Sofía, una reina "intachable" según la prensa gala, pese a los escándalos de la familia real

Así ha conseguido la emérita que las polémicas no le hagan sombra.
La reina Sofía en una imagen de 2020.
La reina Sofía en una imagen de 2020.

La Casa Real española no atraviesa sus mejores momentos. Los escándalos de los últimos tiempos que han enturbiado la imagen de las infantas Cristina y Elena o del rey Juan Carlos han salpicado de manera directa a la popularidad de la monarquía española, cada vez más en entredicho.

Sin embargo, entre tanta polémica que ha tenido eco más allá de las fronteras españolas, hay una figura que no se ha resentido, la de la reina Sofía, según la prensa francesa. De hecho, Paris Match sostiene que la emérita mantiene intacta su popularidad “a pesar de los escándalos financieros”, y analiza los motivos.

El semanario se basa en las calurosas acogidas que recibe la madre del rey Felipe en cada una de sus apariciones, y cita concretamente la del pasado viernes, cuando asistió al Teatro Romano de Mérida que acoge el Festival de Teatro Clásico cada verano. Esa es, apuntan, una de las razones por las que las polémicas no han salpicado a doña Sofía.

Además, más allá del afecto que se le muestra en los actos públicos, Paris Match y su experto en realeza europea describe la actitud de la reina como intachable, y le atribuye a esa postura y a su implicación familiar la capacidad de haber sabido mantenerse al margen de todo.

“Nunca se ha permitido interferir en la vida pública de su hijo o de su nuera Letizia, y ha preferido ofrecer a sus nietas la infanta Leonor y Sofía su cariño ilimitado. Reina, tan perfectamente real, es también una madre y una abuela que no juzga”, detallan.

Asimismo, subrayan su esfuerzo por mantener unida a la familia, pese a que las apariciones públicas de la familia real al completo sean ya inexistentes: “Se esfuerza por mantener la cohesión familiar a toda costa, sin dudar en apoyar moralmente a su hija menor, la infanta Cristina, cuando su esposo Iñaki se vio atrapado en la confusión legal”. Urdangarín ingresó en prisión en 2018 —cuando se ratificó su condena de 5 años y 10 meses de cárcel— y en enero de 2021 se le concedió el tercer grado.

En ese sentido, apuntan que a la emérita “nunca le han afectado las críticas”, razón por la que inciden en su espontaneidad. “Se ha comportado en cualquier circunstancia con dignidad, sencillez y sentido del deber (...) Nunca hizo comentarios sobre los asuntos del corazón en los que se vio involucrado su esposo, incluso le demostró su lealtad a pesar de que él no la perdonó durante casi sesenta años de matrimonio”. La publicación no aclara a qué se refiere con esta afirmación.

Por todo ello, en conjunto, la reina Sofía ha podido seguir vinculada a la institución, y gracias a ello ha mantenido un papel con el que seguir mostrando “empatía con los más desfavorecidos”, su interés por asuntos relaciones con “el arte, la música, la pintura o la arqueología” y su implicación con el medio ambiente.

La reina Sofía abrazando animales