“Espero que esté viva”: los desgarradores testimonios tras el tiroteo en Texas

Familiares de los asesinados y del resto de alumnos condenan la matanza entre el dolor por las pérdidas y la incertidumbre para conocer las identidades de todos los fallecidos.

La matanza que ha tenido lugar en un centro educativo de Texas deja testimonios desgarradores, mezclados por el miedo, la incertidumbre, la rabia y la incomprensión. Las familias angustiadas se reunieron en un centro cívico local y recurrieron a las redes sociales para llorar y hacer súplicas desesperadas de ayuda para encontrar a los niños desaparecidos mientras el número de muertos en un espantoso tiroteo en una escuela primaria de Texas aumentó al menos a 19 estudiantes.

Al caer la noche, comenzaron a surgir los nombres de los muertos durante el ataque del martes en la escuela primaria Robb en el pueblo de Uvalde. Un hombre en el centro cívico se alejó sollozando en su teléfono “ella se fue”. En la parte trasera del edificio, una mujer estaba sola, llorando y gritando con su teléfono en mano, agitando el puño y pateando.

Dos personas lloran tras la matanza en el colegio

Tiroteo en una escuela de Texas

Manny Renfro ha asegurado que se enteró de que su nieto, Uziyah García, de 8 años, estaba entre los muertos. “El niño más dulce que he conocido”, dijo Renfro. “No lo digo solo porque era mi nieto”. Renfro dijo que Uziyah lo visitó por última vez en San Angelo durante las vacaciones de primavera.

“Comenzamos a lanzar el balón juntos y le estaba enseñando patrones de pase. Un niño tan rápido y podía atrapar una pelota tan bien”, dijo Renfro. “Había ciertas jugadas que yo llamaría que él recordaría y las haría exactamente como las practicamos”.

“Alguien podría haber visto un cambio dramático antes de que sucediera algo como esto”

- Amber Ybarra, pariente de la docente fallecida

La maestra de cuarto grado Eva Mireles, de 44 años, fue recordada como una madre y esposa amorosa. “Ella era aventurera. Definitivamente diría esas cosas maravillosas sobre ella. Definitivamente la vamos a extrañar mucho”, dijo Amber Ybarra, pariente de 34 años, de San Antonio. Ybarra se preparó para donar sangre por los heridos y reflexionó sobre cómo nadie notó problemas con el tirador a tiempo para detenerlo.

“Para mí, se trata más de crear conciencia sobre la salud mental”, dijo Ybarra, una entrenadora de bienestar que asistió a la escuela primaria donde ocurrió el tiroteo. “Alguien podría haber visto un cambio dramático antes de que sucediera algo como esto”.

“Era solo un niño cariñoso de 10 años, simplemente disfrutaba de la vida, sin saber que esta tragedia iba a ocurrir hoy”

- Lisa Garza, familiar de uno de los fallecidos

Lisa Garza, de 54 años, de Arlington, Texas, lamentó la muerte de su primo, Xavier Javier López, quien había estado esperando ansiosamente un verano de natación. “Era solo un niño cariñoso de 10 años, simplemente disfrutaba de la vida, sin saber que esta tragedia iba a ocurrir hoy”, dijo. “Era muy burbujeante, le encantaba bailar con sus hermanos, su mamá. Esto nos acaba de pasar factura a todos”. También lamentó lo que describió como leyes de armas laxas.

“Deberíamos tener más restricciones, especialmente si estos niños no están en su estado mental adecuado y lo único que quieren hacer es lastimar a las personas, especialmente a los niños inocentes que van a las escuelas”, dijo Garza.

En las redes sociales, se publicaron fotos de niños sonrientes, sus familias pidiendo información. Las clases habían estado terminando durante el año y cada día escolar tenía un tema. El martes fue Footloose and Fancy. Se suponía que los estudiantes debían usar un atuendo agradable con zapatos divertidos o elegantes.

Members of City Church from San Antonio pray outside the SSGT Willie de Leon Civic Center after a mass shooting at Robb Elementary School in Uvalde, Texas, U.S., May 24, 2022. REUTERS/Nuri Vallbona
Members of City Church from San Antonio pray outside the SSGT Willie de Leon Civic Center after a mass shooting at Robb Elementary School in Uvalde, Texas, U.S., May 24, 2022. REUTERS/Nuri Vallbona
NURI VALLBONA via REUTERS

“Espero que esté viva”

Adolfo Cruz, un reparador de aire acondicionado de 69 años, permaneció fuera de la escuela el martes por la noche, esperando noticias sobre su bisnieta de 10 años, Elijah Cruz Torres, cuyo paradero desconocía la familia.

Cruz condujo hasta el lugar después de recibir una llamada aterradora y llena de lágrimas de su hija poco después de los primeros informes de que un hombre armado de 18 años había abierto fuego en la escuela.

Mientras esperaba afuera de la escuela el martes por la noche, su familia estaba en el hospital y en el centro cívico esperando alguna noticia potencial sobre su condición. Cruz llamó a la espera el momento más pesado de su vida. “Espero que esté viva”, dijo, para concretar: “Están esperando una actualización”.

“No nos dicen nada, solo una foto, espera, que todo esté bien”

- Federico Torres, padre de uno de los alumnos

Federico Torres esperó noticias sobre su hijo Rogelio, de 10 años. Le dijo a KHOU-TV que estaba en el trabajo cuando se enteró del tiroteo y corrió a la escuela. “Nos mandaron al hospital, al centro cívico, al hospital y aquí otra vez, nada, ni en San Antonio”, dijo Torres. “No nos dicen nada, solo una foto, espera, que todo esté bien”. Torres dijo que estaba orando para que “mi hijo se encuentre a salvo... Por favor, si saben algo, háganoslo saber”.