Rusia da por rotas las negociaciones con Ucrania, que se resiste y solo habla de "pausa"

"Moscú solo entiende el lenguaje de la fuerza, el diálogo para ellos es debilidad", ha respondido el negociador ucraniano Majail Podolyak.
Imagen de la primera reunión entre las partes, el 28 de febrero en Gomel (Bielorrusia)
Imagen de la primera reunión entre las partes, el 28 de febrero en Gomel (Bielorrusia)
SERGEI KHOLODILIN via Getty Images

Se acabó la vía diplomática en la guerra, al menos por ahora. El Kremlin ha confirmado que las conversaciones “ya no siguen” y apunta que “Ucrania ha salido de este proceso”, tras numerosas reuniones sin apenas resultados.

Para Moscú la culpa la tiene el Gobierno de Kiev, al que acusan de falta de compromiso, como ha apuntado el viceministro de Exteriores, Andrei Rudenko. Por contra, para Kiev el relato es radicalmente distinto, culpando de esta situación a la intransigencia rusa.

El cruce de ataques ha llegado al más alto nivel. Mientras Zelenski recuerda cómo en repetidas ocasiones ha solicitado sin éxito un cara a cara con Putin, este transmite a otros líderes que Ucrania “no tiene interés” en la paz.

Hace días, el titular de Exteriores ucraniano, Dimitro Kuleba, aseguraba en una entrevista con El País y otros medios, que se sentían más fuertes en los combates y que por ello, “nuestra postura para negociar se ha vuelto más dura”.

Las palabras del Ejecutivo ruso llegan en el día en el que se ha confirmado la rendición de los militares que resistían en la acería de Azovstal, en Mariúpol, último bastión de la defensa nacional en la ciudad, sitiada desde hace más de dos meses.

En esta ocasión, el asesor de la Presidencia de Ucrania, Mijailo Podoliak, ha confirmado que si bien “las negociaciones políticas continuarán”, por el momento “en pausa” y ha culpado de ello a Rusia, país al que acusa de no haber asumido ya el “rol sumamente negativo” que ha adquirido, informa Ukrinform.

Podoliak sostiene que “Rusia no entiende” que la guerra ya no sigue las reglas, el cronograma o los planes que había fijado, al mismo tiempo que ha afirmado que las élites de Moscú “no pueden renunciar a su propaganda interna” y temen “decir la verdad” sobre la guerra, así como “retirarse en términos completamente diferentes a los establecidos originalmente”.

“Moscú solo entiende el lenguaje de la fuerza, el diálogo para ellos es debilidad”, ha añadido esta tarde en Twitter, donde remataba que “el mejor negociador es más armas (para Ucrania) y paquetes de sanciones” (para Rusia).

En las últimas semanas, la vía diplomática se había estancado, tras los leves avances logrados en las primeras citas, como la formación de los corredores humanitarios iniciales, si bien muchos no llegaron a funcionar, o los altos el fuego temporales en las ciudades sitiadas.