NOTICIAS
14/06/2021 16:14 CEST | Actualizado 15/06/2021 09:26 CEST

Son españoles, pero reniegan de la selección: "Este año voy con la Francia de Benzema"

“Nunca he ido con España, pero es que ahora no me transmite nada".

Getty Images
Aficionados de la selección en el Wanda Metropolitano durante el amistoso contra Portugal (0-0).

España empezará el 14 de junio ante Suecia su andadura para conseguir la cuarta Eurocopa de su historia. La selección que dirige Luis Enrique tendrá el apoyo desde sus casas de buena parte del país... pero no de todo. 

La lista del técnico asturiano, la falta de ilusión por un equipo con cada vez menos referentes, una mayor afición por jugadores y combinados extranjeros o incluso la tensa situación política que hay en España han hecho que haya españoles que decidan no apoyar a la selección e, incluso, ir contra ella.

Así lo cuenta Alicia Manrique, que reconoce abiertamente que no siente “ningún tipo de vínculo” con ‘La Roja’ ni tiene una conexión suficiente como para apoyarla. “Con el Atlético de Madrid, mi club, siento que somos una cosa sola y con la selección dos”, reconoce esta joven mallorquina.

La apatía que transmite la selección tras los últimos batacazos en las citas importantes -Eurocopa de Francia en 2016 y Mundial de Brasil 2014 y Rusia 2018- ha hecho que la bilbaína Marta Gutiérrez vaya a ver los partidos sin ninguna ilusión: “Nunca he ido con España, pero es que ahora no me transmite nada. Da la sensación de que no van a luchar por lo que representan”.

Rubén Veira, un coruñés aficionado del Real Madrid, no va a apoyar a los de Luis Enrique porque, como reconoce, siempre se ha identificado más con países como Inglaterra o Italia por su manera de ver el fútbol. “También otras selecciones británicas como Escocia, Irlanda o Irlanda del Norte”, añade, mostrándose como un ferviente seguidor del fútbol británico de clubes.

Como él se encuentra Francisco Guerrero, un gaditano que afirma que el fútbol que realiza la selección, que considera “lento y poco fluido”, es el culpable de que tenga otras preferencias.

DeFodi Images via DeFodi Images via Getty Images
Luis Enrique dando instrucciones a varios jugadores de la selección.

A Raúl Ramos el ir contra la selección le viene de lejos. Este leonés de 26 años, gran aficionado del Real Madrid, cuenta que muchas decisiones tomadas en la última década no le sentaron bien: “En su día Del Bosque echó a Arbeloa por asuntos extradeportivos y no a Piqué, tampoco se fue tras el ridículo del Mundial de Brasil, despidieron a Lopetegui cuando fichó por el Madrid, quitaron a Robert Moreno para que volviera Luis Enrique y ahora no lleva a Ramos tras lesionarse por jugar con Kósovo”.

“En la Eurocopa de 2016 yo iba con Gales y Portugal por Bale y Ronaldo. Fui con la Croacia de Modric en el Mundial y este año voy con la Francia de Benzema. A mí esos jugadores me han hecho muy feliz”, reconoce Ramos, que incluso confiesa que en 2016 y 2018 celebró las derrotas de la selección. 

La presión social les obligó a celebrar los éxitos de 2008-2012

España dominó el mundo del fútbol entre 2008 y 2012. Luis Aragonés creó una base y una idea que después explotó Vicente del Bosque. En esos cuatro años, la selección ganó dos Eurocopas y un Mundial, algo que ningún otro país ha podido hacer en su historia.

Pero ni con esos triunfos y un juego que maravilló al planeta fútbol contó con el apoyo de todo el país. 

Los cinco coinciden en que si en aquella época iban con la selección casi era más por la presión social que por sentir o creer en la camiseta. “Era pequeña y no me planteaba otra opción, pero luego poco a poco me fui desenganchando”, confiesa Manrique. Veira recuerda que nunca celebró esos títulos como suyos e incluso reconoce que “en el fondo iba con Italia en la tanda de penaltis de la Eurocopa del 2008″.

“Ir como tal, solo fui con España en el Mundial de Alemania del 2006. En la Euro del 2008 me fastidió que Aragonés no llevara a Raúl, aunque el tiempo le dio la razón. Esos éxitos los acabé celebrando, pero sin ser del todo míos como sí lo son una Champions o una Liga del Madrid”, apunta Ramos. 

Guerrero y Gutiérrez tampoco fueron con España, aunque en aquellos años sí que veían los partidos debido al nivel que tenían los jugadores.

Getty Images
Un grupo de aficionados de la selección en el Wanda durante el amistoso contra Portugal (0-0).

Además y aunque no lo ven imposible al 100%, todos consideran que es “muy complicado” que les vuelva a despertar algún sentimiento ‘La Roja’. “Tendrían que cambiar tantas cosas aquí que lo vería casi imposible”, opina Veira. Ramos señala que para que eso ocurra lo primero es que llegue “un seleccionador con carácter, que quiera hacer un proyecto ganador y aplique la meritocracia y la justicia desde el principio”, algo que considera improbable.

Manrique incluso se ve desapegada por la situación política que hay en España: “Con 17 ó 18 años me consideraba patriota y ahora siento a nivel general, más allá del deporte, una desconexión total con España. En parte, el hecho de que haya dejado de sentir al país también me ha afectado para la selección”.

“Entiendo el furor que despierta la selección” 

Solo Manrique se aleja de esta frase. El resto sí que comprenden a aquellos que esperan dos años para que llegue la Eurocopa o el Mundial, aunque están lejos de compartirlo.

“Pues claro que lo entiendo. Al final, cada uno tiene una forma distinta de ver y vivir el fútbol”, dice Guerrero. Su opinión choca con la de Manrique, que asegura que para ella el fútbol es algo que le acompaña en su día a día y que la mantiene en tensión durante la espera al partido del fin de semana. 

Ramos sí que puede ponerse en la piel de aquellos que tachan días hasta el debut de España en una Eurocopa o Mundial. Lo que no es capaz de entender es a aquellos que defienden los parones por las selecciones durante la temporada de clubes: “Me repatea que no haya liga para que haya un España – Eslovenia, España - Chipre o un amistoso, por ejemplo”.

Logren o no volver a engancharse a la selección, todos verán el fútbol si no tienen planes o mejores partidos a la misma hora -aunque no ven a ‘La Roja’ llegando más allá de cuartos y piensan en Francia como la ganadora del torneo- a la espera de que se produzca el cambio necesario que les haga animar a su país en próximos torneos.

Un deber nada fácil para el equipo de Luis Enrique y para toda la Federación Española de Fútbol.

Photo gallery Antiguas camisetas de la selección española See Gallery

NUEVOS TIEMPOS