Las tres condenas que confirman la corrupción del PP en la trama Gürtel

La Audiencia Nacional ha asegurado con las tres sentencias que los populares se lucraron de la trama de corrupción y que pagaron con la caja B la reforma de la sede de Génova.
Foto de archivo de la concentración a favor de Isabel Díaz Ayuso en la sede del Partido Popular.
Foto de archivo de la concentración a favor de Isabel Díaz Ayuso en la sede del Partido Popular.
Europa Press News via Getty Images

No hay dos sin tres. La Audiencia Nacional ha confirmado este viernes la tercera condena contra el Partido Popular por la trama Gürtel. Esta vez, la sentencia se ha producido en torno a la pieza relativa al pago de comisiones, regalos y dinero que recibieron algunos políticos del PP a cambio de interceder en adjudicaciones públicas en Boadilla del Monte, entre los años 2001 y 2009.

El tribunal de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal ha declarado al principal partido de la oposición como partícipe a título lucrativo por la trama en el municipio madrileño, pese a que el pasado mes de enero reclamó su absolución judicial.

No es la única ocasión en la que la Audiencia Nacional ha confirmado la corrupción de los populares. La nueva sentencia llega cuatro años después de que les sancionaran con 245.492 euros por lucrarse de la trama Gürtel y medio año después de que justificaran que la reforma de la sede de Génova se pagó con dinero negro.

La primera sentencia

La sección segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia condenó por primera vez al Partido Popular, en mayo de 2018. El principal partido de la oposición se convirtió entonces en el tercer partido político que era condenado por corrupción desde el inicio de la democracia.

Los magistrados aseguraron que los populares se habían lucrado de la trama de corrupción y que, tras haber sido partícipes a título lucrativo, debían pagar una multa de 245.492 euros por sus actividades durante la primera época.

Más dura fue la sentencia contra el líder de la trama, Francisco Correa, condenado a 51 años y 11 meses de prisión, y contra el extesorero del PP, Luis Bárcenas, a 33 años y 4 meses.

29 de los 37 acusados en el caso también fueron condenados. Entre ellos, la exministra de Sanidad, Ana Mato, que fue multada con 27.857 euros, tras considerar que se había beneficiado de regalos, viajes y eventos familiares por parte de las empresas que mantenía Correa.

El PP pagó en B la reforma de la sede de Génova

Tres años después de que la Audiencia Nacional condenara por primera vez al Partido Popular, el pasado mes de octubre de 2021, la Sala de lo Penal abrió un nuevo terremoto político en los populares, al reconocer que pagaron en ‘b’ las reformas de la sede de Génova.

La sentencia reconoció que los más de un millón de euros que costó la renovación de la fachada y las instalaciones del centro de operaciones de la dirección nacional del PP fueron pagados en negro. Algo que sirvió para dos años más de cárcel a Luis Bárcenas por cometer dichos pagos sin regularizarlos.

Los magistrados reconocieron que la caja B del PP existió y, en el documento, hicieron referencia a que hay “hechos probados” de que existía “una contabilidad B” que no dejó constancia “en la contabilidad oficial ni fueron fiscalizadas por el Tribunal de Cuentas”.

La Audiencia Nacional culpó al extesorero popular, después de reconocer que gestionó fondos en metálico que llegaban de donaciones privadas, con la llamada “contabilidad paralela”. Un dinero que revelaron que se guardaba en una caja fuerte situada en el despacho de Bárcenas.

La sección segunda de la Sala de lo Penal también multó a los populares, tras considerar que, como responsable civil subsidiario, defraudó 123.669 euros en el Impuesto de Sociedades del año 2007.

Más de 204.000 euros de multa

La Audiencia Nacional ha vuelto a condenar al PP por la trama Gürtel, aunque, en esta ocasión, por las actividades que cometió en Boadilla del Monte. Unas acciones con las que, según los magistrados, participó de forma lucrativa, y por ello deberá abonar una multa de 204.198,64 euros.

La formación política no ha sido la única perjudicada ya que, a ello, se han sumado las penas de cárcel para el exalcalde de Boadilla, Arturo González Panero, quien ha sido condenado a 36 años y 11 meses de cárcel, o la del exsecretario de organización del PP gallego, Pablo Crespo, quien ha sido culpado con 13,5 años de prisión.

La Audiencia Nacional también ha razonado en su escrito oficial que el Partido Popular se benefició de forma “evidente” de las comisiones que habían abonado varias empresas a cambio de amañar contratos en beneficio de las compañías.

Una tercera sentencia que ha servido para probar la corrupción de los populares, tras reconocer que reformaron la sede de Génova con dinero negro, existía una caja B y se lucraron con la trama Gürtel.