TENDENCIAS
22/03/2019 08:28 CET

Roi Méndez: "Al entrar en 'OT' mentí un poco"

El gallego presenta su disco 'Mi desorden lógico' y valora lo que supuso para él y su carrera su paso por 'Operación Triunfo'.

Tres guitarras, un monopoly, un disco de Police, varios pedales y otros tantos amplificadores. Son los elementos que componen el caos de Roi Méndez y que el exconcursante de Operación Triunfo ha elegido para la portada de su primer disco, Mi lógico desorden, que sale a la venta este viernes 22 de marzo.

Esos mismos elementos lo acompañan en su encuentro con El HuffPost, donde cuenta que la Fender Stratocaster la compró en un viaje a Escocia y que es la guitarra que menos ha tocado. Lo que sabe de este instrumento, que no abandonó en la Academia de OT y que le acompañó en alguna gala, lo sabe por tutoriales de YouTube y por lo que le han ido enseñando amigos y compañeros de la orquesta. Ahora, con el disco en el mercado, asegura que “está estancadísimo” y que su próximo objetivo es apuntarse a clases.

Aunque antes de que eso llegue, tiene por delante una larga tarea de promoción. Mi lógico desorden llega acompañado de entrevistas, firmas de discos y pronto también de los primeros conciertos (aunque estos todavía sin fecha). 

¿Por qué ese nombre? ¿Eres lógico, desordenado o las dos cosas?

A mis ojos soy lógico y también soy desordenado. Creo que es el título que mejor engloba todo el proyecto y que me permite poder hacer todo. Este título me avala, avala mi vida. Además, me da un margen de maniobra increíble.

¿En qué sentido avala al disco?

Porque los estilos que me gustan están ahí. Todo fusionado y mezclado. A lo mejor alguien que lo escuche por primera vez piensa que está desordenado, pero para mí está desordenado aunque con lógica porque tengo muchas influencias.

¿A quién le va a gustar?

Al que le guste el pop, el rock... Es un álbum de pop, pero tiene muchas influencias distintas. Hay temas que son más orgánicos, otros que son más electrónicos, algunos con armonías muy complejas con una melodía un poco más fácil de aprender, pero muy bien vestida. Hay una fusión de cosas que creo que hace que sea un disco distinto y fácil de escuchar. No se hace monótono. Es variado. 

Si yo escucho Spotify o YouTube, ¿después de qué artista me sugerirían tu disco?

Depende de la canción. Como cada una es distinta, depende...  Por ejemplo, en una canción que se llama Invierno a lo mejor Imagine Dragons. Otros temas a lo mejor son más Charlie Puth, otros más Ed Sheeran... pero tampoco es eso. Es una fusión de canciones. 

El disco sale justo después del de compañeros como Aitana o Alfred que han tenido mucho éxito. ¿Te da un poco de vértigo?

Antes estaba más asustado, ahora no porque ya está... Tengo mucha paz, estoy cero conflictos. Antes sí, pero ahora estoy muy tranquilo. ¿Qué tengo que perder? Nada. 

Estoy muy tranquilo. ¿Qué tengo que perder? Nada.

A tus compañeros les han criticado que los discos son muy cortos, y en el tuyo en cierto modo pasa igual, no hay muchas canciones. ¿A qué se debe: a las ganas de girar, a las exigencias de las discográficas o a los fans que quieren ya escucharos?

A la forma de consumo. Ahora se tiende mucho al consumo de singles, de temas sueltos. Poca gente escucha el disco entero de un artista. Escuchas dos, tres o cuatro canciones. Por eso creo que no es necesario un disco de 22 temas, depende de lo que quieras mostrar. Esto está en el límite de EP o disco, pero tampoco creo que tenga que tener más. Como consumidor de música me parece que 9 o 10 temas son perfectos. No es poco ni tampoco es mucho. Me parece que es fácil de escuchar.

Decías antes que estás tranquilo y no tienes miedo. ¿Porque hay plan B?  

El razonamiento que tuve que hacer es que años atrás vivía de la música. Antes de entrar en Operación Triunfo era feliz, igual era más feliz que en los meses después de OT, a nivel tranquilidad conmigo, nivel paz. Con ese razonamiento me quito toda la tensión.

Antes de entrar en 'Operación Triunfo' era más feliz que en los meses después de 'OT'.

Hace 14 meses que saliste de la Academia, ¿qué es lo que más echas de menos?

La paz, la tranquilidad, la poca responsabilidad que había, sólo tenías que levantarte y hacer lo que te mandaban. Trabajar. No tenías que hacer más cosas. Eso y la convivencia con personas que quiero y admiro mogollón. Lo bien que nos lo pasábamos y que estaba todo focalizado en algo. Era todo muy concreto. Lo que más echo de menos es la experiencia, me parece brutal.  

Tanto como no tenías que hacer nada... tenías que salir de cada gala airoso, que ya es bastante.

Igual me precipité. Tenías que sobrevivir, pero al final tampoco es un... Te vas, te vas. Qué más da la posición. Mira Lola Índigo [nombre artístico de su compañera Mimi].

Con el tiempo, ¿hay algo que te hayas dado cuenta que no te gustaba de la Academia?

No, no. Yo estoy enamorado de ese lugar. Además, nos cuidaban como nuestros padres. Comida bien, calentita... Todo bien. No cambiaría nada.  

¿Volverías?

Sí.

Apareciste por sorpresa en el concierto de Cepeda en Madrid para cantar Llegas tú, ¿sigue siendo el triunfito con el que más contacto tienes?

Tenemos un grupo y hablamos todos pero es verdad que a Cepeda lo acabo viendo más porque tenemos el mismo círculo de amigos en Madrid. Nos hicimos nuestra piñita y lo veo mucho. Pero también veo a los demás. Ayer mismo estuve con Agoney, con Marina, con Mimi... Al final cuando nos vemos es mejor incluso porque es mágico.

Aitana y Ana Guerra contaron que al salir de la Academia descubrieron a Raoul porque dentro no tenían relación y ahora se han hecho muy amigos. ¿Te ha pasado algo similar con algún compañero?

Al salir también conocí más a Raoul y me pareció mágico. También me pasó con Agoney, me ganó fuera. 

Cambiemos de OT, ¿te gustaría colaborar de alguna manera con algún triunfito de esta edición?

Me mola mucho Miki... Colaboraría con todos, pero creo que Miki es con el que más feeling tengo.

Y ya que hablas de Miki, ¿cómo ves La Venda para Eurovisión?

Un temazo. Me encanta.

¿Te mojarías con una posición?

La posición de Eurovisión me parece que no cambia nada. Ganar sí, vale. Pero luego... ¿quién quedó séptimo el año pasado? Te acuerdas del último pero no del séptimo.

Sobre esta edición de Operación Triunfo dijiste que se habían precipitado. El tiempo te ha dado la razón, ¿no?

Lo decía desde el punto de vista de una persona que acaba de salir de un programa y aún no ha acabado de despegar, poniéndome en ese sentido. No porque fuese a ir mal o bien [de audiencia], sino porque aún estábamos nosotros en cosecha.

El público todavía no os había digerido...

Exacto. Y le vinieron otros 16. Era mi actitud, luego... Si que es verdad que al principio lo veía y decía: ‘Esto es mío, qué raro’. Luego cuando salen son seres encantadores como nosotros.

¿Cómo definirías para ti OT?  

Es la mejor experiencia que he vivido hasta ahora. Me dio la confianza que me faltaba para buscar un sueño. 

'OT' me dio la confianza que me faltaba para buscar un sueño.

Pero tú en la Academia demostraste que eras un tío seguro.

Es todo fachada. Es todo armadura. Soy muy inseguro, como todo el mundo, quien diga lo contrario miente.

Alfred dijo en OT sólo había sido un instrumento para conseguir lo que quería, ¿para ti también?

Antes de presentarme no lo veía así, ahora me doy cuenta de que sí.  Es un poco un instrumento, aunque yo lo veo de otra forma. Pero está bien. A nivel profesional ese es el objetivo. Te presentas para eso. Lo que pasa es que una vez dentro no lo defines como eso, lo defines como una experiencia chula pero sí es cierto que a nivel profesional es un instrumento para conseguir lo que quieres.

Y para aprender técnicas...

Yo fui el primero ahí que al entrar mentí un poco. Obviamente no era solo por aprender. Es aprender, pero no todo era eso. También es por la exposición que te da, para aprender también te puedes ir a una academia. Yo prefiero ir a OT porque te pone en una situación muy chula para conseguir lo que quieres.

¿Por qué dices que mentiste?

Obviamente... ¿por qué quieres entrar en OT? Para aprender, pero en televisión. Dije que iba para aprender pero sabía que era una buena plataforma, para aprender me hubiese ido a la academia de mi pueblo. Lo que pasa es que esto es una enseñanza de calidad, gratis y con cierto impulso y ayuda.

Miriam dijo que dentro de la Academia no era ella del todo, ¿te pasó a ti lo mismo?

Yo fui yo. Soy yo cuando estoy cómodo y ahí estaba cómodo. Estaba como en casa. Al principio estaba más cortado, pero a la semana era yo totalmente, y de hecho creo que a veces fui demasiado yo.

Dije que iba para aprender pero sabía que 'OT' era una buena plataforma.

Las cámaras pueden cohibir, ¿no?

Sí, pero hubo un momento en que ya me daba igual y hacíamos cada cosa... Parecíamos imbéciles, pero era nuestra reacción y me da igual. 

Agoney dijo que en la Academia había sentido que le habían arrancado su esencia, que la ganó una vez fuera. ¿Sientes que dentro de la Academia eras realmente lo que querías ser o te sientes más libre ahora?

Yo me siento muy beneficiado. Me parece que las canciones que me dieron me pegaban mucho y nunca estuve descontento. Sé que hay gente como Ana (Guerra) que dijo ‘Esto no me pega nada’ cuando le dieron La bikina y mira al final... En mi caso me parece que fue todo muy favorable y se produjo justo al revés. Más que robar mi esencia me la han dado. 

¿En qué sentido?

El programa me ha hecho saber que siendo como soy le puedo gustar a la gente. Eso es maravilloso. De hecho, a mí me gustaría ser siempre como era ahí. No me gustaría cambiar. 

Pero, ¿has cambiado?

No, por eso te lo digo. A mí no me pasó.

¿Han escuchado tus compañeros el disco? ¿Qué te han dicho?

Cepeda, sí.  A él, que es el que más caña mete, le gustó. Algunas canciones le encantaron y otras le gustaron menos, también el concepto del disco trata de eso. Además, sé que cuando a Cepeda le gusta mucho es que le gusta, que él no regala oídos.