BLOGS
28/10/2020 11:27 CET | Actualizado 28/10/2020 11:27 CET

'Rol & rol': verse en otras para vernos a nosotras

Películas como esta seguirán haciendo falta para recordarnos que necesitamos roles femeninos en puestos importantes y que debemos ser referentes para las que vendrán.

ROL & ROL.

Quienes trabajamos con perspectiva feminista, ponemos a menudo sobre la mesa los terribles datos de infrarrepresentación femenina en cualquier sector para denunciar que la igualdad de género está, aún, muy lejos. La cultura peca especialmente de esa sensación de ser reflexiva y crítica y, en ocasiones, parece alejada de esta desigualdad; sin embargo, los datos nos siguen indicando que ellas son minoría en los puestos de dirección, en los grandes premios, entre los libros más leídos, en las exposiciones de los grandes museos… 

Era 2006 (un año antes de la aprobación de la Ley de Igualdad) cuando un grupo de mujeres fundaba CIMA - Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales; entre otras, Icíar Bollaín, Inés París, Isabel Coixet, Josefina Molina y Chus Gutiérrez. 

Hace unos días, en la presentación de su última película, Gutiérrez hacía referencia al momento en que fundaron CIMA como un hito para denunciar desigualdad de las mujeres en la industria de cinematográfica y televisiva. Lo hacía en el Círculo de Bellas Artes de Madrid antes de la proyección del documental Rol & rol, en el que a través de un relato personal y la historia de su madre y su hija, Gutiérrez aborda cómo los roles de otras mujeres pueden ayudarnos a construir una sociedad más igualitaria con modelos de mujeres a seguir. Los medios de comunicación de masas, la publicidad, pero también las artes visuales o la política nos han transmitido unos modelos de poder masculinizados y patriarcales, donde ellas no sólo no estaban sino que cuando alguna conseguía llegar, se tiene que enfrentar a insultos machistas, acoso y un gran número de violencias. 

Partiendo de una anécdota, Gutiérrez pone en valor algo que es fundamental: si nos vemos reflejadas en otras semejantes, podemos imaginar que nosotras también podemos llegar. Nos lo cuenta con el rodaje de su película Retorno a Hansala (2008): cuando las mujeres de la aldea, analfabetas y cumpliendo el rol patriarcal establecido por su sociedad, vieron que el equipo de rodaje eran casi todas mujeres, su modo de verse a sí mismas cambió. Al finalizar el rodaje se marchan, y las mujeres de Hansala acuden al Consejo de Ancianos de la aldea para exigir estar presentes en él y tomar decisiones sobre la comunidad como el resto de los miembros. A partir de esta historia, la película recorre momentos históricos tan relevantes como las distintas olas del feminismo o Mayo del 68 y mujeres que formarían parte de él para ser luego políticas relevantes en su país, como Nouzha Skalli, que fue ministra de Solidaridad, Mujeres, Familia y Desarrollo Social en Marruecos; Skalli cuenta que ella quería dedicarse a políticas de izquierda de manera amplia y no a cuestiones de mujeres para no ser encasillada; la respuesta que recibió es que si ella no lo hacía, nadie lo haría. Mujeres de ámbitos como el periodismo, las artes, la política, el cine… son parte del elenco de estos modelos que Gutiérrez propone, roles a seguir con una conciencia feminista muy clara: Yolanda Domínguez, Iciar Bollaín, Nerea Pérez de las Heras, Asmâa Morine Azzouzi, Cristina Aranda, Anna Serner, Charo Izquierdo, María Teresa Fernández de la Vega…

Gutiérrez pone en valor algo que es fundamental: si nos vemos reflejadas en otras semejantes, podemos imaginar que nosotras también podemos llegar.

El film comienza con un relato personal de la directora (recordando a su madre) y nos remite también a la importancia de lo intergeneracional. De esto el feminismo sabe mucho, y es que sin las que como Skalli decidieron apostar por las mujeres y sus derechos, las que hoy estamos no hubiéramos tenido tanto ganado. Rol & rol analiza los dispositivos audiovisuales como transmisores de valores patriarcales y no sólo desde un punto de vista actual, sino incluso desde esos modelos de mujeres que, una y otra vez, nos repiten en los grandes museos: ellas musas, objetos, postradas para deleite masculino; ellos genios, creadores, ejecutores del arte. Por eso precisamente resulta de vital importancia transformar las representaciones y la presencia de las mujeres en todos los ámbitos pero especialmente en la cultura, que es la que nos permite desarrollar nuestro juicio crítico, nuestro pensamiento, nuestra concepción del mundo.

'Rol & rol' analiza los dispositivos audiovisuales como transmisores de valores patriarcales y no sólo desde un punto de vista actual, sino incluso desde esos modelos de mujeres que, una y otra vez, nos repiten en los grandes museos.

Estos días se ha publicado el adelanto del informe del Observatorio de Igualdad de Género, dirigido por la investigadora Fátima Anllo, donde se confirma que los hombres deciden en el 82% de las instituciones culturales y que no será posible levantar las barreras estructurales que persisten sin la introducción de claras cuotas en favor de las mujeres; tanto en los procesos de selección de los principales puestos de legitimación cultural y artística como en todas aquellas actividades que traigan consigo la creación, producción, distribución, exhibición o programación de obras, tanto de nueva creación como las ya existentes.

Poco parece haber hecho la Ley de Igualdad, a más de diez años vista de su publicación, especialmente en lo que se refiere a puestos de dirección (el techo de cristal). Películas como esta seguirán siendo necesarias para recordarnos que necesitamos roles femeninos en puestos importantes y que debemos seguir luchando como feministas para ser referentes a las que vendrán. Los estereotipos patriarcales siguen funcionando; transformémoslos hacia unos roles feministas que sirvan para que otras, como las mujeres de Hansala, digan basta al silencio y la exclusión y reclamen su justo lugar en los puestos de decisión.  

EL HUFFPOST PARA AMBAR