'The Guardian' se fija en esta ciudad española y destaca sus "atardeceres y puestas de sol"

Recomiendan desde dónde ir a comer a rutas verdes.
Vista aérea de Jaén entre olivos.
JoseIgnacioSoto via Getty Images/iStockphoto
Vista aérea de Jaén entre olivos.

The Guardian ha vuelto a fijar su mirada en España. Aunque esta vez no ha sido por sus playas ni por ningún enclave concreto, sino para hacer una guía por una ciudad que no suele ser parada en los recorridos turísticos.

Se trata de una guía de Jaén de la mano de la poeta Begoña M. Rueda, en la que repasa los enclaves más destacables y hace una serie de recomendaciones tanto para comer como para quedarse a dormir en esta ciudad con cerca de 112.000 habitantes.

Tal y como recuerda la autora, Jaén es una de las pocas ciudades en la que la tapa está incluida con la bebida por lo que anima a los visitantes a pasarse por alguna de las tabernas del casco histórico.

Destaca El Abuelo por sus “patatas alioli y las alpargatas de tomate con bacon (pan tostado con tomate y bacon)” y el bar más antiguo de la localidad, Casa Gorrión, “que tiene expuesta una pata de jamón momificada de 1918”.

A la hora de pasear por la ciudad, Rueda recomienda subir a la cruz del Castillo de Santa Catalina. “Será difícil encontrar un lugar más hermoso para ver la puesta de sol”, enfatiza la poeta, quien los llega a calificar como “los atardeceres de Andalucía”. Entre otras recomendaciones culturales incluye la visita al Museo Provincial y al Museo Íbero.

Cruz del castillo de Santa Catalina en Jaén.
Juana Mari Moya via Getty Images
Cruz del castillo de Santa Catalina en Jaén.

“Jaén ha sabido conservar su aire tradicional andaluz y sus barrios, incluso el centro, siguen siendo muy poco turísticos”, destaca la autora, quien recomienda un paseo por los barrios de La Merced, San Bartolomé, San Juan y San Ildefonso.

También incluye una curiosa leyenda popular de la localidad, concretamente del barrio de la Magdalena, en el que apareció un lagarto que generó pavor entre los vecinos. “Afortunadamente, un valiente pastor tuvo la novedosa idea de llenar la barriga de una oveja con pólvora y dejarla afuera para que tentara al monstruo. El codicioso lagarto mordió el anzuelo y voló en pedazos, para deleite de los lugareños”, detalla en el artículo.

Para los que prefieren salir del casco histórico y conectar más con la naturaleza recomienda una ruta por la Vía Verde del Aceite, tanto caminando como en bicicleta.

Con las vistas puestas en la noche, Huerta invita a ir los pubs como La Marimorena, dedicado a la música rock y alternativa, y Tijuana, donde se realizan recitales de poesía. Para pasar la noche en la ciudad anima a los lectores a que se alojen en el Hotel Xauen o en el Hotel Condestable Iranzo, ambos en el centro de la ciudad.

Olvera (Cádiz)

Finalistas a Capital del Turismo Rural 2021