POLÍTICA
30/09/2020 19:34 CEST | Actualizado 30/09/2020 21:47 CEST

El Gobierno aplicará restricciones en 10 municipios de Madrid pese a la oposición de Ayuso

"Nadie entiende la marcha atrás de Madrid, ni los madrileños ni los españoles", ha reconocido Salvador Illa.

El Gobierno “interviene” Madrid. Pese a la negativa de Díaz Ayuso, 10 municipios de los más importantes de la región, incluida la capital, verán aplicadas las medidas de restricción de movilidad y de actividades sociales por su situación frente al coronavirus. 

En concreto, los casi cinco millones de habitantes de las localidades Alcalá de Henares, Alcobendas, Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Madrid, Móstoles, Parla y Torrejón de Ardoz. verán limitadas sus entradas y salidas de cada territorio, reducidos los aforos en bares y otros establecimientos y limitadas a seis personas las reuniones sociales.

La medida se ha decidido después del Consejo Interterritorial de Salud, en el que se ha aprobado “por una mayoría clara” el plan del Gobierno central para los municipios de más de 100.000 habitantes y con índices de afectación por el virus muy altos. 

Así lo ha anunciado Salvador Illa, que ha sido muy claro al explicar que aunque no haya habido unanimidad en el encuentro con las autonomías, las medidas votadas por las comunidades se han aprobado “en una decisión colegiada con 13 votos a favor; un 70% de apoyos”. Los ‘noes’ han llegado por parte de Madrid, Cataluña, Andalucía, Galicia y Ceuta). Sin embargo, al tratarse “de una decisión colegiada” será próximamente publicada en el BOE (no ha precisado fecha) como una orden firmada por el propio ministro de Sanidad.

Nadie entiende la marcha atrás de Madrid, ni los madrileños ni los españolesSalvador Illa

El anuncio de Illa es un jarro de agua fría a los planes de Díaz Ayuso, que pocas horas antes de esta comparecencia había anunciado su negativa a apoyar un plan acordado con el propio Gobierno central este mismo martes. A través de un comunicado, Madrid exigía “criterios claros” para todas las comunidades y ampliar los indicadores para confinar una localidad. Precisamente, este cambio de rumbo ha descolocado al titular de Sanidad:  “Nadie entiende la marcha atrás de Madrid, ni los madrileños ni los españoles”, se ha limitado a decir. Conciso pero muy directo.

Madrid está en el centro del debate porque es, por el momento, la única comunidad en la que se intervendrán ciudades. “Todo se hace con el objetivo de tomar el control de la pandemia. Unidos; lo hicimos en marzo y lo haremos ahora”, ha recalcado el ministro, que ha descartado cualquier tipo de confrontación con Madrid.

Cuáles son las limitaciones acordadas

Los 4,8 millones de personas afectadas verán limitadas las entradas y salidas de los municipios de esos municipios a los supuestos de urgencia (cuestiones médicas, laborales, educativas, entre otras), así como la reducción del aforo en las reuniones a seis personas.

Igualmente, se reducirá la asistencia a velatorios a un máximo de 15 personas en espacios al aire libre y de 10 en espacios cerrados. Y en los establecimientos de hostelería y restauración, y de juegos y apuestas, el aforo máximo será del 50% en interiores (sin servicio de barra) y del 60% en exteriores. No se clausurarán los parques después de una rectificación posterior al anuncio inicial.

Illa descarta insurrecciones

Sin embargo, al ministro no le preocupa que pueda haber una insurrección autonómica contra la aplicación de esas medidas. “Nadie lo ha manifestado y no me planteo ese escenario”, ha apuntado de forma tajante a la pregunta de un periodista.

Para que un municipio sea intervenido por el Gobierno, tal y como han pactado la mayor parte de los territorios, ha de reunir varias características poblaciones y sanitarias: superar los 100.000 habitantes, registrar una incidencia acumulada de 500 o más casos en los últimos 14 días (por 100.000 habitantes), que presenten una positividad de infección con más del 10% de casos y con una ocupación de camas por covid-19 superior al 35%”.

Con respecto al resto de localidades de menor población, el ministro ha recomendado “planes especiales” en cada uno.

NUEVOS TIEMPOS