VIRALES
15/05/2019 09:44 CEST

Samantha Vallejo-Nágera, obligada a hacer una aclaración sobre su empresa tras lo que se vio en 'MasterChef'

"Os prometo que..."

RTVE

Samantha Vallejo-Nágera fue este martes, si cabe, aún más protagonista de MasterChef. La prueba de exteriores del programa se desarrolló en la localidad segoviana de Pedraza, donde la chef tiene su empresa, un catering especializado en bodas.

Jordi Cruz explicó que esa villa medieval es el segundo hogar de la cocinera desde que tenía cinco años porque sus padres montaron allí una tienda de decoración. “Hoy es un día muy especial para mí porque la historia de Pedraza es la historia de mi vida”, empezó diciendo Vallejo-Nágera, quien subrayó que ha vivido tantos momentos bonitos allí que transformó la tienda de sus padres en un “espacio de celebraciones”.

Lo que tuvieron que hacer los concursantes fue confeccionar un menú de boda para tres futuros matrimonios, que eran precisamente clientes de la empresa de la chef.

La responsabilidad de los concursantes no era menor, ya que tenían que confeccionar los menú degustación de los banquetes de las parejas y los probarían tanto ellos como sus familiares.

 Como era de prever, el trabajo de los aspirantes fue algo más caótico de lo que se espera de unos profesionales. Lo resumió Pepe Rodríguez, que calificó uno de los platos como “cuatro lechugas mal tiradas con trozos de codornices mal puestas, una vinagreta cutre y algunos con queso y otros sin queso”.

“Le falta salsita, jugo. La codorniz está como el periódico”, sentenciaron los comensales. “No sé si eres consciente de que vamos a sacar un solomillo sin limpiar bien. Esto un desastre”, dijo Jordi Cruz.

Samantha Vallejo-Nágera fue dura en sus conclusiones al asegurar que los concursantes le habían decepcionado. Hasta tal punto que la chef se vio obligada a hacer una aclaración en Twitter: “Os prometo que en mi catering lo hacemos mejor”.