Rufián saca dos balas, las pone en la tribuna y captan la dura reacción de Sánchez

Momento de tensión el que se ha vivido entre el diputado catalán y el presidente en el debate sobre el Estado de la Nación.
|

Gabriel Rufián y Pedro Sánchez han vivido uno de los momentos más tensos de la primera jornada en el Congreso del debate sobre el Estado de la Nación.

El portavoz de ERC ha dejado un duro discurso sobre el que para él es el verdadero esta de la nación a día de hoy. Ha sacado a colación Rufián lo ocurrido hace unas semanas en la valla de Melilla, donde, en palabras del Defensor del Pueblo este lunes en la SER, murieron entre 23 y 37 personas.

Para ejemplificar lo ocurrido, Rufián ha sacado dos balas y las puesto encima de la mesa de la Tribuna: ”¿Sabe lo que son? Son balas que ha recogido mi compañera María Dantas en en la frontera de Ceuta y Melilla con las que mataron a 37 personas. Las balas”.

Mientras el diputado hablaba, el presidente del Gobierno ha mostrado su disconformidad con las palabras de Rufián negando airadamente con el dedo.

“Ustedes no. Ustedes no. La gendarmería marroquí. Y usted dijo que no estaba tan mal. Usted dijo que no estaba tan mal”, ha señalado Rufián. Unas palabras que han provocado un fuerte murmullo en el Congreso y el enfado del presidente del Gobierno.

Tras sacar las balas, la presidenta de la cámara, Meritxell Batet, ha trasladado al portavoz republicano que la “fuerza del parlamentarismo” está en el uso de la libertad de expresión, que radica en la utilización de la palabra y, por tanto, le ha instado a hacer “uso exclusivo de ella en la tribuna”.

En su turno de réplica, el presidente ha afirmado que aunque Rufián suele ser brillante en sus discursos, esta vez “se ha equivocado” por sacar dos balas algo que considera “imperdonable” pues no es admisible ni siquiera con fines “probatorios o de uso efectista”.

“Hoy se ha equivocado señoría”, le ha dicho varias veces Sánchez al dirigente de ERC, para evocarle que durante el golpe de Estado de 1981 “entraron balas” en el Congreso, que todavía se pueden ver en el techo de la cámara, y “fueron traídos por los golpistas”.

En el segundo turno de réplica ha sido más amable y conciliador y el presidente ha agradecido a Rufián el tono “más constructivo” frente a la “sobreactuación” de su primera intervención.