INTERNACIONAL
17/10/2019 11:06 CEST | Actualizado 17/10/2019 11:12 CEST

Un exguardia de un campo de concentración nazi va a juicio a sus 93 años

Bruno Dey es acusado por la Fiscalía de haber permitido 5.230 asesinatos en Stutthof (Polonia)

FOCKE STRANGMANN / EPA /AEFE
Una ambulancia entra en la corte de Hamburgo, donde Bruno Dey será juzgado.

Un exguardia que trabajó en el campo de concentración Stutthof (Polonia) ha sido acusado de haber cooperado en el asesinato de 5.230 personas durante el Holocausto. El hombre de 93 años, Bruno Dey, irá a juicio en la ciudad de Hamburgo y podría ser uno de los últimos casos penales de un individuo acusado por el genocidio.

Cuando Bruno Dey tenía 17 años, en 1944, se unió al Batallón de la Cabeza de la Muerte (SS-Totenkopfsturmbann) y su labor era permanecer en las torres de vigilancia en el campo de concentración de lo que ahora es la ciudad de Gdansk. Al impedir que los prisioneros escaparan, los fiscales argumentan que los guardias como Dey desempeñaron un papel fundamental al permitir que ocurrieran asesinatos en masa en Stutthof.

El exguardia es acusado de haber permitido el asesinato de 5.000 prisioneros que murieron víctimas de una epidemia de tifus al no tener acceso a los alimentos, agua y medicamentos, 200 personas que fueron asesinadas en las cámaras de gas y 30 personas ejecutadas al ser disparadas en el cuello.

En una de las entrevistas, Dey confesó haber escuchado gritos y ser conocedor de los asesinatos en ese momento. “Probablemente sabía que estos eran judíos que no habían cometido un delito, que solo estaban aquí porque eran judíos”, dijo, según informa el periódico alemán Die Welt . Sin embargo, según los informes, no cree que sea culpable de ser un accesorio para el asesinato. “¿Qué utilidad habría tenido si me hubiera ido, habrían encontrado a alguien más, no?”, añadió el hombre.

Probablemente sabía que estos eran judíos que no habían cometido un delito, que solo estaban aquí porque eran judíos

La fiscalía no está de acuerdo y argumenta que a finales de 1944, en vez de haberse unido a las SS, podría haber luchado en el frente en lugar de servir como guardia. En relación a esto, Dey afirma que no pudo ir a batallar debido a una afección cardíaca.

El juicio cuenta con alrededor de 20 co-demandantes y supervivientes que pasaron un tiempo en Stutthof, de los cuales cuatro son ex miembros del movimiento de resistencia dominante en Polonia, el Ejército del Interior, y dos son mujeres que lucharon en el levantamiento de Varsovia. Los testigos viajarán desde Estados Unidos, Israel y Polonia para dar testimonio frente a la corte a finales de octubre.

El juicio tiene un alto valor simbólico para muchas de las víctimas. “Esto no es una venganza”, dijo Markus Horstmann, un abogado que representa a uno de los co-demandantes al diario británico The Guardian. “Un juicio como este es para ellos ver lo que les sucedió declarando una injusticia en un tribunal alemán y sobre contar su historia para que no se olvide”.

¿Qué utilidad habría tenido si me hubiera ido, habrían encontrado a alguien más, no?

El guardia acusado ha cooperado con los investigadores y ha sido entrevistado ocho veces. Un médico lo ha declarado mentalmente apto para un juicio, pero se ha programado que cada sesión de la corte no dure más de dos horas.

Dey tenía 17 años en el momento de los presuntos delitos y por este motivo comparecerá ante un tribunal de menores. El juez tendrá que valorar la gravedad de los delitos cometidos con el derecho penal alemán para delincuentes juveniles, que tiene una pena máxima de 10 años.

Antecedentes

Ya se han dado en Alemania varios casos penales contra el personal de los campos de concentración. Uno de los ejemplos históricos es la sentencia de 2011 contra John Demjanjuk, el prisionero ucraniano que se convirtió en ayudante extranjero para los nazis al ser capturado en 1942.

Desde entonces, la Oficina Central de Investigación de Delitos Nacionalsocialistas, en Ludwigsburg (Alemania), ha revisado los registros históricos para buscar nuevos casos.

En este momento, los fiscales en Alemania están llevando a cabo 23 investigaciones preliminares sobre casos similares. Sin embargo, no se prevé que los acusados terminen en un tribunal, ya que los sospechosos son ahora de avanzada edad.

Photo gallery Exposición Auschwitz Madrid See Gallery