¿Te has fijado? Las plataformas 'copian' las series de televisión de hace diez años

Son muchas las ficciones de Netflix, Amazon Prime Video, Movistar+ o HBO que se parecen a otras bastante más antiguas.
Los personajes de 'El internado'.
Los personajes de 'El internado'.

Institutos, institutos y más institutos. La mayoría de gente piensa que cada vez se ve menos la televisión en favor de las plataformas en streaming (que por cierto, también son televisión), pero los usuarios de éstas se están dando atracones de contenidos que se veían hace diez años en las cadenas generalistas. Sobre todo si los personajes son estudiantes adolescentes.

Será la nostalgia, el éxito seguro de las series ‘de instituto’ (con mucha trama sexual) o las pocas ganas de arriesgarse con ficciones que no se han hecho nunca antes. El asunto es que funcionan.

Funcionan tanto que hasta las plataformas que parecían apostar por producir contenidos ‘con más sello propio’ se han lanzado a seguir esa estela. Es el caso de Amazon Prime Video, que ha anunciado el reboot de El internado, una de las series que mejor funcionó en el prime time de Antena 3: una media del 20% de cuota de pantalla que superó los 3,5 millones de espectadores. Si resulta difícil recordarlo es porque se emitió en abierto entre 2007 y 2010. Sí, terminó hace justo una década.

Seguro que ya es imposible recuperar al elenco completo del Laguna Negra (que ahora será Las Cumbres), viendo cómo se ha disparado en los últimos meses la carrera de Ana de Armas, una de las protagonistas. Ella ya está en el plano internacional y caminando en alfombras rojas, pero eso no va a ser ningún inconveniente para este regreso. La nueva producción de Atresmedia Studios y Mediapro cuenta con nuevos actores —todavía desconocidos— y un plan de rodaje que arranca en el primer trimestre de 2020. Los guionistas son los mismos que la escribieron en 2007.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina recuperó en octubre de 2018 la magia de Sabrina, cosas de brujas, a la que todo el mundo se había enganchado mucho tiempo antes a mediodía, también en Antena 3. Hubo un tiempo en que esa franja horaria en la tele era mucho más que concursos o tertulias. Catorce años después de su último capítulo, el reparto de la original se reencontró gracias al reboot de Netflix.

En esa misma franja se emitió durante años en Antena 3 Salvados por la campana, de la que también se prepara un reboot y sobre el que se ha sabido esta semana que contará con Mark-Paul Gosselaar. El actor se meterá de nuevo en la piel de Zack Morris en tres episodios de la serie que prepara NBC. También estarán Mario López (A.C. Slater) y Elizabeth Berkley (Jessie Spano) y se negocia la presencia de Tiffani-Amber Thiessen (Kelly).

Por otra parte están las que no se versionan y, aun así, siguen funcionando. Sexo en Nueva York se emitió por primera vez en 1998 y duró seis temporadas en el canal de HBO. La serie mantiene muy buenas cifras 16 años después de su desenlace. La clave de su éxito fue la manera de abordar el papel de la mujer en la sociedad: desde el humor e, incluso, con frialdad. Parece que el argumento y algunas de las bromas y de las situaciones que afrontan los personajes no han caducado.

Image result for sexo en nueva york gif

Es exactamente lo mismo que le ha pasado a Friends, un filón en Netflix y HBO. Sus logros no se ciñen al visionado de los capítulos: la serie es un fenómeno en sí misma, pase el tiempo que pase. Aún se siguen publicando libros, escribiendo sobre algunos episodios, hablando de sus personajes y deseando su reencuentro u organizando exposiciones con los escenarios de la sitcom.

Son solo algunos ejemplos. Hay muchas más series en todas las plataformas de streaming fácilmente identificables:

Las series de las plataformas que recuerdan a las de hace 10 años en televisión

Hay muchas teorías al respecto: la crisis de ideas (a la que también se enfrenta la industria del cine), lo bien que funciona la añoranza por algunos contenidos, la burbuja de la producción de series o que, simplemente, el tipo de espectador no ha cambiado tanto como se piensa. La realidad solo es una: siguen funcionando.