VIRALES
19/07/2019 13:28 CEST | Actualizado 19/07/2019 13:52 CEST

'The New York Times' se fija en este pueblo español: "Es una mezcla curiosa de lo flamante y lo descuidado"

Apunta que se convirtió en el municipio español más grande sin una escuela.

whitedesk via Getty Images

The New York Times le ha dedicado un extenso artículo a Valdeluz, una localidad perteneciente al término alcarreño de Yebes y que se encuentra a unos 70 kilómetros de Madrid.

El periódico señala que se creó en 2004 de la mano del desarrollo de los trenes de alta velocidad. Tres años más tarde abrió una escuela privada para educar a alumnos desde el jardín de infancia hasta el bachillerato. El problema es que el estallido de la burbuja inmobiliaria convirtió el municipio en una “de las infames ciudades fantasmas”.

“Los propietarios incumplieron los pagos de sus hipotecas, los promotores inmobiliarios quedaron en bancarrota y las casas fueron embargadas. La escuela, a medio construir y diseñada para albergar a 1500 estudiantes, cerró en 2013, por lo que Valdeluz se convirtió en el municipio más grande de España sin un centro académico”, describe el diario estadounidense.

Actualmente el municipio se está recuperando de una década en la que solo dio pasos hacia detrás. “Está ocurriendo a un ritmo y a una escala que no están muy relacionados con las quimeras que impulsaron el lanzamiento del proyecto antes de la crisis financiera, cuando fue promocionado como el primer pueblo de España en haber sido construido desde cero”, apostillan.

El problema que están teniendo es que no tienen un instituto de secundaria y los padres deben de llevar a sus hijos a municipios de alrededor [la de primaria sí que está abierta].

“Un pueblo sin una escuela es un lugar sin vida”, comentó Santiago Nova Grafión, el director de la institución, en unas declaraciones que recoge The New York Times. Cuenta que una pancarta con el lema ¿Cuándo llegará la escuela? está situado en los muros de la construcción donde debería haber sido edificada.

Informa que la empresa que construyó Valdeluz, Reyal Urbis, se declaró en bancarrota y se liquidó en 2017 después tener “una deuda superior a los 3.500 millones de euros”.

Para el medio, la definición del actual Valdeluz es clara: “Es una mezcla curiosa de lo flamante y lo descuidado. En un extremo de la calle principal, una rampa lleva a un sitio de construcción abandonado y cubierto de grafitis. Cerca de ahí, un edificio de apartamentos tiene una resplandeciente piscina al aire libre”.

A pesar de todo ve un futuro más o menos esperanzador con gente joven, nuevos negocios y tiene desde mayo el primer cable de fibra óptica.

Photo gallery Estas son las 20 maravillas de España según 'National Geographic' See Gallery

SOMOS LO QUE HACEMOS