'Reyes de la noche': entrevista a Miki Esparbé, Itsaso Arana, Adolfo Valor y Carlos Therón

La serie sobre la radio se estrena el 14 de mayo en Movistar +.
Cartel de 'Reyes de la noche'.
Cartel de 'Reyes de la noche'.

Reyes de la noche, dirigida por Adolfo Valor (Lo dejo cuando quiera) y Cristobal Garrido (Promoción fantasma) junto con Carlos Therón (Es por tu bien) promete ser un título que brillará en este 2021.

Hemos entrevistado a dos de sus protagonistas, Miki Esparbé e Itsaso Arana y a uno de sus creadores Adolfo Valor junto al director Carlos Therón.

El 14 de mayo se estrena Reyes de la noche en Movistar +, ¿Cómo esperáis que sea su recibimiento?

Miki: Espero bastantes cosas, tampoco es que ponga la expectativa muy alta, pero espero que le den una oportunidad la gente que no solo es futbolera o radiofila, gente que quiera apostar por tratar de ver una ficción diferente. Creo que Reyes de la noche tiene un tono original, la originalidad es lo que más se precia ahora mismo en el mercado, habiendo una oferta tan extensa como la que hay.

Creo que cualquiera que entre en Reyes de la noche se dará cuenta de que no es una serie sobre fútbol ni sobre radio solo, obviamente es el contexto, sin embargo se hablan de temas más universales como la lucha de egos, la ambición, la venganza, el amor, la amistad, la relación maestro-alumno, la situación de la mujer en los 80 en un entorno tan testosterónico como ese.
Hay una dirección impecable y desde que vimos los guiones supimos que iba a estar muy bien.

Adolfo: Esperamos que la gente se enganche a una historia que nos parece apasionante y a un universo que no se había contado. La radio en España es muy bonita, tiene una mitología bastante bestia y no se había contado mucho para nuestra sorpresa. Hemos intentado contar una historia lo más apasionante posible y que fuera fiel retrato de la época que contamos.

Hemos hecho una serie libre, muy a nuestro estilo. Queríamos que fuera un cruce de película de periodistas de los 70, mezclado con una comedia también muy nuestra. Lo que queremos es que la disfruten mucho, porque es una serie muy disfrutona.

Carlos: Tal y cómo se ve en los guiones está muy bien escrito y la principal intención era que fuera entretenido y divertido, queriendo saber siempre qué pasa. En ese sentido estamos muy contentos, porque todo el que ve un capitulo, quiere ver otro y luego otro. Creemos que al que le dé una oportunidad, le va a enganchar.

A: Tiene el añadido de que ahora se hacen series muy buenas, dentro y fuera de España, pero esta historia no estaba contada y no había ninguna serie que hable de esto de esta manera. Es una historia que nos toca muy de cerca, hemos intentado contar la serie de la forma más espectacular posible, pero tocando algo muy nuestro, que es la radio deportiva española de los 80 y 90.

C: Ninguno de nosotros somos futboleros, ni los dos creadores ni yo somos especialmente futboleros. Lo primero que me dijeron es que la leyese, no está pegado a la radio deportiva, pero sin embargo sí con el mundo del periodismo.

¿Cómo surge la idea de este proyecto?

A: Cristobal (el otro creador) y yo nos hemos movido siempre en la comedia y queríamos hacer algo diferente. Una comedia en la que no todo estuviese pendiente del chiste, nos apetecía evolucionar un poco y esta historia se prestaba. Tiene tintes de thriller, de comedia, de película bélica y de drama en algunos momentos.

En qué se parece Miki Esparbé a su personaje en la ficción de Reyes de la noche?

M: Supongo que me parezco más al Jota del principio que del final. No digo que no tenga claroscuros, todo el mundo los tiene, pero creo que puedo empatizar mucho con esas ganas de hacer las cosas bien, de tratar de ser muy consecuente con tus convicciones, con tus iniciativas. Soy un poco inconformista, con ganas de querer cambiar. Cuando se empieza a torcer un poco, hay conductas de Jota que puedo compartir y empatizar con ellas. Como actor, yo no juzgo a mis personajes, entiendo desde dónde actúan y trato de representarlo en consecuencia.

Aunque la serie no deja de ser una ficción hay similitudes con la radio de los años 80, ¿Cómo ha sido ponerse en la piel de periodistas de la era dorada de la radio deportiva española?

M: La radio a mí me fascina, lo primero que hago cuando me levanto es poner la radio, escucho mucha radio en directo y muchos podcasts. Me acuerdo que hacía prácticas en la Cadena Ser en mi ciudad, nos dejaron hacer una sección con amigos para un programa de humor.

El poder de la radio de los 80, no es que llegue a más gente pero si es cierto que los periodistas de aquella época eran líderes de opinión y líderes de masas.

Carlos y Adolfo, ¿cómo ha sido volver a trabajar juntos?

C: En realidad muy fácil, porque como ya nos conocíamos, ya teníamos claro la dinámica como grupo. Hay una parte importante y es que, al incorporarme yo somos impares, por tanto para votar es más fácil.

Pertenecemos a la misma generación, nos hemos criados con los mismos referentes, en realidad fue muy fácil. Somos muy cinéfilos y nos entendemos, encontramos puntos muy similares para avanzar.

A: Tenemos un grupo de Whats app los tres, donde un principio fue un lugar donde debatir ideas y ha acabado siendo un lugar donde hay improperios, nos insultamos, nos queremos, nos pedimos disculpas porque la confianza da asco.

C: Recetas de cocina, consejos… cosas que acabarían con nuestras carreras.

A: Cuando acabe la serie, qué esperemos que sea dentro de mucho, le prenderemos fuego porque nadie puede leerlo.

¿En qué crees que se diferencia esta serie con otras del mismo género?

M: No es ante todo una comedia de carcajadas, en ningún momento pretende serla, es más una comedia de sonrisa. A veces esa sonrisa se congela porque se dicen bastantes burradas, aunque bien es cierto que son burradas ahora, pero en esa época podían entrar perfectamente en el contexto que había.

Itsaso: Tiene la vocación de hacer un retrato de muy concreto en España y creo que es muy interesante y se centra retratar un gremio desde el humor pero con mucha ternura. Abre muchos temas de ética profesional.

C: Yo creo que hay una parte importante en el tono de esta serie, en el que estamos hablando de una cosa y que tiene una inspiración en cosas que pasaron realmente, en una época del periodismo y la forma de tratarlo, con cierta ligereza a veces y con cierto tono de thriller, creo que eso es lo que da el punto diferencial.

El tratar el periodismo deportivo de esta manera, no es algo que hayamos visto demasiado en España y creo que a cualquiera que haya vivido esa época le puede parecer importante. El espectador lo agradece, ver un poco de investigación, de adrenalina y de humor. La mezcla de ese coctel no lo vemos tanto.

A: Los referentes que manejábamos no eran de comedia, los guiones sí que pasaban por la comedia en algunas situaciones pero cuando nos sentábamos con Carlos, los referentes que tratábamos eran pelis de Scorsese, De Palma, Fincher. El reto era que de ese cóctel no saliese nada amorfo sino algo con sentido.

En la radio de los 80, no se toma en serio el trabajo de las mujeres. Itsaso, ¿Cómo ha sido ponerse en la piel de una mujer periodista en la radio española?

Ha sido curioso desde el punto de vista del género, el personaje tiene que escuchar unas cosas, y las que no escucha y se dicen a sus espaldas, bastante fuertes. Me he inspirado en parte en mi madre desde el punto de vista del vestuario, el pelo, ir al trabajo y estar lidiando con temas personales, que parece que no tienen cabida en el mundo laboral.

De alguna forma ha sido como retrotraerme a lo que debía de vivir mi madre cuando iba a trabajar. Por otra parte es un personaje que me ha llevado a pensar muchas cosas mías.

Un fotograma de 'Reyes de la noche'.
Un fotograma de 'Reyes de la noche'.

¿Tenéis alguna anécdota que recordéis del rodaje?

M: Recuerdo perfectamente una secuencia, un momento en el que el equipo está en mi despacho y sale Alberto San Juan. Dieron acción, Alberto salió y todo el mundo se quedó helado y de pronto todo el mundo estalló a reír. Resulta que Alberto había salido con la mascarilla en el plano y él no sabía porque nos reíamos.

I: Las faldas en los 80 eran bastante pegaditas y un día en la radio, donde pasamos mucho rato sentadas, sentí que la falda se había explotado. Entre tomas me preguntaban que si no quería levantarme y yo siempre contestaba que no. Al final les dije que no podía levantarme, estoy pegada a la silla, hay que arreglar esta situación.

Este último año que hemos vivido de pandemia ha paralizado muchos proyectos cinematográficos, ¿la grabación de la serie se ha visto afectada por esta crisis sanitaria?

M: Fue la primera grabación que hice después de la cuarentena y no fue muy pegada, rodamos agosto y septiembre, y es curioso porque , uno se plantea como va a ser volver a trabajar en esas circunstancias pero la verdad es que había un compromiso y un rigor por parte de todo el equipo, sabiendo la responsabilidad que teníamos todos para tratar de cerrar la temporada sin que hubiese sustos, aunque bueno es muy imprevisible y tarde o temprano algún susto te llevas. Sin embargo, conseguimos capear la situación y fue curioso. Lo que ahora es medio normal rodando, en ese momento fue curioso, como por ejemplo aguantar la mascarilla hasta que decían acción, tirando de gel, pero bueno, al final pudimos hacerla. El alivio que hubo el último día de rodaje fue espectacular. Cuando dijeron corte, es buena y hemos terminado la serie, todo el mundo aplaudió como si fuera el proyecto de nuestras vidas.

I: Lo viví como un regalo, al principio con un poco de miedo. Estábamos con las pruebas y teníamos que vivir un poco en formol porque teníamos mucha responsabilidad de que no parara el rodaje. Siempre te tienes que mantener en forma porque te debes al proyecto, pero con la pandemia se necesita el triple de responsabilidad porque somos uno de los pocos gremios que trabajamos sin mascarilla, por eso es bastante arriesgado. Más allá de eso, lo viví como un regalo porque de alguna forma, la ficción me salvo de todo el pelotazo que teníamos encima con el confinamiento.

Una entrevista de Mireia Castro publicada en White Paper By