Ucrania gana Eurovisión 2022 gracias a un impresionante televoto; España, tercera con Chanel

La representante española brilla, se cuela en el podio y arrebata a Mocedades el récord histórico de puntos logrados.
Kalush Orchestra, de Ucrania, tras proclamarse vencedores del Festival de Eurovisión 2022.
YARA NARDI via REUTERS
Kalush Orchestra, de Ucrania, tras proclamarse vencedores del Festival de Eurovisión 2022.

Europa ha mostrado de nuevo su lado más solidario dando la victoria a Ucrania este sábado en la final del Festival de Eurovisión 2022 celebrada en Turín (Italia). Kalush Orchestra y su canto a la madre patria, Stefania, se ha alzado con el Micrófono de Cristal tras lograr 631 puntos (439 de ellos procedentes del televoto, puntuación en la que se esperaba que arrasara).

Esta es la tercera ocasión que Ucrania vence Eurovisión. La primera fue un año después de comenzar a participar, cuando en 2004 ganó Ruslana con Wild Dances. En 2016 repitió victoria con Jamala y 1944.

El Chanelazo no pudo ser pero la representante española puede volverse con la cabeza bien alta a casa. Chanel Terrero, con su SloMo, ha hecho historia al lograr un glorioso tercer puesto —que sabe aún mejor tras años encadenando batacazos—: Blas Cantó quedó 24º en la edición anterior; Miki Núñez, 22º en 2019; Alfred y Amaia, 23º en 2018; Barei, 22ª en 2016 y Edurne, 21ª en 2015.

Es la mejor posición para España desde que Anabel Conde acabara segunda en 1995 con Vuelve conmigo. No quedábamos terceros desde 1984 con Bravo y Lady Lady.

En concreto Chanel logró 321 puntos de los jurados de los países (categoría en la que quedó tercera) y 138 del televoto, con lo que sumó 459 en total, muy cerca del segundo, el británico Sam Ryder. La foto finish quedó así:

Ucrania y España fueron, en definitiva, las protagonistas de la noche, y no solo por su lugar en la tabla.

Europa, con Ucrania

Desde el minuto uno de la ceremonia la solidaridad con Ucrania ha estado presente: la gala comenzó con Give peace a chance, de John Lennon, y algunos de los primeros planos fueron para banderas del país entre el público.

La propia actuación de los representantes ucranianos dio la vuelta al mundo por el mensaje que lanzaron al terminar. “Please help Ukraine, please help Mariupol, please help Azovstal” (Por favor, ayudad a Ucrania, Mariúpol y Azovstal), exhortó Olenh Psink. Pidió así la intervención internacional para socorrer al grupo de soldados atrincherados en el que es el último reducto de la resistencia ucraniana en esa ciudad.

La imagen de la noche vino precisamente también desde su país. La protagonizó el presentador Timur Miroshnychenko, quien narró el festival desde un búnker de ubicación desconocida. Su retransmisión se podía seguir en directo a través de YouTube y llamó poderosamente la atención.

Chanel rompió caderas, rompió corazones

Chanel, en la Final de Eurovisión 2022.
ALESSANDRO DI MARCO / EFE
Chanel, en la Final de Eurovisión 2022.

Si Chanel ya había roto el escenario durante los ensayos, en la final no defraudó en absoluto. Vestida de torera con un diseño de Palomo Spain, defendió a España con SloMo, un tema en spanglish y ritmo latino compuesto por Leroy Sánchez, cuya letra despertó un gran revuelo cuando ganó el Benidorm Fest y se supo que iría a Eurovisión. Tanto fue así que TVE tuvo que consultar al Observatorio de Igualdad para ver si era necesario cambiar la letra. El organismo decidió que no para que prevaleciera la libertad de expresión.

Polémicas aparte, este sábado la artista, que actuó décima (entre Italia y Países Bajos), se SloMó bailando clavó la coreografía, supo ganarse tanto al público presente en el Pala Alpitour como al que la seguía desde sus casas y ni sus movimientos de cadera ni de melena afectaron a su chorro de voz.

La propia cuenta oficial del certamen se rindió a sus pies y calificó de “absoluta masterclass” su coreografía:

Estoy llorando, pero es de emoción”, dijo la artista a RTVE nada más bajarse del escenario. Cómo estaría, que le costaba hasta respirar.

Su desempeño le ha valido la ovación de Twitter y algunos mensajes destacados, como el de la vicepresidenta Yolanda Díaz: “No es fácil ver algo así sobre un escenario”. “Ha sido memorable, historia de Eurovisión”. Toma dato.

Y otro dato no menor: con su puntuación, Chanel se anota la máxima que ha conseguido España en la historia de Eurovisión. Hasta ahora el récord lo tenía Mocedades con los 125 puntos que consiguió en 1973. Cabe destacar la lluvia de ’12 points’ que fue recibiendo España durante las votaciones de los jurados profesionales, por parte de países como Suecia —reina de Eurovisión—, Australia, Irlanda, San Marino, Armenia, Macedonia, Malta o Portugal.

Laura Pausini, La Voz

La italiana, presentadora de la gala, demostró una vez más que es la más grande. No solo por su espontaneidad en ese papel, sino también en las actuaciones que protagonizó. Entre ellas, imposible no citar este Nel blu dipinto di blu (Volare) a capela.

De la gala en sí, hubo una repetida queja. Para algunos espectadores hubo un exceso de focos en movimiento que les resultaba molesto mientras seguían la emisión. Otros, además, echaron en falta que se homenajeara a la fallecida Raffaella Carrá.

Måneskin, cerrando el círculo

El grupo italiano, ganador de la anterior edición de Eurovisión, protagonizó otra de las actuaciones centrales de la noche. Cierran así un año lleno de hitos, puesto que tras el certamen han arrasado en escuchas con I Wanna Be Your Slave y la versión de Beggin’, han recibido el el galardón al Mejor Artista Rock en los MTV Europe Music Awards y han sido teloneros de los Rolling Stones.

Damiano David, el líder de la banda, ha pronunciado una frase que ha provocado el delirio, tras ser preguntado cómo se encuentra en la actualidad el grupo: “Divertíos y no os acerquéis demasiado a las mesas”. No era un consejo casual, sino que tenía su miga.

El año pasado fue acusado de estar tomando drogas durante las votaciones de la final de Eurovisión. En un momento en que la cámara le enfocó, el cantante italiano aparecía acercando la cabeza a la mesa de una forma muy llamativa mientras otro integrante del grupo le daba un codazo al percatarse. Tras el gran revuelo que se produjo, se sometió voluntariamente a una prueba de drogas, en la que dio negativo. Con su chascarrillo de esta noche, se ha resarcido del mal rato y con humor, además de con esta foto:

La gran incógnita

Volviendo a Ucrania, su triunfo deja una gran pregunta en el aire. ¿Estará el país, ahora mismo en guerra, en condiciones de albergar la final de Eurovisión 2023? Por el momento su presidente, Vlodomir Zelenski, ha asegurado que se hará todo lo posible para ello.

Como plan B, ya son varias las alternativas posibles. Entre ellas, que España acoja el certamen: esta misma noche, María Eizaguirre y Eva Mora, de la delegación española, han ofrecido nuestro país como sede.

One point to… el conflicto de Soraya y su puesta en escena

Las 12 pifias de España en Eurovisión