BLOGS
08/12/2019 08:48 CET | Actualizado 08/12/2019 08:48 CET

Sara Jotabé: "La gente suele pensar que como te gusta tu trabajo no merece la pena pagarte por él"

"Nadie cuenta contigo si no demuestras de antemano que pueden hacerlo, y en este mundo del cómic, es muy complicado".

Sara Jotabé. 

El mundo de la ilustración está en un momento de oro. No sé a vosotros, pero a mí me chifla cuando veo en redes una viñeta irónica, un dibujo precioso o una ilustración con un mensaje social. También, me fascina leer un buen cómic o novela gráfica con una historia divertida. Creo que gracias al auge de Instagram se ha dado visibilidad a un gran número de artistas que muestran sus obras y su ingenio.

Por suerte, tengo una gran amiga con mucho talento que cuenta con dos cómics en el mercado y sus ilustraciones son muy populares ya que las publica en Weloversize. Hablo de Sara Jotabé, una ilustradora con mucha ironía, pasión y buen gusto. Con Sara vamos a bucear en el mundo del arte gráfico, saber si se puede vivir de ello o cuántas veces le han dicho que trabaje gratis. Si quieres conocer mejor a Sara te dejo el enlace de Instagram.

 

Pregunta: Sara, ¿qué te inspira a la hora de ponerte a dibujar y contar una historia? 

Respuesta: Siempre he sido de las personas que piensan que la realidad supera con creces la ficción, y que no puedes hablar de aquello que desconoces. Por ello, mi mayor fuente de inspiración es la cotidianidad. Me gusta reírme y reflexionar (en clave de humor, por lo general) sobre el mundo y los acontecimientos que en él ocurren. Al fin y al cabo, la realidad es a veces lo más surrealista de todo. 

¿Cómo ha sido la experiencia con tus dos primeros cómics? 

Publicar un primer libro, tan joven y tan rápido relativamente hablando, siempre es una buena noticia. A nadie le amarga un dulce, que se suele decir. Así que fue una maravillosa sorpresa cuando me dijeron que Pajas Mentales (Letrablanka, 2016) iba a salir a la luz. Que alguien confíe en tu trabajo y apueste por él es un auténtico halago, y en mi caso, me dio un empujón tanto en lo creativo como en lo personal muy grande. ¡Así que imagínate la alegría que fue repetir ese proceso con Diario de una Vida de Mierda (Letrablanka, 2017)! Estos títulos supusieron una superación narrativa y visual para mí, dada además en muy poco tiempo, y ambas obras fueron muy bien acogidas. De hecho, Pajas Mentales fue nominada a Mejor Obra Aragonesa en los Premios del Salón del Cómic de Zaragoza del 2017, y Diario de una Vida de Mierda obtuvo un accésit en los II Premios Jóvenes Creadores Aragoneses 2018 (Premios CREAR 18). Ahora, trabajando en mi tercer cómic, no puedo sino trabajar pensando en superarme y en conseguir un trabajo cada vez más bueno y grande. Es una forma de agradecerle tanto al público, como a la industria y a ti misma el trabajo y esfuerzo que todo este proyecto supone. Veremos qué ocurre… 

Además, participas en Diferente, de la editorial Planeta, una obra dónde colaboran grandes artistas. ¿Eres de las que piensa que sumando fuerzas se llega a buen puerto? 

Por supuesto. Siempre he sido de las que piensa que la unión hace la fuerza, y en temas como el arte, mucho más. Además, en este caso, se trata de un proyecto solidario llevado a cabo por Dibujos Por Sonrisas una asociación sin ánimo de lucro que pretende la dignificación de las vidas de las personas refugiadas, a través de propuestas artísticas y creativas. Todos los autores que han contribuido a la creación de Diferente lo han hecho de manera desinteresada, ya que los beneficios de este cómic se emplearán en las campañas que la organización Dibujos Por Sonrisas lleva a cabo para dignificar la vida de las personas refugiadas. ¡Y somos más de 140 artistas solo en este cómic! Soy una persona muy social y siempre me ha gustado colaborar en estos temas, así que lo cierto es que contasen conmigo para este proyecto fue algo impresionante. El resultado ha sido espectacular, y yo no podría estar más contenta con haber podido aportar mi granito de arena. 

En España tenemos una mina de oro de artistas, guionistas, divulgadores, estudiosos y creadores en general del mundo del cómic.

¿Cómo es la vida del ilustrador? 

¡Los misterios de la vida del artista! ¡Ah! (se ríe). La verdad es que los comienzos nunca son fáciles. En mi caso, yo venía de una formación artística; cursé Bachillerato de Artes de Zaragoza y luego me gradué en Bellas Artes por la Universidad de Zaragoza. Además, durante mi infancia cursé muchos cursos de arte y pintura, ya que era algo que siempre me llamó la atención. La suerte y el trabajo duro hicieron que, en diciembre del 2015, mientras cursaba un Máster de Profesorado en la especialidad de Dibujo, me presentase en el Salón del Cómic de Zaragoza con un pequeño fanzine autopublicado llamado Una Chica Rara, (parte 1), y gustase mucho. Lo cierto es que agoté la primera edición en medio día, y llamé la atención de mucha gente con esta obra, lo que hizo que Letrablanka se interesase por mí. Casualidades de la vida, Pajas Mentales había sido mi trabajo de final de carrera, una experimentación en torno al cómic con la que pretendía divertir y divertirme. A ellos les gustó mucho, se publicó en poco menos de un año y… lo demás ya es historia. Además, a primeros del 2016 comencé a colaborar con WeLoversize lo que me dio mayor apoyo y difusión. A partir de ahí, como digo siempre, es todo pico y pala. Trabajo, trabajo y trabajo. Insistencia, búsqueda de oportunidades, el lugar correcto en el momento correcto… Pero, sobre todo, mucho trabajo. Nadie cuenta contigo si no demuestras de antemano que pueden hacerlo, y en este mundo es muy complicado. No obstante, yo siempre digo que nada es imposible en esta vida, y ahora mismo con las redes sociales es mucho más fácil visibilizar tu trabajo. Solo tienes que tener un buen proyecto y, de nuevo, muchas ganas de trabajar. 

¿Se puede vivir del cómic y las ilustraciones? 

Sí, se puede vivir del arte. Suena bucólico, y nada más alejado de la realidad, pero es factible. Como en todo, el esfuerzo está garantizado, y los patinazos y disgustos también, pero eso no hace sino aportar emoción al proceso. Ahora mismo, es muy difícil vivir íntegramente del cómic en nuestro país, a no ser que trabajes para industrias potentes (las cuales suelen ser extranjeras), así que toca diversificar. Ilustraciones, campañas de cartelería y demás colaboraciones ayudan y permiten pagar las facturas, lo cual resta tiempo a la creación de cómic -que es lo que más me gusta en mi caso- pero también te permite hacerlo. Es como una pescadilla que se muerde la cola, pero lo cierto es que se conoce a mucha gente interesante y se aprende mucho por el camino. El arte, muchas veces, está poco valorado. 

¿Cuántas veces te han pedido que trabajaras gratis? 

Me temo que la respuesta en este caso es… demasiadas. Y no solo a mí, sino a prácticamente todos los compañeros de profesión. La gente suele pensar que como a ti te gusta tu trabajo, y se te da bien, no merece la pena pagarte por ello. Pero recordemos que es nuestro trabajo, y que por mucho que nos guste, no deja de ser eso. A nadie se le ocurriría ir a un restaurante y pedir comida gratis porque “preparas ese plato en cinco minutos”. Debemos recordar que no por ser más o menos pesado o tedioso deja de ser nuestro empleo, y no siempre disfrutamos de todo lo que nos llega. Tenemos plazos de entrega, facturas y presión como todo el mundo. Puede que algunos tengan “un don”, pero hace falta educarlo, y no solo se paga por el trabajo sino por toda la formación, bagaje y carrera que ese artista lleva a sus espaldas. 

Además, trabajas para ayuntamientos y grandes empresas, ¿verdad? 

Así es. Entre mis clientes hay tanto empresas y entidades nacionales como internacionales. He trabajado durante varios años en campañas para el Ayuntamiento de Zaragoza y Cruz Roja Juventud, además de Nexudus Ltd. y otras campañas con diversas empresas a nivel europeo. Además, he colaborado en diversos medios como Weloversize, Píkara Magazine, Heraldo de Aragón…así como en proyectos solidarios como Believe In Art o Aspanoa entre otros. Lo bueno de las Redes Sociales y de Internet es que te permite tener reuniones y llevar proyectos a grandes distancias sin necesidad de moverte de tu estudio. 

El trabajo no cae de los árboles, y menos en este sector, pero la constancia es algo indispensable.

¿Cuál ha sido el encargo más surrealista que te han pedido? 

No sé si la palabra sería surrealista, pero recuerdo que al poco de comenzar a dedicarme a esto a tiempo completo me escribió una seguidora para encargarme una ilustración para Filipinas. Ella vivía allí, claro, pero me hizo muchísima ilusión que mi trabajo viajara tan lejos. También recuerdo unas invitaciones de boda que alguien me encargó y con las que me volví loca con la cantidad de cambios e incoherencias gráficas que tuve que hacer. Pero bueno, de todo se aprende, y ahora me río acordándome de la situación. No hace mucho realicé unas ilustraciones de piezas dentales para una clínica, y la verdad es que me lo pasé muy bien. La vida está llena de sorpresas y de encargos curiosos. 

¿Cómo ves el cómic en España? 

En España tenemos una mina de oro de artistas, guionistas, divulgadores, estudiosos y creadores en general del mundo del cómic. Allá donde vayas conocerás a gente increíble con una dedicación y una obra sobresaliente. El problema es que la industria no acompaña. El trabajo es precario y el tiempo invertido en un proyecto ni se acerca a ser proporcional a lo que se recibe por el mismo. Es por ello que el cómic se encuentra en una lucha constante. No obstante, el público acompaña y el profesional de este sector comienza a obtener la visibilidad necesaria, con la calidad más que presente y la ebullición creativa en nuestro país, es solo cuestión de tiempo que nuestro trabajo sea reconocido como se merece. 

Un consejo para la gente que esté empezando… 

Que no se desanimen. El trabajo no cae de los árboles, y menos en este sector, pero la constancia es algo indispensable. Trabajar, formarse, estar atento a las novedades, ser críticos consigo mismos y con el mundo, dejarse enseñar, insistir y volver a trabajar son las claves para poder llegar a dedicarte a esto. Paciencia y a por ello. 

 

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs 

DE EXPERTO A EXPERTO