INTERNACIONAL
13/12/2018 14:17 CET | Actualizado 13/12/2018 14:39 CET

Ultranacionalistas austríacos proponen toque de queda nocturno para asilados

Argumentan que su propuesta serviría para reducir la inseguridad ciudadana.

El canciller austriaco, Sebastian Kurz.

El ultranacionalista FPÖ, miembro del Gobierno de coalición austríaco, ha planteado prohibir a los solicitantes de asilo que salgan a la calle por la noche, argumentando cuestiones de seguridad ciudadana.

Así lo ha propuesto Johann Gudenus, jefe del grupo parlamentario del FPÖ, quien quiere que se debatan distintas posibilidades, como la de que los solicitantes de asilo no puedan salir a la calle entre las 22.00 de la noche y las 06.00 de la mañana.

"Quiero, en concreto, que se examine un toque de queda para los solicitantes de asilo", ha señalado Gudenus en una entrevista que publica este jueves el diario Tiroler Tageszeitung.

El diputado, considerado como exponente del ala más derechistas del FPÖ, argumenta que su propuesta serviría para reducir la inseguridad ciudadana.

Asegura que los solicitantes de asilo "vagabundean por la noche" y que desde la masiva llegada de refugiados de 2015 "los delitos violentos y los crímenes sexuales han aumentado de forma masiva".

Gudenus afirma que los solicitantes de asilo tienen más tendencia a usar navajas y especula con que eso tiene una explicación cultural.

Eso no tiene nada que ver con racismo. No somos racistas, sino realistas

"Eso no tiene nada que ver con racismo. No somos racistas, sino realistas", asegura el dirigente ultranacionalista, tras recordar dos asesinatos supuestamente cometidos por solicitantes de asilo afganos en Austria, aunque no esclarecidos hasta hoy.

Según los datos oficiales, el número de denuncias por crímenes violentos el año pasado bajó en Austria un 2,4% respecto a 2016, aunque siguió siendo un 4,7% mayor que en 2014. En el 62% de los casos, existía una relación entre el agresor y la víctima.

De los 1.060 crímenes con arma blanca cometidos en 2017, 143 fueron cometidos por afganos, 66 por turcos y 31 por iraquíes.

En total, el número de delitos cometidos por solicitantes de asilo bajó 9,6% en 2017, tras una fuerte subida el año anterior, que se debe -según los expertos- a la llegada masiva de refugiados (unos 130.000) al país en 2015/16.

El FPÖ gobierna desde hace un año en coalición con el Partido Popular austríaco.

RESPONSABLEMENTE