POLÍTICA
05/11/2019 16:58 CET | Actualizado 05/11/2019 18:24 CET

Un día en... los mercados: así habla la gente en la calle sobre el 10-N

En el mundo real se habla de qué se echa al cocido, no de campaña electoral.

JAVIER PORTILLO
Usuarios del Mercado Puerta Bonita de Vistalegre, en Carabanchel

Las papeletas no se comen. El HuffPost ha visitado tres mercados de Madrid (Villaverde, Usera y Puerta Bonita -Carabanchel-), para comprobar si entre cuartos y mitades se colaba la fría campaña del 10-N. Pero en el mundo real se habla de cómo se prepara un cocido, de cómo han subido los precios y de que la Navidad está “a la vuelta de la esquina”. Apenas unos pocos comentarios recuerdan que hay que votar de nuevo.

“Yo paso, son unos chorizos”, dice un hombre de mediana edad frente a una pirámide de manzanas rojas. Responde a la pregunta del frutero en el Mercado de Villaverde. Un puesto que atiende “de toda la vida, heredado de los padres”. 

- ”¿Y tú el domingo, votas?”

El cliente coge el cambio y se va. Y con él se fueron los comentarios sobre los políticos y la repetición electoral Las señoras se agrupan en la carnicería. Pero ni rastro del 10-N. Preocupa más la gastronomía.

- ”¿Qué le echas al cocido?”.

- “Gallina”.

- “Ay, a mí no me gusta así”.

Los carros compiten por coger la vez en la pescadería. Las gambas parecen frescas. Y el olor recuerda a la Navidad.

- “Dentro de nada las estamos comprando con los villancicos de fondo”, dice una señora. “La Navidad está a la vuelta de la esquina”, insiste.

AYUNTAMIENTO DE MADRID
Clientes comprando en el Mercado de Villaverde

En Usera, cada vez resisten menos puestos en el mercado, al que entran, sobretodo, personas mayores. Y extranjeros. Muchos extranjeros. Usera es el segundo distrito de Madrid con más inmigrantes (22,95% del censo) tras Centro (23,11%).

- “Qué caro tienes todo, tío”, protesta un hombre, mono azul, delante de la carnicería.

El mercado apenas es un reflejo de lo que fue. Una mujer mayor intenta que la bolsa de la mercería no se le caiga. Se para con una vecina.

- ”¿Dónde te metes? Que llevo tiempo sin verte. No sales de casa”, dice

- “Salgo para comprar lo justo. Y el domingo lo haré para votar”, responde.

Enseguida se enzarzan. Tertulia en el mercado. Una cuenta que “el de la coleta” sigue sin gustarle (en referencia a Pablo Iglesias). Y la otra que el 10-N elegirá lo que ha votado “siempre”.

En el mercado de Puerta Bonita, en Carabanchel, aún retumba el grito del mitin de Santiago Abascal en Vistalegre. Pero no se escucha entre los puestos que, por las obras de remodelación, están desangelados. 

- “Esto me la acaban de traer”, dice el carnicero. Sostiene un lomo de cerdo. Carne barata a 6 euros el kilo. Una mujer asiente: “Esa, venga”. Su hijo llora. Quiere ir casa y cenar. El debate a cinco que se emite esa noche les da igual.