POLÍTICA
03/06/2019 16:50 CEST | Actualizado 03/06/2019 17:35 CEST

Tres alumnos que sacaron casi un 10 en selectividad dan sus trucos infalibles

Unos 290.000 jóvenes se presentan durante esta semana y la que viene a la prueba.

EFE

Con el curso completado y el título de bachiller ya bajo el brazo y a buen recaudo, 290.000 alumnos de segundo de bachillerato afrontan desde este martes la última y definitiva prueba previa a la universidad: la selectividad.

Es temible, pero los datos dicen que no es para tanto. Es la prueba que más miedo provoca y la que más nervios genera por la cantidad de exámenes que hay que hacer en tres días. Pero la realidad es que prácticamente todos consiguen superarla. El año pasado, casi el 97% de los alumnos que se presentaron en junio la aprobaron con una nota media de 6,62.

Pero, ¿hay algún truco para pasarlo con éxito? Tres de los mejores alumnos de la promoción del 2018 admiten a El HuffPost que no hay pócimas mágicas, pero sí dan algunas recomendaciones. 

Víctor Miguel Sierra, alumno del madrileño instituto de Las Musas, obtuvo la mejor nota de la Comunidad de Madrid con un 9,9 y ahora estudia el doble grado en Economía y Matemáticas.

Claudia Valero

Claudia Valero, estudiante del centro tarraconense Santa Teresa de Jesús, logró en Cataluña la misma nota y fue, junto a Rosa Milián, la mejor en esa comunidad. Eso le dio acceso a estudiar Ingeniera Industrial en Madrid. 

Y María Blanco, exalumna del instituto logroñés Cosme García, logró un 9,87 con el que ha podido acceder a cursar el doble grado en Dirección y Administración de Empresas y Relaciones Internacionales.

Los tres coinciden y mandan estas siete recomendaciones a los que se presentan este curso.

1-.Descansar para llegar fresco al examen, ya que el primer día es el más duro con tres pruebas y casi 5 horas de duración. “Me fui a dormir pronto. El día siguiente es muy largo y acabas agotado. A veces piensas que por quitar horas de sueño vas a aprovecharlo mejor, pero es cuando realmente asimilas la información”, comenta Víctor.

María, que reconoce que los nervios pueden jugar una mala pasada esa noche, señala que “descansar es vital”. “Seguramente te pongas a repasar conocimientos que ya te sabes”, coinciden ambos. Claudia también da importancia a “cenar pronto, ver un poco la tele y descansar. “El día siguiente es muy largo”, avisa.

Víctor Miguel Sierra

2-.Leer con atención las dos opciones. “Decidir cuál coger es fundamental. Una vez escogida es mejor no cambiar porque pierdes tiempo y al final te puede salir más caro”, comenta Claudia. “Es lo más importante. A veces una opción te puede resultar mucho más fácil que la otra y es vital acertar. En caso de fallar pierdes mucho tiempo”, subraya el joven madrileño, mientras que María resalta la importancia de “leer ambos modelos hasta el final”.

3-.Empezar por las preguntas que mejor te sabes y no atascarse. “Una vez has elegido, hay que empezar por lo más sencillo y por las que tienes más seguridad para ir cogiendo confianza”, comenta Víctor. Aunque María confiesa que es más de ir en orden, entiende a los que responden de forma desordenada y les aconseja poner una marca para no olvidarse de contestar alguna.

Claudia, que opina más o menos igual, afirma que “es vital no estar mucho tiempo atascado en un ejercicio porque el tiempo vuela”.

4-.Controlar los nervios parece fácil, pero…¿Cómo hacerlo? Víctor se define como una persona que se suele poner muy nerviosa, por ello afirma que hay que pensar “que es un examen más, lo llevas bien preparado y vas a aprobar”. La riojana, que destaca que ella no se suele poner nerviosa porque ha jugado al golf, reitera que la confianza en uno mismo es esencial y que hay que intentar quitarle importancia. A todo eso, Claudia añade un truco más tradicional como ponerse música para no pensar. 

María Blanco

5-.No sobrerreaccionar a un mal examen, especialmente si es el primero. No hay que desesperar si el primero no sale como uno esperaba. Queda mucho y las opciones para darle la vuelta y conseguir el objetivo están intactas. “Hay que mantener la calma y nunca tirar la toalla. Cada examen debe ser borrón y cuenta nueva”, destaca por su parte la futura ingeniera, palabras en las que coinciden tanto Víctor como María. 

6-.A los que le queda una semana: calma, rutina y momentos de relax. Víctor, Claudia y María coinciden en una cosa clave: hacer exámenes de otros años. “Te ayudan a controlar los tiempos y conocer el tipo de pregunta que te pueden hacer”, resumen los tres. “Ayuda pensar que tras estos días viene el verano y las vacaciones”, sentencia la estudiante de ADE y Relaciones Internacionales.

7-.Y, por supuesto, desconectar entre exámenes y en el tiempo libre. “Es muy importante”, aseguran los tres. Víctor cuenta que él iba al cine o al teatro. María, en cambio, prefería dar paseos de 30 minutos con su madre para tomar el aire, mientras que Claudia salía a correr. Esta última también apostilla que entre exámenes es mejor hablar de otras cosas: “Lo hecho, hecho está. Hay que abstraerse de cuando los compañeros empiezan a decir soluciones”. 

Como afirman ellos, la selectividad no es más que un resumen concentrado de un curso entero. La receta no es otra que calma, concentración y creer en un mismo porque lo más probable es que  el resultado sea bueno. Los datos están ahí.