BLOGS
08/01/2020 14:11 CET | Actualizado 08/01/2020 14:11 CET

Sin gol no habrá paraíso ni trofeos para el Atlético

El duelo ante el Levante sirvió para dejar claro, de nuevo, que al Atlético le falta algo.

Quality Sport Images/Getty Images
Imagen del partido Atlético de Madrid-Levante el 4 de enero de 2020.

El duelo ante el Levante sirvió para dejar —nuevamente— patente que al Atlético le falta cristalizar las ocasiones para poder aspirar a levantar trofeos en un futuro cercano. Fue un choque con un claro dominio local, pero en el que los aficionados tuvieron que rendirse a la evidencia: sin un nueve con más dinamita el conjunto rojiblanco sufre casi ante cualquier rival. Se dice que el gol es lo que más vale en el fútbol y el equipo de Simeone le da la razón al dicho popular. Pólvora para poder pelear los títulos, eso es lo que ansía el preparador argentino. En sus años buenos (y por ende los de los colchoneros), contaba con un Diego Costa en su esplendor, capaz de marcar las diferencias ante todos los rivales. Un panzer del área despiadado cuando encaraba la portería contraria. Él solo se fajaba con los defensas y se valía para sacar adelante partidos de alto voltaje. Véase la Supercopa de Europa ante el Real Madrid; la Liga ganada en el Camp Nou; o la memorable actuación en Stamford Bridge para sellar el pase a la final de la Champions allá por el año 2014.

Sin embargo, su momento de forma no es el mismo y parece más cerca del ocaso que de una resurrección. Mientras, Joao Félix, quien tiene un potencial excepcional y del que no se conoce su techo todavía, no se quita la venda de los ojos cuando la jugada pide que defina en el arco rival (4 goles en 19 partidos disputados entre Liga y Champions). Por su parte, Morata, el tercero en discordia, ha anotado 9 goles en 21 encuentros en lo que va de temporada y si bien sus cifras no son malas, la sensación es que ha marrado más ocasiones de las que debiera.

Esta alarmante carencia podría solventarla un reputado goleador como Cavani. El ariete del PSG ha perdido protagonismo en beneficio de Icardi, pero su capacidad goleadora está fuera de toda duda. Sus números —190 goles en sus 6 campañas en el PSG— acreditan una solvencia de cara al gol que no posee ninguno de los delanteros del actual plantel. Asimismo, el uruguayo aportaría ese punto de experiencia que parece haber perdido el equipo con la marcha de algunos pesos pesados como Godín, Filipe Luis y Juanfran.

Trabajo, intensidad, mucho orgullo, gol y una enorme motivación por ganar una Champions que se le resiste y es su gran anhelo —como el de los rojiblancos—. Todo eso aportaría El Matador. Su esfuerzo y brega casarían, además, con la idiosincrasia del Atlético. El binomio perfecto. Simeone lleva años reclamándolo y parece que el jugador del PSG está al caer. Mejor hacer un pequeño esfuerzo en este mercado invernal y no esperar a junio. El Cholo lo agradecería.

TERRITORIO PARADORES