NOTICIAS
07/12/2021 10:53 CET

Un experto formado en Oxford da una "buena noticia" de la evolución de la pandemia

Nigel Kellow es optimista.

SOPA Images SOPA Images/LightRocket via Gett
Las aglomeraciones de gente en Barcelona.

El doctor Nigel Kellow, un intensivista formado en las prestigiosas universidades de Cambridge y Oxford, ha dado lo que, en su opinión, son buenas noticias sobre la evolución del coronavirus en el mundo.

Kellow, que ejerce como uno de los consultores sanitarios más especializados en problemas neurológicos en Reino Unido, ha utilizado su conocimiento de datos para hablar de la variante ómicron en Sudáfrica.

El experto ha contado que el primer día de esta nueva variante en el país africano fue el 23 de noviembre y que ahora, ya dos semanas después, es la dominante con aproximadamente un poco más del 75% de los casos. 

“Si ómicron fuera más peligrosa, deberíamos haber empezado a ver un incremento en el número de muertos, pero no lo hemos visto. Estas siguen todavía cayendo. La mayoría están produciendo síntomas medios”, ha explicado el intensivista, que ha destacado en mayúsculas que esto son “buenas noticias”.

Además, ha publicado los datos de este lunes del país, que ha anunciado que hay 86,728 casos activos de los que 6,381 son nuevos, siendo el ómicron más del 75% de estos. 

“9 muertes con un porcentaje de vacunación completa del 25% y la generalmente naturaleza más leve de ómicron. Esto son más buenas noticias”, ha sentenciado.

Los casos en Sudáfrica han crecido desde el 23 de noviembre de manera exponencial, tal y como se puede ver en la página web Worldometers, que recoge información de la evolución de la pandemia en los distintos países. 

Ese día se anunciaron 868 casos, mientras que el día 4 de diciembre se llegaron a los 16.366 nuevos contagios. Este lunes y tras un fin de semana, la cifra ha caído a los 6.381.

La cifra de muertos, en cambio, no se ha visto alterada de esta manera. El 23 de noviembre, el país informó de 51 fallecimientos, mientras que el 6 fueron esos 9. Esos 51 decesos del 23 de noviembre solo se han visto superados el día 25 con 114, ya que la siguiente cifra más alta fueron los 44 del 2 de diciembre.

“La R de delta está alrededor de 5 y la de ómicron de 6,3. Parece más contagiosa, pero si continúa infectando la mayoría a niños y causando síntomas leves podría ser fundamental. Es demasiado pronto para estar seguro, pero crucemos los dedos”, ha rematado el sanitario.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades infecciosas de EE UU, ha asegurado este lunes que los primeros datos de ómicron podrían indicar que “no hay un grado extra de severidad, ya que las tasas de hospitalización no se han disparado”.

De momento, la sociedad global congela el aliento hasta confirmar definitivamente que ómicron no es más peligrosa que las variantes anteriores.