Santi Rivero: “El alcalde de Madrid no está a la altura del Orgullo”

Entrevista con el diputado y responsable LGTBi del PSOE de Madrid: “Vox supone la institucionalización de la homofobia”.
Santi Rivero
Santi Rivero
SERGI GONZÁLEZ

Sus intervenciones traspasan las paredes de la Asamblea de Madrid. El parlamentario socialista Santi Rivero no se calla ante las intervenciones de Alicia Rubio (Vox) o diputados del PP que llaman “desfile” al Orgullo. Y advierte de que los derechos del colectivo LGTBI pueden estar en riesgo en las próximas elecciones.

Rivero lamenta durante esta entrevista con motivo de la semana del Orgullo LGTBi de Madrid que Vox “ha institucionalizado la homofobia”. Además, se queja del papel del Ayuntamiento de José Luis Martínez Almedia: “No está a la altura”. Para lamentar que el consistorio pone trabas a este evento, además de criticar que no se haya colgado la bandera arcoíris en el Palacio de Cibeles ni en la Puerta del Sol. Remacha: “Isabel Díaz Ayuso se encuentra muy cómoda con los carcas de la ultraderecha y se pone de perfil frente a nuestros derechos”.

El parlamentario del PSOE en la Asamblea de Madrid reitera que el compromiso de su partido es “claro e incuestionable” con la recién aprobada ley trans, garantizando que quedará aprobada por las Cortes antes de que acabe la legislatura general. Con una petición al Partido Popular: “Me gustaría que se sumase, sería un gran avance”. Días de reivindicación y celebración en las calles de la ciudad. Con una canción en su cabeza que siempre se repite: Todos me miran.

¿Qué hay que reivindicar este año?

A un año precisamente del asesinato de Samuel, tenemos todavía mucho que reivindicar cuando hay un sector de la sociedad y también de la política que cuestiona que nos agredan por nuestra orientación o identidad sexual. Al principio se decía que no había sido un asesinato por homofobia cuando le mataron al grito de “maricón de mierda” o tenemos una presidenta de la Comunidad de Madrid que quiere revisar los libros de texto porque dice que puede haber adoctrinamiento. Lo que está claro es que hay todavía un sector de la sociedad que no nos acepta tal y como somos. Tenemos que reivindicar la visibilidad y la erradicación de la discriminación que sufrimos las personas LGTBi en todos los ámbitos, empezando por el educativo, pasando por el social y terminando por el laboral.

“A un año precisamente del asesinato de Samuel, tenemos todavía mucho que reivindicar”

¿Están en peligro los derechos LGTBi en España en pleno 2022?

Pueden estar en peligro, dependerá de lo que decida la ciudadanía en las siguientes elecciones municipales, autonómicas y generales. Aquí claramente hay dos modelos. Uno es el del Gobierno de España, que avanza en derechos y libertades aprobando la ley trans y la ley Zerolo, que nos protege frente a la discriminación para que no salga gratis. Y está el modelo de Isabel Díaz Ayuso, que se encuentra muy cómoda con los carcas de la ultraderecha y que se pone de perfil frente a nuestros derechos. Es cierto que no han derogado las leyes y que de momento no las han tocado, pero también es cierto que se ponen de perfil cuando Vox propone eliminar esas normas. De facto es como si esas leyes no estuvieran porque ni las están cumpliendo ni las están desarrollando. Por tanto, ¿están en peligro? Pueden estarlo. Desde luego confío en la ciudadanía de este país, que es abierta, respetuosa con la diversidad y que no va a meter en el Gobierno a carcas -gente con un pensamiento de hace cuarenta o cincuenta años que nos quiere llevar a terapias-. Vamos a apostar por gobiernos que defiendan con orgullo y sin complejo la diversidad que supone este país.

Santi Rivero
Santi Rivero
SERGI GONZÁLEZ

Te escuchamos de manera muy contundente en la Asamblea de Madrid en los enfrentamientos con la diputada de Vox Alicia Rubio. ¿Qué supone la ultraderecha para el colectivo LGTBi?

Vox supone la institucionalización de la homofobia. Quiero decir, antes de que estuviera Vox en las instituciones, es cierto que había alguno del PP que soltaba alguna perla, me acuerdo de los antiguos alcaldes de Valladolid y de Badajoz, pero incluso el partido no tardaba en censurarles o desmarcarse. El problema es que ahora no es una voz suelta en un partido, sino que la línea de un partido que tiene representación parlamentaria supone que esa homofobia se ha institucionalizado. Lo que están haciendo es presentar iniciativas que atentan directamente contra nuestros derechos y, además, lo hacen sin complejos. Esto es muy peligroso porque esta institucionalización de los discursos de odio envalentona a la gente homófoba y lgtbifóbica que ha estado callada durante muchos años y que ahora ve que esos discursos salen en medios de comunicación, en los Parlamentos e incluso tienen medios propios e influencers. Esto envalentona a esta gente para que se vea en el derecho de insultarnos, de pegarnos por la calle o incluso de asesinarnos porque piensan que somos personas inferiores por ser distintos. Se creen en el derecho de decidir sobre nuestra propia vida.

“Ayuso se encuentra muy cómoda con los carcas de la ultraderecha y se pone de perfil frente a nuestros derechos”

¿Una persona LGTBi tiene todavía miedo paseando por la calle o cuando le da la mano a su pareja?

Evidentemente creo que sí. Es decir, la diferencia entre una persona LGTBi y una no LGTBI es que cuando le das la mano a tu pareja siempre te lo piensas. Siempre te piensas por dónde vas, analizas qué hay a tu alrededor, quién está y qué pinta tiene. Y si no te encuentras en un entorno de seguridad, probablemente no le des la mano a tu pareja porque en sitios hostiles al colectivo vas a tener como mínimo miradas. De ahí en aumento: insultos, agresiones, “maricones de mierda”. Hablaba con un amigo mío, que lleva las uñas pintadas y ese día llevaba tacones. Fue a un evento a un hotel. Estaba una madre con dos niñas pequeñas, que empezaron a mofarse de él. La madre, en vez de corregirlas, intentó hacerle fotos para mofarse también. Sí que es verdad que seguimos sintiendo miedo y hay sitios que no son seguros. Está más que comprobado que el transporte público no es espacio seguro, muchas agresiones se dan ahí y evidentemente con estos discursos de odio y con el aumento de los delitos de odio que estamos viendo desde que ha llegado la ultraderecha, pues no nos sentimos seguros por mucho esfuerzo que esté haciendo el Gobierno para paliar esos delitos.

Santi Rivero
Santi Rivero
SERGI GONZÁLEZ

Este año no se verá colgada la bandera arcoíris ni en el Ayuntamiento de Madrid ni en la Puerta del Sol, que sí se iluminarán. ¿Qué significa poner una bandera?

Poner la bandera significa que la gente que vivimos en la ciudad de Madrid y somos y apoyemos los derechos LGTBi nos damos cuenta de que tenemos unas instituciones que también apoyan esos derechos. Apoyar esos derechos que están recogidos en las leyes y en los tratados internacionales que hablan de derechos humanos. El otro día hablaba con un compañero que es concejal en un pueblo pequeñito de Castilla-La Mancha, me decía que este año han puesto la bandera por primera vez en el balcón y desde eso han entrado dos chavales en el ayuntamiento simplemente para darnos las gracias. Esa fuerza, ese simbolismo que tiene la bandera que nos representa, para saber que esa institución que nos tiene que reconocer como ciudadanos y ciudadanas también nos protege a las personas LGTBi. Además, cuando hay unos ayuntamientos que las ponen y otros que no, lo que se hace es una diferenciación y parece que unos apoyan y otros que no. Si no tuvieran ningún problema en la reivindicación del colectivo LGTBi, tampoco tendrían problema en poner la bandera. Igual que no tienen problema en poner una bandera del Real Madrid cuando gana algún título, lo cual me parece estupendo porque también es un símbolo de la ciudad. Pero por qué sí el Madrid y no el colectivo LGTBi. Lo que hay es un poco de complejo y de no reconocer que Madrid es una ciudad abierta.

“El PP intenta vaciar la manifestación del contenido político”

En alguno de los debates parlamentarios el PP ha llegado a hablar de “desfile” en relación al Orgullo. ¿Por qué rechaza que se le llame así y cómo lo explica?

Creo que toda persona que ha estado implicada en la organización del Orgullo, yo he estado ocho años dentro, cuando escucha la palabra desfile, nos dan las siete cosas. El PP, y lo hizo Cs en su día, intentaba vaciar la manifestación del contenido político. No es contenido partidista, sino activista. Es la lista de reivindicaciones que tiene el colectivo LGTBi y por lo cual pedimos a las instituciones y a la sociedad que esas medidas se lleven a cabo. En el vídeo que saca el PP sólo reconocen el Orgullo a partir del año 96, que es cuando sale la primera carroza, pero aquí la primera manifestación se hizo en el año 78. Y, además, dicen que casi todos los Orgullos se han hecho con gobiernos del PP. Y por eso les digo: sí y los hemos hecho a pesar de ustedes porque lo único que hacen es poner trabas a la celebración. Estaría bueno que encima le tengamos que dar las gracias por cumplir su deber como institución y garantizar una serie de servicios públicos que tiene que hacer para cualquier otro evento de la ciudad.

Cuando se habla de desfile, lo que quieren hacer realmente es vaciar de contenido político una reivindicación. Y, por eso, la gente que venimos del activismo y que compartimos la lucha no aceptamos y no toleramos que a nuestra manifestación se llame desfile. Otra cosa es que el colectivo LGTBi haya aprendido a reivindicar de una forma alegre y festiva. El Orgullo tiene dos partes: una reivindicativa en la que pedimos y visibilizamos lo que todavía nos falta para llegar a una igualdad real y otra festiva porque festejamos lo que somos. Hemos vivido muchos años en el ostracismo, en la vergüenza y en la invisibilidad. Ahora tenemos la posibilidad de mostrarnos. Por eso les da tanto coraje que salgamos sin camiseta, en tanga o con pluma. Precisamente el Orgullo es eso, que cada uno se muestre como quiera y de la manera que quiera. El problema no lo tiene quien se muestra sino a quien le molesta. Al final la sociedad es diversidad y es lo que no aceptan.

Decía pluma, ¿hay plumofobia?

¿Dentro del colectivo o fuera?

Dentro y fuera.

Fuera, toda. Porque en el momento en que te sales de las normas que establece la sociedad del género evidentemente vas a sufrir discriminación. Por ejemplo, en los centros educativos los chavales de seis, siete u ocho años no sufren bullying porque sean LGTBi, sino porque parecen LGTBi, y eso viene de la plumofobia. Y dentro del colectivo por supuesto que hay plumofobia. La plumofobia viene del machismo y el colectivo no está exento de machismo. Toda la sociedad seguimos siendo educados en una sociedad machista. Y tenemos que trabajar muchas cosas tanto a nivel interno como a nivel social para superar que no hace menos hombre a un hombre que se pinte las uñas. Y si considera que le hace menos hombre tampoco pasa absolutamente nada. Evidentemente existe plumofobia, es uno de los retos que tenemos como colectivo, sobre todo los chicos gays y bisexuales, de superar esa plumofobia, ya que hemos superado la liberación sexual de tener una orientación diferente a la norma, superemos también el que podamos tener una expresión de género que sea la que nos apetezca sin ningún tipo de complejo.

Santi Rivero
Santi Rivero
SERGI GONZÁLEZ

¿Por qué supone tanto para el colectivo el pregón de María del Monte en Sevilla?

El que una persona famosa con un público muy específico y probablemente más mayor que el que tiene Pablo Alborán, por ejemplo, supone un avance y un éxito en la visibilidad. Que María del Monte salga del armario y de una forma tan campechana y natural lo que le está diciendo a las nuevas generaciones es que no pasa nada por ser LGTBi y que puede ser una cantante famosa de copla y ser una chica lesbiana y bisexual. El mensaje que da la gente famosa o que tiene poder político cuando sale del armario es muy potente para la gente que está en esa edad en la que se está cuestionando su sexualidad o no sabe muy bien lo que le gusta o si lo sabe y no lo acepta. El mensaje es muy potente porque le da un atisbo de esperanza. Cuando pasa algo así, siempre hay una estampida de gente que sale del armario porque le empodera.

“Que María del Monte salga del armario y de una forma tan campechana y natural lo que le está diciendo a las nuevas generaciones es que no pasa nada por ser LGTBi”

El Gobierno acaba de aprobar la ley trans, la ley trans, que incluye el fin de las terapias de conversión. ¿Qué le parece que sigan existiendo?

Por una parte, una aberración porque son torturas. Si tú hablas con cualquier persona que haya pasado por este tipo de pseudoterapias, te dice que al final ha tenido que acabar en un psicólogo de verdad para curar las heridas que les ha supuesto esto. Me estoy acordando de Iván León que tiene un libro acerca de las terapias, que pasó por las del Obispado de Alcalá, que cuenta que hay palabras como novio que no es capaz de pronunciar sin que se le remueva algo. Me parece una práctica del siglo XIX. En qué cabeza entra que una persona vaya a cambiar su orientación sexual porque vea más fútbol, haga más deporte o se tome más cervezas con los amigos. No tiene ningún tipo de sentido. Pero es que además normalmente la gente que va a estas terapias es mucho casos es menor de edad y algunas instituciones religiosas, como el Obispado de Alcalá, se aprovechan del sentimiento religioso de las familias cuando van a pedir orientación porque tienen un hijo LGTBI y no saben cómo afrontarlo. Se aprovechan de ese sentimiento religioso para imponer su mal Al final estas terapias son para saber vivir en el armario, es lo único que van a coseguir. Esta ley va a sentar un marco legal a nivel estatal para que en toda España estas prácticas estén prohibidas. Y habrá que ver cómo las comunidades lo gestionan porque tengo muchas dudas de cómo lo va a hacer Castilla y León, viendo cómo lo ha hecho Madrid sin que Vox entre en el Gobierno, ya que ha archivado un caso en el que había un caso incluso con escuchas telefónicas. Estoy muy contento de que se dé ese paso pero hay que estar muy vigilantes.

Santi Rivero
Santi Rivero
SERGI GONZÁLEZ

Esa ley trans provocó muchas discrepancias internas dentro de su partido, ¿están ya calmadas las aguas entre el colectivo y parte de las feministas?

Las aguas se calmaron en el momento en el que tomamos una posición en el 40 congreso del partido, que no es una posición diferente a la que teníamos en el 39. El PSOE es un partido democrático, es verdad que a veces tenemos discrepancias internas -lo que es rico-, pero en el momento en el que se produce un debate y se toma una posición, que es apoyar los derechos de las personas trans y la ley, la discrepancia se termina. Puede haber personas que piensen diferente individualmente, pero somos un partido y vamos todos a una cuando tomamos decisiones democráticas. El mejor ejemplo es que la ley se ha aprobado en el Consejo de Ministros e incluso se modificó la parte de las personas migrantes para incluirlas en el texto. El compromiso de mi partido en este sentido está claro y es incuestionable, hemos ido adelante con la ley. Se ha hecho por el procedimiento de urgencia para que no se dilaten los plazos en el Congreso y quede aprobada la ley antes de que termine la legislatura.

“Me gustaría que el PP se sumase a la ley trans, eso supondría un gran avance”

¿Qué cree que hará el PP en el Congreso?

Lo más fácil es remitirse a la historia: han votado en contra de absolutamente todo, salvo en dos o tres autonomías, como aquí en Madrid en la época de Cristina Cifuentes, en Canarias y en Extremadura. Me gustaría que el PP se sumase a la ley, eso supondría un gran avance social en este país. Hemos visto en otros países cómo partidos que venían de la tradición demócratacristiana han aceptado a las personas LGTBi y el matrimonio igualitario, y en ese momento se ha acabado la riña entre formaciones. Es a lo que aspiro. Al PP en la Asamblea se lo digo cuando dicen que politizamos la causa: dejaremos de politizarla cuando o bien ustedes presenten una iniciativa del colectivo o cuando la voten a favor. Ya no sale Jaime de los Santos, cada vez que tenemos un tema LGTBi interviene una persona diferente de PP y dice que le hacemos bullying a Alicia Rubio, que es ya la paradoja. Una profesora que en su instituto aleccionaba a los alumnos en contra del feminismo y en contra de las políticas LGTBi, pues resulta que nosotros por combatir su discurso, parece que es la víctima.

Santi Rivero
Santi Rivero
SERGI GONZÁLEZ

La presidenta de Madrid mezclaba en sus declaraciones la becas para colegios privados para familias con ingresos de más de cien mil euros con el cambio de sexo de un menor. ¿Qué le parece la comparación?

Le pediría a la presidenta que nos dejara en paz. Con eso me quedaría tranquilo. Lo que no puede hacer es utilizar nuestra lucha y nuestros derechos para justificar su nefasta gestión en las políticas redistributivas en esta región, que son inexistentes. Pongamos una comparación con poner una escayola, nos chirría. Pero cuando hablamos de derechos del colectivo LGTBi y en especial de los derechos de las personas trans, entonces lo permitimos todo y parece que todo es comparable. El problema de la sanidad pública o de las políticas redistributivas en Madrid no son las operaciones de las personas trans. Hay, por cierto, una lista de espera de seis años. Muchas lo tienen que hacer por lo privado. Esas listas de espera tienen una serie de problemas para la salud mental de estas personas, que incluso algunas llegan a plantearse el suicidio. Me lo han dicho personas trans que están en lista de espera, que están muy mal. No hablemos ya de una persona trans mayor a la que se le estropeó la prótesis, la Comunidad de Madrid no se la quiso cambiar y lo tuvo que hacer por lo privado. Esa persona tenía recursos para hacerlo, pero si llega a no tenerlos, se muere. El problema estaba poniendo en peligro su vida. Lo que debería hacer la presidenta, en relación con los derechos de las personas trans, es, primero, garantizar que no haya acoso en los centros educativos y, punto número dos, invertir de verdad en la unidad de identidad de género.

¿Ha sentido lgtbifobia personalmente en el mundo de la política?

Estoy sentado al lado de los de Vox y, a pesar de que la mayoría son personas educadas en las distancias cortas, sí escuchas los comentarios en los debates de “ya están aquí los pesados”, o las risas cuando hablamos de un término que les chirría. Siempre tienes la broma de algún compañero que la hace con la mejor intención del mundo, pero que está totalmente fuera de lugar. Lo que pasa es que me lo tomo con sentido del humor e ironía y se la devuelvo dándole la vuelta y más fuerte. Entonces no me suelen hacer ninguna más. Pero sí que es verdad que las típicas bromitas que recibimos las personas LGTBi también están en el ámbito de la política y en todos los partidos. Otra cosa es que el compromiso y el apoyo que recibo de mis compañeros estoy súper orgulloso. Pero lgtbifobia de forma más agresiva no la he llegado a sufrir. Son, sobre todo, comentarios, bromas y alguna mirada cuando te sales un poco del protocolo a la hora de vestir.

Entrevista a Santi Rivero
Entrevista a Santi Rivero
SERGI GONZÁLEZ

Este año es la vuelta del Orgullo en época prepandémica. Has estado muchos años implicado en la organización. ¿Qué te gusta que se haya recuperado y qué fallos están viendo en el Ayuntamiento?

Voy a decir lo que no me gusta que se haya recuperado: la falta de seriedad que tienen los ayuntamientos gobernados por el PP cuandos se trata de organizar el Orgullo. Recuerdo los años de Ana Botella, estábamos hasta el último momento sin saber las plazas que íbamos a poder utilizar o si habría limitaciones de ruido. Recuerdo las multas millonarias que Cogam ha tenido que pagar del bolsillo. Cuando la gente dice que Cogam o las entidades se forran con el Orgullo, se tiene que saber que cuesta dinero a las organizaciones. No es dinero de las subvenciones, sino que aportamos los socios voluntariamente de nuestras cuotas y de las donaciones de empresas y particulares. El Orgullo cuesta muchísimo esfuerzo y muchísimo dinero sacarlo a la calle para que podamos reivindicar y celebrar. Tenemos un Ayuntamiento que no está a la altura. No es consciente de que es el evento de la ciudad y debería ponerle una alfombra roja a las entidades que lo organizan por 500.000 euros. Habría que ver cuánto le cuesta al Ayuntamiento organizar un evento que reuniera a 100.000 personas.

“Adoro el drag y eso te educa como persona LGTBi a aprender a transgredir para cambiar mentes y la sociedad”

Estoy seguro de que invertirían el triple o el cuádruple. En vez de facilitarlo, ponen piedras en el camino. No tiene ningún tipo de sentido, en cualquier ciudad europea, da igual el signo político, no lo harían. Pero aquí tienen un complejo con todo el tema LGTBi, no lo entiendo. El alcalde de Madrid podría presumir de esta ciudad porque es abierta, diversa y organiza el mejor Orgullo de Europa, a pesar de ello. Si invirtieran un poquito de esfuerzo y de ganas, el Orgullo ya podría ser brutal. Ser el alcalde con el mejor Orgullo del mundo prácticamente vende. El alcalde no está sabiendo aprovechar las oportunidades y no está a la altura. No sé cómo calificarlo, si de cutre o acomplejado.

Lo mismo que van a una final de Roland Garros o de fútbol, ¿no sería muy importante para el colectivo que los miembros de la casa real fueran a una manifestación del Orgullo?

Los miembros de la casa real tienen todo el derecho del mundo a manifestarse por el Orgullo. Nunca se ha vetado a nadie, la manifestación es libre, no tienes que pasar un torno. Es en la calle y en abierto. No me corresponde a mí decir si estaría bien que la casa real fuera en la pancarta de cabecera. A mí me gustaría que todas las instituciones del Estado estuviesen comprometidas con una causa que es en favor de los derechos humanos y que nos sitúa a nivel mundial como un país a la vanguardia. En ese sentido, la casa real es una institución más y evidentemente me gustaría ya no sólo que participaran o no en el Orgullo, pero sí que hicieran gestos al menos en esta semana en apoyo a la lucha del colectivo LGTBi o en memoria de lo que ha supuesto la lucha.

En Cádiz le han puesto una calle a La Petróleo, ¿qué te parece?

Maravilloso. Soy muy de mis mayores. Hay gente joven que no sabe de dónde venimos y ha crecido con una serie de derechos adquiridos, y no sabe lo que ha supuesto llegar hasta donde estamos. Y la lucha de muchas personas, algunas se quedaron por el camino para que hoy yo pueda estar dando una entrevista con total libertad, pueda estar de diputado en la Asamblea de Madrid o gente se pueda dar la mano en la calle sin sufrir agresiones al menos en Chueca. O que tengamos personas LGTBi en series de televisión o políticos LGTBI. Eso ha supuesto mucho esfuerzo y trabajo. Tenemos que reconocer más a nuestros mayores, a los que están y a los que se quedaron por el camino. Y agradecerles eternamente porque España no sería lo que es en materia de derechos sin gente como La Petróleo y anónimos que a través del espectáculo, el cabaré y la transgresión cambiaron muchas mentes y nos educaron. Yo salí del armario en Sevilla y me crié en la comunidad LGTBi en sitios y bares de drags. Crecí con drags y tengo muchos amigos que son drags. Adoro el drag y eso te educa como persona LGTBi a aprender a transgredir para cambiar mentes y la sociedad.

Santi Rivero
Santi Rivero
SERGI GONZÁLEZ

Para celebrar este Orgullo, ¿una canción?

Soy muy tradicional y en la carroza siempre ponemos cuando vamos llegando al final el Todos me miran. Representa los procesos que pasamos las personas LGTBi, desde estar en un armario hasta que conseguimos coger las riendas de nuestra vida y nos importa un comino lo que piensen de nosotros.

¿Un libro?

Recomiendo encarecidamente Sólo los valientes, de Alejandro Albán, que es un escritor trans. Es una novela autobiográfica que cuenta toda su transición y lo hace de una forma muy divertida. Sirve para eliminar muchos prejuicios, y en especial de los chicos trans, que están súper invisibilizados.

¿Y una serie?

Estoy viendo Euphoria. No sólo habla del tema LGTBI, también de dramas sociales como la cultura de la violación, el machismo, las drogas. Remueve mucho la mente. Me está encantando.