Siete errores que cometes cuando compras por internet y te hacen perder dinero

Este lunes se celebra el Singles' Day, el pistoletazo de salida de los eventos de ofertas.

Un click y en apenas dos horas, el producto llega a casa. Hacer la compra por internet tiene muchas ventajas y, sobre todo, supone un gran ahorro de tiempo para los consumidores, aunque también implica algunos riesgos. ¿Quién no ha recibido alguna vez un producto que no era exactamente el que quería? ¿O ha tenido algún problema durante el envío?

Ante el frío que hace fuera de casa durante el invierno, el final y el principio de cada año concentran gran parte de las compras que se realizan por internet. Este lunes se celebra el Singles’ Day, una festividad originaria de China, popularizada por Alibaba y que ya ha triunfado en España, que el año pasado fue el segundo país que más pedidos realizó en AliExpress, solo por detrás de Rusia. Los españoles realizaron compras por un valor de 2,3 millones de dólares, según los datos de Admitad recogidos por SelfBank.

El día del soltero supone el pistoletazo de salida a una serie de eventos de descuentos especiales que disparan las ventas por internet de las tiendas. Posteriormente, seguirán el Black Friday (29 de noviembre) —el día de más compras del año—, el Cyber Monday (2 de diciembre), las rebajas (enero) y Reyes (6 de enero).

Hemos recopilado siete errores garrafales cuando compras por internet y que te hacen perder dinero:

1. No comparar precios

Una de las meteduras de pata más habituales es no comparar precios antes de adquirir un producto. Al igual que no es lo mismo hacer la compra en un supermercado de Sánchez Romero o en un Dia —algo que todos tenemos interiorizado—, ocurre también cuando se compra por internet.

Para evitar estos errores existen comparadores de precios como Idealo, que recopilan la información de 1.000 categorías de productos en 11.000 tiendas como El Corte Inglés, Fnac, MediaMarkt o Worten. Utilizarlos antes de pasar por caja ayuda al consumidor a comprobar si realmente es el establecimiento más barato o no.

“Tecnología, móviles, portátiles, televisores o grandes electrodomésticos como frigoríficos y lavadoras son categorías donde se compara muchísimo, ya no solo el precio del producto en concreto, sino también entre diferentes productos”, cuenta Adrián Amorin, responsable de Idealo en España.

2. Dejarse llevar cuando vemos un oferta

Oferta, descuento, promoción, exclusivo... Muchos consumidores se quedan obnubilados ante estas palabras que, a veces, no se corresponden con la realidad. Por ello, conviene tener paciencia y comprobar si realmente se trata de una oferta.

“Analizar bien si las ofertas que se hacen en campañas como el Black Friday son realmente ofertas o no. A veces las tiendas promocionan productos con un precio que si se comprueba en los gráficos de nuestra web es el normal. En muchos casos vemos que hay subidas”, apunta Amorin.

3. No elaborar un presupuesto y una lista de la compra

Antes de lanzarse a comprar, lo primero que tiene que hacer el consumidor es pensar qué productos realmente se necesitan y establecer un presupuesto de dinero que se puede gastar en ellos. “Meditar previamente sobre lo que vas a comprar te permitirá escoger entre las mejores ofertas”, aseguran desde AliExpress.

Una de las posibilidades para una buena planificación previa es la elaboración de una lista con los productos que se quieren adquirir, al igual que habitualmente se acude al supermercado con la lista de la compra. “Antes de que llegue el día, conviene hacerse una idea de lo que realmente necesitas. Merece la pena ponerse alertas de precio, informarse sobre el producto que se quiere comprar ese día y analizar si las ofertas se cumplen”, apunta Amorin.

4. Comprar en el primer sitio que aparece

A la hora de hacer una compra, conviene comprobar si el lugar donde estamos comprando es fiable o no. ¿Estamos comprando a Amazon directamente o en una tienda externa del market place? Las páginas suelen ofrecer valoraciones, con estrellas o con puntuaciones del 1 al 10, así como comentarios de anteriores compradores que permiten hacerse una idea de la fiabilidad.

“Muchas veces no nos informamos lo suficiente, comprando productos chinos que luego no son lo esperado. Es una situación mítica que a todos nos ha pasado. Conviene informarse bien o incluso ver qué tipo de atención al cliente ofrece para no encontrarnos con sorpresas”, dice Amorin.

5. No fijarse en los gastos de envío y en los plazos de entrega

Si se pretende comprar un producto a través de internet, se debe estar muy atento a cuáles son los gastos de envío a domicilio del producto adquirido para no llevarse ninguna sorpresa a la hora de pagar.

También conviene comprobar los plazos de entrega, ya que el gran volumen de ventas que se producen en días como el Singles’ Day y el Black Friday o en Navidad conllevan a veces retrasos en las entregas. Para ello, el consumidor puede fijarse en dónde se encuentra realmente el producto porque no es lo mismo que se encuentre en Barcelona que en China.

6. Pensar que el Black Friday es sinónimo de oferta

Singles’ Day, Black Friday o Cyber Monday no son per se sinónimo de oferta. De hecho, la popularidad de estos eventos han llevado a que muchos establecimientos se sumen, a pesar de que no tienen un gran margen para abaratar los precios, como sí pueden hacer las grandes cadenas.

“Quizás las expectativas que estamos teniendo respecto al Black Friday son mayores respecto a lo que luego nos encontramos. Al principio cuando no era tan popular nos podíamos encontrar buenas ofertas, mientras que ahora todas las tiendas lo celebran”, señala Amorin.

7. Utilizar métodos de pago poco seguros

El 51% de los consumidores españoles considera relevante la seguridad y la confianza a la hora de comprar a través del móvil, según una encuesta realizada por PayPal. Siempre que se adquiere un producto por internet, conviene hacerlo en páginas seguras, que son aquellas que vienen identificadas con un candado a la izquierda de la dirección. Si no se quiere pagar mediante tarjeta, se pueden utilizar plataformas como PayPal, AliPay o Bizum.

Las 10 marcas que más compran los españoles