Lo que tienes que saber sobre el sexo oral, el cáncer y las ETS

Practicar sexo oral sin protección es un factor de riesgo comparable al tabaquismo y el alcoholismo.

Hay varios tipos de cáncer asociados al virus del papiloma humano (VPH). Por ejemplo, puedes desarrollar cáncer cervical si practicas sexo sin protección con alguien que tiene el VPH. Del mismo modo puede pasar en la boca y en la garganta si practicas sexo oral sin protección.

El VPH, por sí solo, no causa cáncer, pero sí provoca cambios en la boca y en la garganta que te vuelven más propenso a desarrollar cáncer en el futuro. Sin embargo, la sociedad está muy poco concienciada. Según una encuesta británica de la Oral Health Foundation, solamente el 16% de la población asocia el VPH al cáncer de boca.

En el Reino Unido, uno de cada cuatro cánceres de boca y uno de cada tres cánceres de garganta están relacionados con el VPH, según el Servicio Nacional de Salud. Entre los pacientes jóvenes, los cánceres asociados al VPH ya son mayoría.

En un estudio estadounidense reciente con 508 voluntarios jóvenes, los investigadores hallaron mayor número de pacientes de cáncer entre los que practicaban sexo oral con muchas parejas distintas. También hallaron esta relación entre los pacientes que habían empezado a practicar sexo oral a una edad más temprana. Quienes habían tenido parejas mayores siendo adolescentes tenían más probabilidades de desarrollar cáncer orofaríngeo asociado al VPH.

La higienista dental Anna Middleton, que dirige las clínicas de London Hygienist, señala que las cifras que arrojan las últimas investigaciones son “muy preocupantes”, pero que no son ninguna sorpresa, ya que la tendencia de los últimos años es ascendente. “Tanto que podría superar al alcohol y al tabaco como factor de riesgo asociado al cáncer de boca”, advierte.

¿Qué puedes hacer?

Nadie te está diciendo que renuncies al sexo, pero hay medidas que puedes adoptar para proteger tu salud al mismo tiempo.

Una solución es utilizar protección (un condón o barreras bucales) cuando practiques sexo, ya sea oral, vaginal o anal. Otra recomendación es hacerte revisiones médicas periódicas y, si tienes vagina, hacerte frotis y citologías.

Una tercera recomendación es conocer los síntomas del cáncer de boca. “Hagas lo que hagas, no ignores cualquier síntoma que dure más de tres semanas”, advierte Middleton.

Estos son los principales indicios que debes vigilar:

Manchas rojas o blancas, o ambas, dentro de la boca

Una mancha blanca o roja en la lengua o en el interior de la boca es un potencial síntoma de cáncer de boca, sobre todo si persiste más de tres semanas.

“Muchas veces no duelen y no se detectan. A menudo son inofensivas, pero también pueden ser precancerosas”, explica. “Si te ves alguna de estas manchas y tu dentista o higienista bucodental se preocupa al verlo, te recomendará que vayas a un especialista”.

Úlceras que no se curan después de tres semanas

A todo el mundo le salen úlceras de vez en cuando, y a veces tardan en curarse por sí solas, pero si pasan tres semanas y siguen ahí, ve al médico o al dentista.

“Suelen ser heridas redondas u ovaladas que aparecen en el interior de las mejillas, en los labios o en la lengua”, explica Middleton. “Pueden ser rojas, amarillas o grises y a menudo están inflamadas”.

“Normalmente es seguro tratarse las úlceras de la boca en casa, pero si empeoran o no mejoran pasadas tres semanas, puede ser un indicio de cáncer de boca”, advierte.

Middleton indica que las úlceras causadas por el cáncer de boca tienden a aparecer principal pero no exclusivamente bajo la lengua.

Inflamación en la boca que dura más de tres semanas

Del mismo modo, si tienes una inflamación en la boca y no desaparece pasadas tres semanas, conviene que lo vea un médico.

Una de las causas más frecuentes de inflamación en la boca es una lesión o un trauma, por ejemplo, por quemarte al comer o al beber. La deshidratación también puede provocar inflamación. “Otras causas son un consumo excesivo de alcohol, algunos medicamentos o enfermedades”, enumera.

Pero el VPH también puede ocasionar inflamaciones en la boca. “No suelen ser dolorosas, pero deben tratarse para que no deriven en cáncer de boca”, advierte.

A estas alturas del texto ya habrás detectado un patrón: si notas alguna anomalía en la boca que dura más de tres semanas, busca atención médica.

Dolor al tragar

Casi todo el mundo ha sentido dolor al tragar en algún momento de su vida. Sin embargo, en ocasiones muy infrecuentes, también puede ser un síntoma de cáncer de boca. “Si llevas un tiempo con ese síntoma o si has tenido que empezar a comer comida blanda por los dolores, háblalo con tu médico”, insiste la higienista.

Sentir que tienes algo atascado en la garganta

“También conocido como globo faríngeo, es esa sensación de cuando no eres capaz de quitarte un resto pegado a la garganta, o la sensación de tener algo atascado, pero sin que exista obstrucción”, describe Middleton.

Aunque una causa frecuente es el reflujo ácido, conviene descartar el cáncer de boca con pruebas médicas.

“Normalmente, el cáncer de boca y de garganta aparece en quienes tienen más factores de riesgo, como el tabaquismo, el alcoholismo o el VPH. Así que si tienes alguno de ellos y te sale algún síntoma en la boca que no se cura pasado un tiempo, con fiebre, sudores nocturnos o pérdida de peso repentina, ve al médico inmediatamente”, insta.

La organización benéfica Cancer Research UK señala que, en general, el porcentaje de personas que tienen VPH y acaban desarrollando cáncer orofaríngeo es muy bajo.

En España, la vacuna contra el VPH se recomienda a las niñas de entre 11 y 14 años. A los niños, en cambio, no se les incluye en el calendario, ya que solo son transmisores y no padecen la enfermedad.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

11 cosas que siempre quiso saber sobre el sexo lésbico pero nunca se atrevió a preguntar