INTERNACIONAL
05/07/2019 07:51 CEST | Actualizado 05/07/2019 11:38 CEST

Trump promete que plantará "pronto" la bandera de EE UU en la Luna y en Marte

El presidente estadounidense presume de poderío militar en la fiesta más patrótica que se recuerda del 4 de julio.

EFE

Populista, patriótico... el discurso del presidente de EE UU, Donald Trump, en la celebración del Día de la Independencia del país en Washington, ha sido un espectáculo totalmente made in Trump. De los 47 minutos que ha durado, no menos de 40 los ha dedicado a ensalzar a las Fuerzas Armadas del gigante norteamericano.

El resto del tiempo lo ha invertido en cosas como prometer que Estados Unidos plantará “pronto” su bandera en la Luna y en Marte.

“Vamos a ir otra vez a la Luna pronto, y plantaremos la bandera de Estados Unidos en Marte pronto”, dijo Trump en un discurso frente al Monumento del expresidente Abraham Lincoln (1861-1865).

Trump hizo este anuncio segundos, del que no ofreció más detalles, después de asegurar que para los estadounidenses “no hay nada imposible”, una frase que provocó un fuerte aplauso de los asistentes a la explanada del National Mall en la capital del país.

Durante su alocución, el mandatario alabó la figura del ingeniero aeroespacial Gene Kranz, presente este jueves en el evento y que fue el encargado de dirigir la misión tripulada a la Luna de la NASA en 1969.

Músculo militar

Rodeado de tanques y con un discurso con pausas para presenciar el sobrevuelo de diferentes tipos de aviones militares, Trump presumió del potencial del Ejército de EE UU. 

 

“Durante más de 65 años, ninguna fuerza aérea enemiga ha logrado matar a un solo soldado estadounidense. Porque el cielo pertenece a Estados Unidos”, se jactó Trump en un discurso frente al Monumento al expresidente Abraham Lincoln (1861-1865).

En su alocución, Trump destacó la presunta eliminación del “califato” autoproclamado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI) y aseguró que el Ejército estadounidense está formado por “los mejores soldados de la Tierra”.

 

“Al reunirnos este atardecer en la alegría de la libertad, recordamos que todos compartimos un patrimonio extraordinario. Juntos, somos parte de una de las mejores historias jamás contadas: la historia de Estados Unidos”, apuntó.

Ensalzar las Fuerzas Armadas

Pese a que se había especulado con que Trump politizaría su discurso, el mandatario no se salió prácticamente de un guión centrado en ensalzar episodios y logros históricos de las Fuerzas Armadas del país.

 

EFE

 

El acto “Saludo a Estados Unidos” organizado por la Casa Blanca contó con la presencia de varios aviones y helicópteros militares que sobrevolaron la explanada del National Mall, uno de los lugares más emblemáticos de Washington.

Dos aviones F-18 Hornet y dos F-22 Raptor, entre otros, sobrevolaron la capital estadounidense durante el discurso de Trump realizando diferentes maniobras en el aire y provocando así los aplausos y gritos de “Estados Unidos, Estados Unidos” entre los asistentes.

Trump alabó también el “espíritu estadounidense que envalentonó a los padres fundadores”, el grupo que lideró la Revolución de las Trece Colonias contra la Corona Británica y participó en la fundación de Estados Unidos en 1776. 

 

“Hasta el día de hoy, ese espíritu corre por las venas de cada patriota estadounidense. Vive en todos y cada uno de ustedes”, señaló.

El mandatario pronunció estas palabras frente a un grupo de invitados vip por la Casa Blanca, que repartió entradas de las primeras filas de las gradas temporales delante del Monumento a Lincoln a grandes donantes republicanos y familiares de militares y veteranos de las Fuerzas Armadas.

“Mientras nos mantengamos fieles a nuestra causa, mientras recordemos nuestra gran historia, y mientras no dejemos de luchar por un futuro mejor, entonces no habrá nada que Estados Unidos no pueda hacer”, continuó Trump, que recibió un fuerte aplauso de sus seguidores.

Miles de familias

La alta seguridad del Servicio Secreto de EE UU y las vallas metálicas instaladas alrededor del icónico monumento fueron el centro de las críticas en las redes sociales, donde se recordó que hasta este año era posible sentarse en sus escaleras durante el 4 de julio para presenciar los fuegos artificiales. 

 

Como cada año, miles de familias se congregaron en la explanada del National Mall de Washington a lo largo del día vistiendo todo tipo de piezas de ropa con los colores de la bandera estadounidense -rojo, azul y blanco-, aunque la intermitente lluvia alejó a muchas personas, según medios locales.

También se pudieron apreciar diferentes creencias políticas entre los asistentes: muchas personas llevaban las características gorras rojas con el lema de Trump “Hacer Estados Unidos Grande Otra Vez” (“Make America Great Again”), mientras otras lucían camisetas con el texto ”Él no es mi presidente” en inglés.

La gran atracción para los detractores del mandatario fue la presencia del “bebé Trump”, un globo hinchable que caricaturiza al presidente y que se hizo famoso en las protestas del año pasado en Londres.

Sin embargo, uno de los episodios más tensos de la jornada se vivió enfrente de la Casa Blanca, cuando un hombre quemó una bandera estadounidense y fue detenido por el Servicio Secreto estadounidense, de acuerdo a medios locales.

Photo gallery La visita oficial de Donald Trump a Reino Unido See Gallery
Photo gallery Protestas anti-Trump See Gallery

ESPACIO ECO