo Rato, en una de sus visitas al juzgado
Europa Press News via Getty Images

El exvicepresidente del Gobierno en la época de Aznar, Rodrigo Rato, también se suma a las críticas al Ejecutivo actual por la gestión de los fondos europeos que tanto gustan en las filas populares. Para el que fuera ministro de Economía y director del FMI, España ha sido “menos eficiente” que el resto de países de la UE porque la burocracia “no responde” y deja caer la posibilidad de un “error reputacional y económico si no fuéramos capaces de utilizar esos fondos europeos”.

Rato, que ha sido entrevistado en Negocios TV, considera que “vamos por el mismo camino”, que lleva a que España no sea vista como un país “atractivo” por los inversores para desarrollar sus proyectos. “Somos uno de los países que menos fondos absorbe, también le pasa a Italia, por algo será”, ha dejado caer.

“Quizás hay que replantearse cómo es nuestro estado para incentivar la inversión privada. ¿Es mejor ir a un sistema más simple donde el sector privado tenga más protagonismo? Yo pienso que sí, pero a lo mejor otros piensan otra cosa”, ha explicado Rato, que fue condenado a cuatro años y medio de prisión por el caso de las tarjetas black durante su etapa como responsable de Bankia.

En este sentido, ha pedido “discutir sobre estas cuestiones” y hacerlo de manera inmediata porque sería “un error para España, reputacional y económico, que no fuéramos capaces utilizar los fondos europeos, cuando son los únicos fondos públicos que vamos a tener”.

Su receta para aprovecharlos es que se establezcan normas de comportamiento, planes de liberalización de inversiones y conseguir su atractivo porque “lamentablemente” no se está viendo.

En el marco europeo también ha apuntado que hay que enfrentarse a una política energética “creíble” porque, según ha opinado, es “imposible” que a corto plazo se sustituyan fuentes de energía como el carbón, el petróleo, el gas y la nuclear por las renovables, tal como ha planteado el Parlamento Europeo.