Ocho maneras de hacer más llevadero el calor a tu perro

Sufren más las altas temperaturas y el riesgo a sufrir un golpe de calor es mayor.

Los perros siempre tienen más calor que sus dueños. Es una cuestión puramente fisiológica. “Su sistema termorregulador es deficitario en comparación con el de las personas”, explica el veterinario Manuel Lázaro, vocal del Colegio de Veterinarios de Madrid.

“Nosotros eliminamos el calor de dos formas: mediante la radiación, a través de la piel, y mediante la sudoración. Ellos no sudan y al estar cubiertos de pelo, la radiación es escasa”, continúa Lázaro, que aclara que su principal sistema regulador es el jadeo.

Cuando jadean los perros envían un abundante flujo de sangre a la lengua, de manera que las glándulas salivales producen humedad. El perro abre la boca para babear y eliminarla, y de esa manera se refrigera, explican en Experto Animal. “Al pasar mucho aire a través de la boca, se evapora la saliva y se elimina el calor”, aclara Manuel Lázaro.

La mala regulación térmica expone a los perros, para los que hay mayor riesgo de sufrir un golpe de calor, que puede llegar a ser mortal si no se actúa a tiempo.

Antes de llegar a esta situación se pueden tomar medidas preventivas. Así las jornadas de calor no tienen por qué ser insoportables para ellos y el verano tampoco tiene por qué acabar en un susto.

1. Salidas con horario

Ni los paseos ni el ejercicio físico debe hacerse en horas de sol intenso. Esto se traduce en que las salidas deberían ser a primera y última hora del día. “Si para nosotros la temperatura exterior es alta, para ellos es mucho mayor”, apunta Lázaro.

2. Habitación compartida

Lo más probable es que uno esté en la habitación más fresca de la casa, ya sea porque tiene aire acondicionado o porque dispone de ventilador, las mascotas deberían estar en la misma.

Del mismo modo, si uno no se queda dentro de un coche al sol a las 12:00 horas, tampoco se debe dejar a un can encerrado dentro de un vehículo en esas circunstancias, apuntan en Experto Animal. La temperatura alcanzada puede superar notablemente la interior.

3. Agua con manguera o... spray

No hace falta tener jardín para poder mojar a un perro. Un mangerazo seria lo ideal, apunta Lázaro, pero hay alternativas como pulverizarlo con agua. “Es especialmente recomendable en perros mayores que jadean mucho o braquicéfalos como los bóxer o buldog”, añade. Otra opción, según Experto Animal, sería mojarlo con una toalla bien húmeda o si se tiene espacio poner un barreño para que se refresque a su gusto.

4. Y agua también en la cama

Además de pulverizarlos a ellos se puede pulverizar con agua fresca la colchoneta donde suelen descansar, recomienda Lázaro. Cuanto más fresco esté el entorno, mejor.

Otra buena idea es comprar un colchón o cama refrigerante para que pueda tumbarse sobre una superficie fresca. Los hay para casa o plegables para cuando se sale de viaje o excursión.

5. Barra libre 24 horas al día

El bebedero tiene que estar siempre lleno a su disposición y el agua debe estar fresca (del grifo) y para ello debería cambiarse dos o tres veces al día. “Los perros pierden mucho líquido por el jadeo y el riesgo de deshidratación es mayor que en las personas”, añade lázaro.

6. Helados caseros

El helado no refresca, ni a los perros ni a sus dueños. La única alternativa posible, que no significa que le guste a todos los perros, es darles hielo. “A algunos perros les gusta juguetear con ellos y les sirve para bajar las temperatura”, explica lázaro. Una buena idea es meter unos de sus juguetes favoritos en el bebedero, llenarlo de agua y guardarlo en el congelador, así se motiva a rescatarlo mientras se refresca.

7. Prohibido raparlos

Puede parecer que el pelo da calor, pero en el caso de los perros es su mejor aliado para protegerse contra el sol y regular la temperatura. De ahí que en Experto Animal insistan en no raparlo. Antes de hacerlo habría que consultar a un experto, al fin y al cabo los perros ya se encargan de mudarlo y despojarse del que sobra al llegar el verano.

8. Salidas con agua

El agua en tan importante en casa como fuera. En un paseo de media hora no hace falta salir con ella, pero hay gente a la que le gusta hacer depeorte con su perro o llevarlo a la montaña, en ese caso hay que cargar con agua para él tambiéne. No sólo para uno. “Hay bebederos plegables que se pueden guardar en el bolsillo y son muy prácticos”, cuenta Lázaro, que recuerda que “también es importante llevar agua si se hace un viaje largo en coche”.

Cómo detectar un golpe de calor y cómo actuar

Lo importante es poner todas las medidas para que el perro no sufra un golpe de calor, pero a veces resulta inevitable. En ese caso hay que saber detectarlo para actuar rápido y evitar males mayores.

Los principales signos los recoge Experto Animal en este artículo:

  • Respiración acelerada
  • Jadeos constantes
  • Temperatura elevada
  • Ritmo cardíaco elevado
  • Lengua azul o roja
  • Descoordinación
  • Tambaleos
  • Debilitamiento
  • Salivación abundante
  • Mareos
  • Pérdida del conocimiento
  • Shock

Ante cualquiera de estas señales hay que actuar rápido, ya que el fallecimiento por golpe de calor es más más frecuente de lo que le gustaría a cualquier dueño. Los pasos a seguir serían:

  1. Trasladar al perro a un lugar fresco, lejos del sol, y si es posible darle aire con un ventilador a baja potencia para refrescarlo de forma gradual.
  2. Aplicar paños de agua fresca (no fría o helada) en vientre, cabeza, cuello, patas y pecho. En ningún caso se debe tapar al animal o bañarlo.
  3. Humedecerle la boca con un spray de manera regular.
  4. Controlar la temperatura hasta que baje sobre los 39ºC o hasta que muestre una ligera mejoría.
  5. Visitar al veterinario para asegurarse de que el perro está recuperado y los síntomas han remitido.