BLOGS
16/01/2021 10:15 CET | Actualizado 16/01/2021 14:21 CET

Consolidar un crecimiento sostenible sin dejar a nadie atrás

España avanza en el plano económico y lo hace aún con más fuerza con la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para este 2021.

ASSOCIATED PRESS
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

Cuando hace un año Pedro Sánchez era investido Presidente del Gobierno, el primero en democracia de un gobierno de coalición, se consolidaba el cambio que se había forjado en junio de 2018 y que determinaba una hoja de ruta imparable para asegurar un crecimiento económico sostenible y garantizar nuestro sistema de bienestar para no dejar a nadie atrás. 

En este primer año de gobierno se han puesto en marcha en materia económica las reformas estructurales necesarias para avanzar en ese horizonte compartido que consideramos fundamental para el progreso de España, estableciendo los pilares básicos para lograrlo con la modernización del tejido productivo y el impulso de la productividad, la transición ecológica y la transformación digital.

Nadie podía imaginar entonces que una pandemia ralentizaría nuestra actividad económica y productiva y nos enfrentaríamos a la crisis más dura y difícil de nuestra historia reciente, que se ha convertido también en el reto colectivo más importante de nuestras vidas, no solo como Gobierno sino como sociedad.

El Gobierno siempre ha tenido claro, desde el inicio, la premisa de que sin salud no hay economía

El balance de esta pandemia nunca podrá ser positivo si recordamos a todas las víctimas y a las miles de familias que sufren la pérdida de sus seres queridos. Pero sí podemos extraer una lección, un aprendizaje de esta crisis y de la manera que la hemos afrontado como país y que determina, gracias al esfuerzo y el trabajo constante, un horizonte de esperanza para las familias, pero también para las empresas y el conjunto de nuestro tejido productivo. 

El Gobierno siempre ha tenido claro, desde el inicio, la premisa de que sin salud no hay economía y ha acompañado a las medidas sanitarias para contener la propagación del virus y salvar vidas con un conjunto de medidas para dar una respuesta económica y social sin precedentes, que se ha demostrado eficaz para garantizar la solvencia de nuestras empresas y proteger miles de empleos.

La gran red de seguridad se ha materializado en numerosos Reales Decretos-Ley para proteger a trabajadores, empresas y colectivos vulnerables, movilizando más del 20% del PIB con medidas de ayuda directa y de apoyo a la liquidez para el conjunto de empresas, pymes, micropymes y autónomos.

De esta forma, los avales públicos canalizados a través del ICO y el sector financiero, que han permitido la concesión de 940.130 operaciones, y una financiación por 114.191 millones de euros al tejido productivo; las ayudas directas a autónomos, que ha llegado a beneficiar a 1,5 millones de personas; la cobertura pública extraordinaria a empresas y trabajadores mediante los ERTE, que ha protegido a más de 3,4 millones de trabajadores; y las numerosas medidas tributarias y moratorias establecidas, en su conjunto han permitido proteger el tejido productivo y el empleo para contar con una base sólida para la reactivación y recuperación económica y social tras la COVID19.

Sin dejar de centrar todos los esfuerzos en combatir las consecuencias de la pandemia, el Gobierno también ha impulsado reformas en materia económica

Es en este contexto, y sin dejar de centrar todos los esfuerzos en combatir las consecuencias de la pandemia, en el que el Gobierno de España también ha impulsado reformas en materia económica para avanzar en la modernización y transformación de nuestro sector económico y productivo, promoviendo una respuesta coordinada en el marco europeo y preparando el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Solo el ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha aprobado durante 2020 siete anteproyectos de ley, cincuenta reales decretos, noventa y cinco acuerdos y ciento doce proyectos normativos en las áreas de su competencia, particularmente en el ámbito de la regulación financiera, de telecomunicaciones y audiovisual. De esta forma, se han reforzado los planes para la conectividad e inclusión digital de la ciudadanía y empresas en todo el país, se está avanzando en la nueva normativa de sociedades de capital y el ‘paquete bancario’ con el fin de incrementar la solvencia del sector y la mejora de servicios a clientes, se ha realizado una gestión eficiente yresponsable de la tesorería y del programa de deuda pública y se ha reforzado la gobernanza económica con el impulso del diálogo social y la renovación de los organismos supervisores.

En definitiva, España avanza en el plano económico y lo hace aún con más fuerza con la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para este 2021, impulsando la transformación económica y social, con inversiones y reformas para avanzar y consolidar un crecimiento sólido, sostenible e inclusivo, garantizando un futuro verde y digital que generará mayores cuotas de progreso, bienestar y derechos a toda la ciudadanía.