POLÍTICA
03/12/2019 11:57 CET | Actualizado 03/12/2019 14:11 CET

La socialista Pilar Llop se hace con la presidencia del Senado

La jueza especialista en violencia contra las mujeres ha logrado 130 votos por los 109 de Pío García Escudero (PP), elegido vicepresidente segundo

EFE / Paco Campos
La nueva presidenta de la Cámara Alta, Pilar Llop, este martes en la constitución del Senado.

La candidata socialista para presidir la Cámara Alta, Pilar Llop, ha sido elegida este martes en segunda votación presidenta del Senado, el puesto para el que la propuso el PSOE.

Un total de 130 senadores han preferido a la jueza especialista en violencia contra las mujeres frente a los 109 que han optado por el popular Pío García Escudero, quien ha sido nombrado vicepresidente segundo. La también socialista Cristina Narbona (130 votos) será la vicepresidenta primera.

La mesa de edad, que se encarga de dirigir la Cámara hasta que los senadores la constituyen, no ha tenido ninguna mujer. Esa imagen ha provocado quejas de algunos usuarios en redes sociales. Los cinco hombres, comandados por el popular Juan José Imbroda, el senador de mayor edad (75 años), han sido los encargados de nombrar a Llop para que, por primera vez, dos mujeres estén al frente de Congreso (Meritxell Batet) y Senado —tercera y cuarta instituciones del Estado respectivamente—.

Llop se había quedado en primera votación a un voto de la mayoría absoluta (133). Y el reglamento del Senado obliga a repetirla, aunque con menos exigencias: resulta elegido el candidato más votado.

Los 13 senadores de ERC han votado nulo con unas papeletas en las que pedían libertad para los condenados del procés como hicieron en la anterior legislatura. También han votado nulo dos diputados de EH-Bildu. En blanco han ido los cinco votos de los senadores de Junts per Catalunya (JxCAT).

La jueza releva en el cargo al senador del PSC, el alma catalana del PSOE, Manuel Cruz. Los socialistas perdieron el 10-N la mayoría absoluta en el hemiciclo que lograron el 28-A.

Por ello, los socialistas han tenido que aupar a Llop con el apoyo de otras fuerzas de izquierda y de los nacionalistas del PNV, que tienen diez senadores y que han conseguido situar a uno de ellos, Imanol Landa, como secretario. Los otros tres que forman la Mesa son Rafael Hernando y Cristina Ayala—del PP— y Manuel Fajardo del PSOE.

Imbroda, quien hace unos años fue investigado por prevaricación al contratar a un abogado con fondos públicos, ha vuelto entonces a llamar de nuevo a los 264 senadores de la Cámara para que depositaran su voto en la urna de madera y cristal. Entre ellos los 56 que no han sido elegidos por sufragio directo, sino por designación de las Comunidades Autónomas. 

Ese papel, el de Cámara de representación territorial que permita dirimir los conflictos entre autonomías sin intervención del Gobierno, es el que piden los socialistas desde que en 2013 impulsaran la Declaración de Granada, en la que apuestan por un reforma federal de España. Justo cuando el Congreso que ha surgido de las urnas del 10-N es el que más diputados regionalistas, nacionalistas e independentistas tiene desde 1977.

“Hasta conseguir la República Catalana”, el acatamiento de ERC

Antes de llegar al hemiciclo, Llop ha dicho que afrontaba el reto “con mucha ilusión y responsabilidad”. Una vez se ha sentado en el sillón de presidenta y ha ejercido como tal, ha advertido a los senadores que “no habrá debate”, sobre la fórmula de acatamiento de la Constitución. Una fórmula que enfrentó hace unos meses a García-Escudero y a Mireia Cortès (de ERC).

Imbroda había cedido el asiento de presidencia a Llop minutos antes. Entonces, el popular, se ha despedido de los senadores a quienes ha deseado suerte y ha dado la enhorabuena. “Hay 47 millones de españoles que les están mirando. Dentro de un momento todos vamos a acatar la Constitución Española que nos ha hecho grandes”, ha dicho.

La nota amarilla la ha dado de nuevo Esquerra. Los republicanos han prometido acatar la Constitución por imperativo y “hasta conseguir la República Catalana”. Además lo han hecho con los políticos presos en mente, a quienes quieren en libertad mediante una amnistía.

EFE / Paco Campos
El vicepresidente segundo del Senado, Pío García-Escudero (i) y el senador Javier Maroto -ambos del PP- este martes.

Llop ha sido senadora autonómica desde el pasado 11 de julio, cuando la Asamblea de Madrid le envió a velar por los intereses de la Comunidad. Antes ejerció entre julio de 2018 y abril de 2019 como Delegada del Gobierno para la Violencia de Género con el visto bueno del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

Los primeros senadores de la ultraderecha

El partido de ultraderecha Vox logró dos senadores el pasado 10-N, dos más que el 28-A. Es el mismo número de representantes que obtuvo ¡Teruel Existe!

La llegada de los de Santiago Abascal a la Cámara Alta era lo que previó la Diputación Permanente, que ha aprobado este lunes tres declaraciones institucionales contra la violencia de género, contra el cambio climático y a favor de los derechos de la infancia para evitar que la extrema derecha las paralizara ahora que están en el Senado.

Photo gallery Pilar Llop See Gallery