BLOGS
09/05/2021 10:37 CEST | Actualizado 09/05/2021 10:37 CEST

Trampas electorales

Todos los partidos hacen trampas en las elecciones.

Europa Press News via Getty Images
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente del PP, Pablo Casado, celebran la victoria en las elecciones catalanas.

La primera trampa electoral tendida hace no demasiado fue la de Salvador Ila, exministro de sanidad. No contó con demasiado mérito ser el candidato del partido más votado presuntamente constitucional, cuando el electorado independentista solo alcanzó el 27% y la abstención ganó en Cataluña.

Illa, con tal de mantener el apoyo en las Cortes, nunca denunció el rastrero ataque a la lengua española de los nacionalistas. Debía haber prometido que el que quisiese rotulase su tienda o negocio en español, y de la necesidad de acceder a la función pública por méritos y no por el conocimiento del catalán.

Esa fue su trampa, aparecer como un moderado al tiempo que negaba la libertad de expresión (la utilización de la lengua). Es y será un radical. Lo demuestran los hechos. De no haber desdicho al catalanismo montaraz hubiera aglutinado a una parte sustancial de la abstención. Y ganado con capacidad de gobernar. Pero Illa, al igual que el PSOE, está a otra; van a por uvas en tiempos de sequía.

En las elecciones madrileñas ha provocado vergüenza que los candidatos siguiesen en campaña el día de la votación con sus declaraciones tras depositar la papeleta; la ley lo prohíbe. A ningún abogado le interesa llevarlos a juicio. Sus razones tendrán; a mi se me escapan. De lo contrario no voy a meterme con ellos. Ya tiene suficiente la jurisprudencia con los ataques del ejecutivo.

Las trampas de los partidos en la Comunidad de Madrid:

PP:

Lo único que me ha gustado de Isabel Díaz Ayuso en las elecciones ha sido que ha prescindido de lo políticamente correcto, lo que aborrega. Le ha tendido la trampa a Pedro Sánchez, obligándole a bajar a la arena y disputar con ella. Iván Redondo se la ha comido con patatas pútridas, en una nueva exhibición de carencia de inteligencia política. Pues verdad, el resultado se lee en clave nacional, salvo en aquellas autonomías de mayorías claras, Castilla-La Mancha, por ejemplo. Ahora Sánchez, que soñaba con un adelanto electoral el año que viene, fiado a los fondos europeos, va a tener que aguantar el chaparrón hasta fin de legislatura. Los españoles seguiremos sufriendo sus devaneos chavistas.

Sánchez, que soñaba con un adelanto electoral el año que viene, va a tener que aguantar el chaparrón hasta fin de legislatura

Otra trampa de Ayuso ha recaído en esconder con habilidad, la de Miguel Ángel Rodríguez (MAR), que Madrid es la comunidad que menos ha invertido en sanidad y educación; ocultar que en Madrid han muerto de la covid miles de ancianos en las residencias y que sigue siendo la región de España donde más aumentan los contagios. El PSOE no se lo ha recordado. A Ayuso se la ha resbalado, lo que no sucede con los afectados de la pandemia.

Aunque, escribiendo de trampas, la suprema ha consistido en el fichaje de Toni Cantó, que muy a gustito se ha dejado engañar, pues al tipo en cuestión con tal de cobrar le importan un carajo las siglas. Ayuso sabía que no iba a entrar en las listas, con lo que, mareando la perdiz, ha conseguido que días y días haya sido el tema de la campaña: ella, la santa de la libertad. Cuando la derecha se pone a mascullar la palabra libertad me pongo a temblar. La derecha ama la libertad, pero la suya, no la de todos. En esto hoy le acompaña el PSOE.

Más Madrid:

Mónica García, jefa de la oposición, ni ha mentado temas fundamentales sobre su formación. Su talante, los hay variados, moderado, escondía sus intenciones. También es trampear. No se ha pronunciado sobre la eliminación de la educación concertada, lo que defiende su jefe de filas. No se ha decantado con claridad sobre la subida de impuestos, lo que clama Íñigo Errejón. No ha hablado de eliminar los aforamientos, de lo que chamullaba Más Madrid. En fin, que callar lo que se piensa y se defiende resulta un ejercicio de hipocresía.

Sin embargo, al día siguiente, Errejón anunciaba su intención de concurrir a las generales con Compromís. No se le cae de la boca la expresión marea verde. Qué tendrá qué ver el ecologismo con el nacionalismo valenciano. Así y todo, Más Madrid ayudará a apuntalar la desaparición del PSOE, intentando sustituirlo.

PSOE:

Con Ángel Gabilondo, educación obliga pues ha salido del hospital mientras escribo este reciente viernes, fecha de entrega, no haré sangre. Ahora bien, la gran trampa se la tendió él mismo. A qué viene levantarse en un debate en apoyo a Pablo Iglesias cuando se trata de ganar. Se sale a ganar, y a ganar solo, contra todos. Encima, por primera vez en la historia del PSM, las listas se las han confeccionado en Ferraz. No se ha quejado, él que es un socialdemócrata de los de siempre.

Por primera vez en la historia del PSM, las listas se las han confeccionado en Ferraz

Encima le han marcado la campaña y le han hecho trampas desde la Moncloa. Mencionaba bajar impuestos; algún ministro hablaba de subirlos. No quería pactar con Iglesias. Le obligaron a anunciar que consensuaría un posible gabinete. Yo, si hubiese estado en los zapatos de Gabilondo, hubiera arremetido contra cualquier indicación. Y así hubiera vencido el PSOE, dejando diseñar la campaña al PSM bajo la cabeza de Gabilondo.

No se trata del bueno del profesor, de la poca gente honesta en lo personal que queda en política. El problema es que a muchos de los militantes del PSM les faltan escrotos y ovarios. Pese a ello, los puñales están en alto en Madrid. Sin sentido, triunfará el candidato de Sánchez.

La única que veo que se dispone a plantar cara en los congresos regionales y primarias es Susana Díaz. No se achanta, la excepción en el PSOE con cargos que fueron, Carmona, Nico Redondo hijo, Leguina, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Corcuera aunque no milite, los titanes Felipe y Alfonso y… vaya, no se me ocurren nombres. No los hay o se esconden en el pajar, lejos del alfiler por descontado. Los encontraremos cuando toque, dentro de poco. Y a votantes del PP liberales no conservadores; también existen a patadas.

Lo de convocar a Leguina y Redondo al comité de disciplina ha sido de traca. El acto era de una fundación. Se llamó a Ayuso y a Gabilondo. Ayuso fue y lo utilizó de munición política. Casado les ha invitado a unirse al PP. Entiendo que Casado no conoce a Nicolás, ni a Joaquín, y por mil cábalas que desmadeje jamás comprenderá los movimientos del PSOE que el maquiavélico Sánchez detiene. Me temo que el importante se le escapa a Sánchez.

Nadie del Gobierno acompañó a Gabilondo la noche de autos. Solo les faltó pisarle la cabeza. Un partido y un líder desalmados.

Nadie del Gobierno acompañó a Gabilondo la noche de autos. Solo les faltó pisarle la cabeza.

Vox:

Ni se ha escondido ni ha tendido cepos en la campaña. Es lo que es, la extrema derecha, que no la ultraderecha. Insulta la expresión al centro socialdemócrata racional y liberal, el que aparecerá sin duda. Y a cualquiera con dos dedos de frente. No he visto en Madrid partidas de vándalos, militantes de Vox, armados de hachas. No obstante, la trampa de Santiago Abascal ha ocurrido el 5 de mayo, ofrecer su apoyo incondicional a Ayuso entrando o no en el Gobierno, lo que a la santa le convenga. Mentira. Abascal, para que su partido aumente, forzará leyes de extrema derecha, el pin parental, una ley mordaza salvaje, etc.

Unidas Podemos:

Pablo Iglesias saltó al albero de las Ventas encuestas en mano. El partido se esfumaría. Lo ha mantenido. Y se ha ido, a seguir llenándose los bolsillos, aunque esta vez tendrá que dar el callo. Su error y su trampa ha sido crear un cordón sanitario en torno a Vox. Los cordones sanitarios de democrático tienen poco. Salvo que se cosan en torno a un partido filo nazi o filo terrorista. Cada vez que se rodea con dicho cordón a una organización de extrema derecha, se le proporciona publicidad añadida y se la victimiza, con lo que sus votos crecen. Que se lo pregunten a Macron en Francia.

Se han acabado los adversarios. Los dirigentes de los partidos son enemigos. Se terminó el civismo y la educación. Y durará. Manda narices escuchar a Abascal hablando del Frente Popular y a Iglesias de los fascistas. Son los grandes agitadores de la violencia, la dialéctica. Están a la espera de magnificarla, la sustituta de Iglesias y el propio Abascal en las generales de 2023. Allanan el camino y buscan las pozas precisas donde ahogar su moral, la que jamás mantuvieron.

Photo gallery Madrid vota: las mejores fotos de la jornada See Gallery