¿Tienes el síndrome del impostor en el trabajo? Prueba este truco viral

"Es una forma de defenderte de forma más objetiva y menos personal”.
Smiling freelancer sitting at desk in loft looking at laptop
Westend61 via Getty Images/Westend61
Smiling freelancer sitting at desk in loft looking at laptop

¿Tienes el síndrome del impostor o tiendes a minusvalorar tus aportaciones en el trabajo? Entonces es hora de empezar a elaborar una carpeta de logros.

Esta idea se hizo viral recientemente desde la cuenta de Instagram @shityoushouldcareabout, compartida por la actriz y cantante Jenneviere Villegas.

“Hazte un favor”, les dijo Villegas a sus seguidores. “Crea una carpeta de logros en tu escritorio. La mía se llama ‘Estás haciendo un gran trabajo’. Cuando recibas algún elogio o felicitación por tu trabajo, haz una captura de pantalla y guárdala en la carpeta. Cuando necesites ánimos o un chute de confianza, abre la carpeta y lee lo que tienes dentro”.

Otros usuarios proponen guardar en esa carpeta todos los logros personales, tanto en el ordenador como en el móvil.

Ian Helms, director asociado de contenidos de marketing en Wpromote, también tiene una carpeta de logros, solo que en su caso es una carpeta de los correos positivos que recibe. Cada vez que se siente inseguro por su trabajo, abre la carpeta correo y lee los correos.

“A veces son correos de agradecimiento de mis clientes o de mis compañeros. En otras ocasiones, son correos que me informan de los logros que hemos alcanzado en determinados proyectos”.

Ahora que Helms está en la parte alta del organigrama de la empresa, ha ampliado su carpeta con los correos de agradecimiento que le envían los compañeros novatos por su ayuda y sus consejos.

El término “síndrome del impostor” fue acuñado por las psicólogas Pauline R. Clance y Suzanne A. Imes en 1978 para describir una “experiencia interior de falsedad intelectual en personas que creen que no son inteligentes, capaces o creativas a pesar de sus grandes logros”. Explicado de forma más simple, es esa voz en tu cabeza que te menosprecia y no deja de recordarte que no eres suficiente y que no mereces lo que tienes.

Una carpeta de logros no curará tu síndrome del impostor, pero es una herramienta muy útil para hacerle frente, corrobora Angela Karachristos, asesora laboral para mujeres.

“Cuando sufrimos el síndrome del impostor, a este le gusta recordarnos por qué no somos capaces, no estamos cualificados o no somos aptos para la tarea que tenemos entre manos”, expone. “Recurrir a una carpeta de logros puede ayudarte a salir de esa conversación interna negativa y mostrarte la verdad: que no solo eres capaz de hacer tu trabajo, sino que destacas”.

Melody Wilding, autora de Trust Yourself: Stop Overthinking and Channel Your Emotions for Success at Work, también aboga por las carpetas de logros.

“Si tienes el síndrome del impostor, una carpeta de logros es una forma muy simple de reconfigurar tu cerebro para que se centre en tus talentos, tus fortalezas y tus aportaciones”, explica.

Aprende a utilizar esta carpeta para concederte validación a ti mismo.

“Guarda momentos en los que hayas mostrado tu fortaleza, esas ocasiones en las que hayas tenido una conversación compleja, hayas superado una dificultad o hayas actuado con coraje en el trabajo, aunque no saliera todo tal y como desearas”, explica.

Vivian Kaye, conferenciante y fundadora de KinkyCurlyYaki, una empresa de extensiones de cabello para mujeres negras, corrobora la utilidad de su carpeta.

“He sufrido el síndrome del impostor en mis carnes”, comenta. “Soy una mujer negra, inmigrante, no acabé la universidad, estoy soltera y llevo un negocio que factura millones de dólares. Cuando piensas en el éxito, no te viene a la mente alguien de mi perfil”.

Cuando sufre episodios de síndrome del impostor, Kaye busca su carpeta de logros en el móvil.

“Creo que, como mujeres, deberíamos apoyarnos y aplaudirnos más a menudo”, señala. “Nos merecemos nuestros logros. Tenemos que dejar de arrodillarnos y recordarle al mundo quiénes somos”.

En palabras de Nadia De Ala, fundadora de Real You Leadership, tienes que utilizar esta carpeta para tu crecimiento personal y profesional.

“Son datos válidos que pueden ayudarte a relajarte cuando tengas ansiedad por defender tu valía. Es una forma de defenderte de forma más objetiva y menos personal”, sostiene.

GRACE CARY VIA GETTY IMAGES

El inconveniente de la carpeta de logros

Según Valerie Young, experta en el síndrome del impostor y autora de The Secret Thoughts of Successful Women, hay que hacer una advertencia sobre la carpeta de logros: no hay que volverse demasiado dependiente de los comentarios positivos y los cumplidos.

“Por ejemplo, una joven me dijo que después de enviar un correo electrónico esperaba recibir algún tipo de elogio o comentario de que había hecho un buen trabajo”, recuerda Young. “Le dije sin ningún adorno que eso es un problema, porque la gente está ocupada y no siempre tiene tiempo para aplaudir cada una de tus acciones”.

Tienes que pensar en la carpeta como el equivalente visual de una charla motivacional, propone Young. Pero para acabar de verdad con el síndrome del impostor, quizás te convenga crear una carpeta independiente para las críticas constructivas, una que contenga los comentarios que te ayudaron a ver tus puntos ciegos y a pulir habilidades.

“En lugar de pensar solo en las cosas que has hecho bien, incluye también las cosas que harías de forma diferente o mejor la próxima vez”, dijo. “Recopila las críticas constructivas que te han ayudado a mejorar”.

Todo este proceso ―crear una carpeta de logros y quizás otra de críticas constructivas― requiere tiempo y esfuerzo, pero, al final, ¿no merece la pena por el chute de confianza?

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.