BLOGS
08/11/2018 07:27 CET | Actualizado 08/11/2018 07:27 CET

Taleb para 'dummies': Antifragilidad (2)

Pixabay
Un niño haciendo 'skate'.

El psicólogo Jonathan Haidt ha publicado recientemente junto a Greg Lukianoff el exitoso libro The Coddling of the American Mind, en el que vulgariza el concepto de 'Antifragilidad', el neologismo acuñado por Nassim Taleb hace ahora 6 años. La tesis central del libro es que la más joven generación de estadounidenses ha sido educada en un ambiente tan sobreprotector que en vez de ayudarles se les ha debilitado para afrontar las inevitables adversidades que habrán de afrontar en la vida.

Haidt apoya sus tesis con estadísticas que parecen apoyar sus argumentos, como el aumento del número de suicidios entre los adolescentes americanos, y no pretende haber inventado el neologismo, pero parece creer que es el primero en aplicar el concepto en su campo cuando el propio Taleb ya lo aplicó en su ensayo Antifrágil, al hablar de los problemas en educar a los hijos bajo la supervisión constante de sus padres o al hablar de crecimiento postraumático.

La idea subyacente es que jugando sin supervisión los niños están sometidos a algo que Taleb llama eustress (o estrés positivo), que puede ser el que un niño experimente al ser desafiado por un amigo a trepar a un árbol, o al nadar en una playa con medusas. Así como el estrés (negativo) derivado del atasco matutino o del sometimiento continuado a un jefe incompetente puede acarrear serios problemas de salud, preservar a los niños de su dosis de eustress les puede debilitar tanto la salud como el carácter, al no tener que superar nunca dificultades y no poder explorar sus propios límites, y por lo tanto no permitirles ser conscientes de su propio potencial.

Muchas personas han conseguido levantar fortunas sin ser necesariamente brillantes, pero teniendo en cambio la facultad de reconocer el valor de acumular muchas opciones con ganancias asimétricas

De hecho, según Taleb la antifragilidad es una cualidad asociada a todo aquello que es adaptativo u orgánico. A lo que está vivo en general, o es capaz de mejorar a pequeños choques. Por ejemplo, nuestro sistema inmune tras ser expuesto a una vacuna, y de forma parecida, un software antivirus después de ser reprogramado tras el ataque de un hacker. Aquéllo que es frágil (como un jarrón chino) solamente puede salir perjudicado al ser expuesto a un choque imprevisto (imaginemos un terremoto), mientras que lo antifrágil suele ser beneficiado por los mismos choques.

La figura que representa mejor la antifragilidad es una curva convexa, en la que las pérdidas están limitadas por lo bajo y las ganancias por lo alto son asimétricas con respecto a las posibles pérdidas. El avezado inversor Naval Ravikant, fundador de AngelList y ferviente lector de Taleb sintetizaba recientemente en un tuit situaciones que ofrecen opciones de ganancias asimétricas, es decir:

Muchas personas han conseguido levantar fortunas sin ser necesariamente brillantes, pero teniendo en cambio la facultad de reconocer el valor de acumular muchas opciones con ganancias asimétricas como las anteriores y de recoger las ganancias cuando el acontecimiento inesperado (el Cisne Negro) se presenta. Y de alguna forma u otra, el Cisne Negro siempre acaba por presentarse.

A los que les interese profundizar en esta idea y otras de Nassim Taleb, este sábado se celebra en Orio una serie de charlas alrededor de su obra:

Creo que el cupo está ya a punto de cerrarse, pero si alguien se anima a apuntarse después de leer este post quizás este aún a tiempo de unirse a nosotros.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs