Un camino de piedras hasta París: el Real Madrid, a '90 minuti' de su Champions más especial

Profesionales del fútbol y del periodismo analizan el camino del Real Madrid hasta la final de París.
Benzema celebra su gol contra el Manchester City en las semifinales de la Champions el pasado 4 de mayo. (Burak Akbulut/Anadolu Agency via Getty Images)
Benzema celebra su gol contra el Manchester City en las semifinales de la Champions el pasado 4 de mayo. (Burak Akbulut/Anadolu Agency via Getty Images)
Anadolu Agency via Getty Images

90 minuti en el Bernabéu son molto longo. Esta frase, que debería estar esculpida en una placa de mármol a las puertas del estado del Real Madrid, la pronunció el mítico Juanito en 1986, después de perder 2-0 contra el Inter de Milán en Italia. En la vuelta, en casa, con su gente, el Madrid ganó 3-0 y mandó a los italianos a casa.

El PSG de Messi, Mbappé y Neymar; el Chelsea campeón de Europa y el City de Guardiola han comprobado en sus propias carnes eso que Jorge Valdano acuñó como “miedo escénico”. Una fuerza sobrenatural, un chispazo, casi magia negra, algo intangible que hace que cuando todo está perdido, estadio, equipo y afición se unan para lograr lo imposible.

El Real Madrid se presenta este sábado en su quinta final de Champions en diez años contra todo pronóstico. Nadie, ni el más madridista de todos los madridistas, pensaba al inicio de la temporada que su equipo iba a estar a 90 minutos de alzar su decimocuarta copa de Europa.

En frente, otro histórico de la Champions, el Liverpool de Jürgen Klopp. Los ingleses llegan a la cita tras haber perdido la liga inglesa en la última jornada y con los malos recuerdos de la final de Kiev de 2018, donde fue derrotado por el Real Madrid (3-1) con una actuación calamitosa de su portero de entonces, el alemán Loris Karius.

Los jugadores del Real Madrid celebran el segundo gol del equipo madridista durante el encuentro correspondiente a la vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones que disputan hoy miércoles frente al Manchester City en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid. EFE/Juanjo Martín.
Los jugadores del Real Madrid celebran el segundo gol del equipo madridista durante el encuentro correspondiente a la vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones que disputan hoy miércoles frente al Manchester City en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid. EFE/Juanjo Martín.
EFE

Afirma el periodista Siro López que al principio de la temporada veía a la plantilla del Madrid con opciones de pelear por La Liga pero no por la Champions. El comentarista de Cope, reconocido madridista, pensaba que para hacer algo importante en dicha competición el equipo tendría que tirar de Bale y de Hazard, algo que no ha ocurrido.

Explica López que con esos dos futbolistas desaparecidos, han sido los brasileños Vinicius y Rodrygo los que han dado el paso adelante necesario para llevar al Real Madrid a hacer una temporada exitosa.

“Ni mucho menos”, dice de forma sincera sobre si creía que el Madrid iba a estar en una final el creador de contenido y reconocido madridista ByDiego, con una comunidad en YouTube de 800.000 personas y de 140.000 en Twitch.

“Pensaba que ni con el mejor entrenador posible iba a ser capaz de llegar el Madrid a la final de la Champions, solo un milagro podía hacernos llegar a la final y parece que el milagro ha existido”, reconoce por teléfono sobre el papel del equipo de Florentino Pérez en la máxima competición europea.

La presentadora de Movistar Danae Boronat sí tuvo claro al principio del curso que el Madrid iba a estar en la pelea porque a este equipo “siempre hay que tenerlo en cuenta”, sobre todo después de cómo ha abordado esta competición en la última década. Pone en valor Boronat a la plantilla del Madrid y sobre todo pone el foco en el gran año del portero, Thibaut Courtois y del delantero, Karim Benzemá.

El delantero del Real Madrid Vinicius Junior (d) juega un balón ante Kyle Walker, del Manchester City, durante el partido de semifinales de la Liga de Campeones que disputan este miércoles en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid. EFE/Sergio Pérez
El delantero del Real Madrid Vinicius Junior (d) juega un balón ante Kyle Walker, del Manchester City, durante el partido de semifinales de la Liga de Campeones que disputan este miércoles en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid. EFE/Sergio Pérez
EFE

Otro de los que reconoce que el Madrid no estaba entre los favoritos para llegar tan lejos en esta competición es el periodista de la SER Javier Herráez, que comenta que hay equipos como el Bayern de Múnich que han sido eliminados antes de lo esperado.

Saca de su quiniela Herráez de equipos para ganar la Champions al PSG de Mbappé porque “son como los Globetrotters, son figuras pero no es un equipo”. Y añade: “Al Madrid es imposible no ponerlo, tiene 13 copas, es su competición y como digo siempre, para ganar al Real Madrid hay que echar la tarde”.

Explicar lo inexplicable

Si hay algo en lo que los cuatro entrevistados coinciden es que es complicado explicar cómo el Real Madrid ha llegado a la final de la Champions de París después de estar hasta en tres ocasiones al borde de la eliminación.

Cuando Zidane ganó tres Copas de Europa seguidas como entrenador del conjunto blanco, entre sus detractores acuñaron el término “la Flor de Zidane” para definir la suerte que tenía el francés en momentos clave. Ahora, ocurre algo similar con Carlo Ancelotti.

“La frase de la suerte de los campeones viene a definir que para ser campeón de lo que sea necesitas, además de calidad, esa pizca de suerte para ser tú el campeón y no otro que a lo mejor tiene la misma calidad que tú o más”, comenta Siro López.

ByDiego no se anda con rodeos y define el paso del Madrid por Europa como “el mejor año” que él recuerda, no en cuanto a juego, remarca, pero sí por esas remontadas que han hecho vibrar al Bernabéu.

Danae Boronat, al igual que Siro López, menciona que “hay que tener un poquito de suerte y todos los equipos campeones la han tenido”. También destaca la periodista de Mediapro esa obsesión por la Copa de Europa que ha acompañado al Real Madrid durante sus más de 100 años de historia: “Todos los jugadores del Madrid a lo que más valor le dan es a la Champions. La sienten como su competición, la competición donde el Madrid ha construido su historia y su nombre y sienten que es donde no pueden fallar”.

Benzema levanta el puño en gesto de rabia
Benzema levanta el puño en gesto de rabia
James Williamson - AMA via Getty Images

Pero sin duda, el más sincero de todos es Javier Herráez, que confiesa que es “incapaz” de explicar cómo el Madrid ha sacado adelante tres eliminatorias que tenía casi perdidas: “Las remontadas históricas de la UEFA era una cada año pero este año ha sido increíble”.

De hecho, el Madrid no solo ganó al City de Pep Guardiola en un agónico final, también venció a la estadística. Después del encuentro se hizo viral en redes sociales una imagen de Canal Plus Francia en la que aparecía cuál era la probabilidad de cada equipo de llegar a la final: 1% para el Real Madrid y 99% para el City.

El estadio, un jugador más

Si hay algo de lo que se ha hablado mucho en esta competición, sobre todo después de las remontadas del Madrid en casa, es el empuje de la afición blanca, que no ha dejado de animar cuando la situación se ha puesto fea para su equipo. ¿Es esta comunión entre público y equipo la más fuerte de los últimos años?

Curiosamente, los periodistas más veteranos como López y Herráez, que han vivido las famosas remontadas europeas del Real Madrid en los años 80, dicen que no. En cambio, ByDiego, menor de 30 años, considera que sí, que él nunca ha vivido algo igual.

“La frase de la suerte de los campeones viene a definir que para ser campeón de lo que sea necesitas, además de calidad, esa pizca de suerte para ser tú el campeón y no otro que a lo mejor tiene la misma calidad que tú o más"”

- Siro López

“Los que ya peinamos canas, en los 80 vivimos en cuatro temporadas lo que este año hemos vivido en una. Que llegaba el Anderlecht y cuando parecía que el equipo estaba eliminado metía tres o cuatro goles”, reconoce al teléfono Siro López.

A Danae Boronat no le ha dado la sensación de que este año esa unión entre los jugadores y los aficionados haya sido mayor que en otras temporadas: “Ha sido igual que otros años”.

Hace mención la periodista de Movistar a los aficionados que abandonaron el campo contra el City de Guardiola en los últimos minutos porque veían el partido ya perdido: “No creo que el público haya creído más que nunca en el equipo. En realidad no, creo que ha sido el equipo el que sí ha creído hasta el final y no ha bajado los brazos. Eso ha hecho que la gente se enganchara”.

Karim Benzema celebra con sus compañeros tras marcar el segundo gol ante el Chelsea.
Karim Benzema celebra con sus compañeros tras marcar el segundo gol ante el Chelsea.
EFE/Juanjo Martín

Añade Boronat que sí que vio esa unión en la previa de los partidos, cuando los aficionados, tres horas antes del pitido inicial, llenaban los aledaños del Santiago Bernabéu para apoyar a su equipo en la remontada: “Eso puede ser que influya”.

“Es el público más exigente en Copa de Europa pero el que más apoya. Siempre cree en el equipo y el equipo cree en ellos. Esa es la magia del Bernabéu, que se forma un tándem que es imparable. El local crece y el contrario empequeñece”, sentencia el periodista de la SER Javier Herráez.

El miedo escénico

Para los que no hayan visitado el templo blanco, el Santiago Bernabéu impacta por su estructura vertical, que crea un efecto en el que parece que los hinchas están casi encima de los jugadores.

Jorge Valdano, parafraseando a Gabriel García Márquez, hablaba de “miedo escénico” cuando un equipo tenía que visitar el campo del Real Madrid en competición europea y le acababan temblando las piernas, como un actor que se queda en blanco ante un teatro abarrotado, como una soprano a la que no le sale la voz en la Scalla de Milán.

Señala Danae Boronat que “hay estadios en Europa que aprietan más, que es más jodido ir a jugar y que puede dar más miedo de entrada la grada” pero que el Bernabéu se vuelca con el equipo “cuando huele la sangre, cuando ve que el rival se pone nervioso y le empiezan a temblar las piernas”.

Ahí, considera la periodista de Movistar, sí cree que es el estadio “que más impone” por su altura y por su tamaño: “Ahí sí es cuando la gente del Madrid aprieta y atornilla a los rivales con el ruido ambiental y creyéndoselo, pero no de inicio. Aprietan cuando ya lo ven muy peliagudo y el equipo les da esa chance. Metes el primer gol y la gente dice ‘vamos a por él’, pero creo que la gente necesita primero ese estímulo porque es normal, porque eres un equipo grande. Al final eso pasa en los clubes acomodados, que la afición espera que el equipo sea quien anime a los aficionados y no los aficionados al equipo. No es una crítica, sino todo lo contrario”.

Vinicius Jr.
Vinicius Jr.
Soccrates Images via Getty Images

Más allá de cómo es el estadio y de lo que ocurre dentro, Siro López pone el foco en la experiencia de la plantilla a la hora de afrontar este tipo de partidos a vida o muerte y cómo los veteranos son capaces de transmitir ese sentimiento a los futbolistas noveles que llegan al Real Madrid.

El entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, dijo sorprendido ante los medios que la diferencia de este equipo con otros que había entrenado era que estos jugadores “son madridistas”.

Sobre si este sentimiento de los futbolistas por el club es algo único que tiene el conjunto de Concha Espina, Siro López asegura que no: “Estos jugadores sienten el Real Madrid pero no creo que sea único. Creo que los jugadores del Liverpool, del Barcelona, del United, del Bayern de Múnich sienten de una forma especial jugar ahí porque en muchos casos han sido aficionados desde pequeños. Eso ayuda, si además de ser un profesional sientes la camiseta”.

El milagro del City

Para los cuatro entrevistados, el momento crítico del Madrid en Champions fue en el partido de vuelta en casa contra el Manchester City de Pep Guardiola. Un partido en el que el conjunto de Ancelotti tiró por primera vez entre los tres palos en el minuto 89 y que acabó ganando 3-1 en la prórroga.

“Contra el City lo vimos fuera todos. Incluso la afición, muchos se habían ido porque no daba esa sensación”, explica Danae Boronat. Javier Herráez va por el mismo camino: “El día del City… la del PSG me la esperaba, la del Chelsea sabía que el equipo iba a sufrir y la última yo ya no lo veía”.

“Dejé de creer contra el City, cuando meten el gol, estaba viendo el partido con Ibai Llanos en su casa, y le dije que o metíamos antes del 85 o es imposible”, reconoce Siro López.

Por otro lado, ByDiego señala que también se rindió en esa dura semifinal en la que la que Rodrygo metió un gol en el 89 y otro en el 92, el equipo fue a la prórroga y se llevó la eliminatoria con un gol de penalti de Benzemá.

“El día del City… la del PSG me la esperaba, la del Chelsea sabía que el equipo iba a sufrir y la última yo ya no lo veía”

- Javier Herráez

El conjunto blanco está a 90 minutos de lograr una de las Copas de Europa más sufridas de los últimos años. Los cuatro profesionales del fútbol que han participado en el reportaje consideran que pase lo que pase, esta edición será recordada por las tres inesperadas remontadas.

Danae Boronat cree esta Champions es especial por la entidad de los rivales a los que se ha enfrentado el Real Madrid en su camino a la final: “Nadie puede decir que no tenga mérito dejando atrás a equipos de la talla de los que ha eliminado”.

“Sin duda alguna es la Champions más especial. Antes de saberse lo de Mbappé [ha renovado por el PSG y ha rechazado al Real Madrid] decía que llegar a la final era un éxito por cómo habíamos llegado. Ahora es cierto que sin la llegada de Mbappé sí que me jodería algo más porque sería como perder dos cosas importantes en una semana”, comenta contrariado ByDie

Siro López lo tiene claro: “Es la más especial por todo lo que ha pasado, por las presiones de la UEFA por la Superliga”. Y, al igual que Diego, también se acuerda de Mbappé: “Es la más especial de todas las de los últimos años y si a esto le unes lo de Mbappé, que es para decirle ves cómo te has equivocado que tienes que estar aquí”.