Sean Connery fue mucho más que James Bond

Adiós al primer Bond, James Bond.
Sean Connery ganó el Oscar por Los Intocables en 1987.
Sean Connery ganó el Oscar por Los Intocables en 1987.

Qué caprichoso, en el peor de los sentidos, es el destino. Justo el año en el que más se habla de la nueva entrega de James Bond, el cine ha perdido al primer actor que le dio vida, y que lo hizo durante siete películas. Sean Connery ha muerto este sábado a los 90 años, según informa la BBC, que cita a fuentes de la familia.

Connery, que ha tenido una de las carreras cinematográficas más reconocidas por académicos y expertos, fue para muchos el mejor agente 007 —entre 1962 y 1983—. Sin embargo, sería un sacrilegio reducir su trabajo a ese papel, pese a que fuese el responsable de gran parte de su fama. De hecho, los reconocimientos a modo de galardones le llegaron por otras películas: Los Intocables de Eliot Ness le dio el Oscar y el Globo de Oro a Mejor actor de reparto en 1987 y El nombre de la rosa le dio el BAFTA a Mejor actor el mismo año. El mismo premio, esta vez el honorífico, lo recibió en 1998.

La voz de ‘el escocés más grande’, ‘el hombre más sexy del siglo’ (1999) y del que fuera nombrado Caballero por la reina Isabel II en el año 2000 se ha apagado para siempre. Una voz que era reconocible a ojos cerrados. Y todo, gracias a sus grandes películas.

Marnie (1964)

Fue su primer gran papel. Dirigida por Alfred Hitchcock, maestro del suspense, Connery compartía protagonismo con la actriz Tippi Hedren, musa del popular director británico y madre de la actriz Melanie Griffith.

Asesinato en el Orient Express (1974)

Basada en la novela del mismo nombre de Agatha Christie, esta producción contaba con un reparto plagado de estrellas: Hercules Poirot, Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Anthony Perkins, Jacqueline Bisset… y, por supuesto, Sean Connery.

Robin y Marian (1976)

Es uno de los títulos obligados del actor escocés que, además, fue rodada en España, en Zamora y Navarra concretamente. En esta comedia agridulce comparte cartel con la inolvidable Audrey Hepburn.

El nombre de la rosa (1986)

Quién no recuerda la adaptación de la novela de Umberto Eco. La calidad de la película no fue el único valor de la película. Sean Connery se comió la cámara interpretando a un monje franciscano y antiguo inquisidor. “Magistral”, aclamaba la crítica. Lo más curioso es que Sean Connery fue el último actor consultado para interpretar a Guillermo de Baskerville. Lo bueno siempre se hace esperar.

Los intocables (1987)

Por su interpretación de Jim Malone en esta historia de gansters, protagonizada por Kevin Costner, ganó el Oscar al Mejor actor de reparto. La producción de Brian de Palma fue un éxito en todo el mundo.

Robin Hood: príncipe de los ladrones (1991)

Que no pase por alto el trabajo del actor en una de las películas más recordadas de la historia del cine. Interpretó a Ricardo I de Inglaterra en este film que tuvo presencia en los Oscar, los Globos de Oro, los BAFTA y los premios de la Asociación de Críticos de Chicago.

El primer caballero (1995)

Y si fue Ricardo I de Inglaterra, cómo no iba a poder interpretar al Rey Arturo. El personaje que tantas veces se ha abordado en el cine tuvo también la esencia de Connery. Él también es historia del amor, honor, traición y pasión en el Reino de Camelot.

La trampa (1999)

Sean Connery participó en películas mucho mejores, pero esta merece una mención, al menos por el boom comercial en el que se convirtió. Su dúo con Catherine Zeta-Jones tuvo un tirón espectacular y recaudó más de 200 millones de dólares en taquilla.

La liga de los hombres extraordinarios (2003)

Esta producción de ciencia ficción fue la última aparición de Sean Connery en la pantalla grande.

Adiós al primer Bond, James Bond.

La vida de Sean Connery, en imágenes
Las mejores películas de Sean Connery