POLÍTICA
30/10/2019 10:04 CET | Actualizado 30/10/2019 12:17 CET

Sánchez asegura ahora que el PSOE apuesta por el federalismo en su programa electoral

El presidente en funciones defiende que “en Cataluña el problema no es la independencia, que nunca se va a dar”.

“El problema del PSOE es que somos demasiado transparentes”. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha negado este miércoles en el programa Espejo Público que el programa electoral socialista, que este miércoles aprueba el Comité Electoral del PSOE, haya eliminado las alusiones a la plurinacionalidad o al federalismo: “Se ha filtrado un programa electoral que no estaba terminado. Claro que vamos a incorporar la declaración de Granada y Barcelona en el texto programático. Y ha habido otras cuestiones que tienen que ver con cuestiones civiles que no estaban incorporadas”, ha reconocido.

En las declaraciones de Barcelona y Granada los socialistas defendían una reforma constitucional para establecer un Estado federal y reconocer el carácter plurinacional de España. Este lunes salía a la luz que el programa electoral del PSOE suprimiría las referencias de abril a la mejora del reconocimiento de las singularidades territoriales y que rechazaba con rotundidad el referéndum de autodeteminación. 

Sánchez, quien ha acusado al independentismo catalán de “ganar en radicalidad a medida que pierde movilización”, ha defendido que “en Cataluña el problema no es la independencia, que nunca se va a dar”. Para el presidente del Gobierno en funciones “es necesario que el independentismo catalán reconozca a esa gente que se siente extranjera en su propio país”.

En este sentido, ha criticado con dureza declaraciones como las de la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie, quien defendió elementos positivos en la violencia: “Demuestran que los independentistas están atrapados en su propia mentira”, ha aseverado. 

En cualquier caso, Sánchez ha recordado que “el Gobierno de España está gestionando unos hechos acaecidos con el Gobierno del PP”. En este contexto, el presidente ha acusado a la oposición de “deslealtad”, tras lo que ha pedido que hagan lo mismo que hizo el PSOE: “Que apoyen al Estado”.

En referencia al president de la Generalitat, Quim Torra, Sánchez ha aclarado que en los disturbios violentos en Cataluña “habría que decirle que no ha habido un enfrentamiento entre Mossos y violentos, y lo que ha habido es un ataque de los violentos a toda la sociedad catalana. No me equipare, no me ponga al mismo nivel dos cuestiones que no tienen nada que ver”.  

El PSOE, “la única opción”

Sánchez ha aludido también a la macroencuesta del CIS, hecha pública este martes, que daba una holgada victoria electoral al PSOE. Ante el matiz -no menor- de que el trabajo de campo se hizo antes de conocerse la sentencia del “procés” y de la exhumación de Franco, Sánchez ha argumentado que “esto no tiene por qué afectar al Gobierno negativamente”.

Sobre la macroencuesta, el presidente ha puesto el foco en ese “núcleo de personas que no saben lo que van a hacer. Por eso es importante que la gente vaya a votar, porque España no tiene retos menores”, ha defendido.

El presidente ha resaltado que el PSOE “es la única opción de Gobierno que hay ahora en España”, al tiempo que ha asegurado que las demás formaciones  políticas “tienen proyectos que duran dos semanas”.

“Se centran solo en que el PSOE no gobierne. Evidentemente hay que movilizarse el 10-N para responder a los desafíos que tienen nuestro país”, ha reiterado, antes de sentenciar: “Yo me comprometo a que haya Gobierno el 11-N”. 

El reto de la justicia social 

“España está perdiendo un tiempo precioso para hacer las reformas que necesita en pensiones, transición ecológica, etc”. Sánchez ha afirmado que “el mayor reto que tiene España es la desigualdad social”, por lo que es necesario “que los que más tienen paguen más”.

“Muchas medidas no gustarán a las grandes corporaciones. El IRPF no lo vamos a tocar a la clase media trabajadora. La ciudadanía está cansada de que los que tienen nómina sean siempre los paganos de las subidas de impuestos”, ha reflexionado.

“Necesitamos abrir un proceso de reformas que afronten el enfriamiento de la economía internacional”, ha planteado el presidente en funciones, antes de pedir que “no caigamos en el alarmismo, vaya a ser que se cumpla la profecía autocumplida”. 

“La economía sigue creciendo por encima de la media europea, creamos empleo, etc... Por esto es importante que el 10-N rompamos el muro del bloqueo, porque sí no las amenazas o desafíos no se van a poder responder con eficacia”, ha insistido.

Acabar con el ‘dumping’ 

Sánchez ha abogado este miércoles por impulsar una armonización del pago de impuestos en España y acabar con “dumping” (competencia desleal) fiscales como el de Madrid, que abre un “agujero” e influye en la despoblación de otros territorios.

Sánchez ha señalado que la Comunidad de Madrid tiene la fiscalidad que tiene -más baja que otras- porque puede permitírselo por el “efecto capitalidad” y el hecho de que en esta región se instalen las principales corporaciones.

Por eso Madrid ha continuado, tiene la fiscalidad que tiene y se puede “permitir el lujo” de suprimir el impuesto de sucesiones o el de donaciones, y eso “beneficia sobre todo, a los grandes patrimonios” pero “no a la clase media y trabajadora de este país”.

Ha añadido que esa fiscalidad tiene “una repercusión muy negativa” sobre otros territorios, porque los grandes patrimonios se trasladan a Madrid y hacen que otras zonas dejen de ser “fuente de oportunidad”.

Por eso, y porque considera que el “principal desafío” que hay que afrontar es la despoblación, Sánchez ha insistido: “Tendremos que armonizar y acabar con los dumpings fiscales”.

Photo gallery Pedro Sánchez es guapo y lo sabe See Gallery

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST