Una batalla más de Julio Iglesias con Javier Sánchez, su hijo no reconocido

Treinta años de lucha en los tribunales y un nuevo varapalo.
De izquierda a derecha, Julio Iglesias en sus inicios, Julio Iglesias actualmente y Javier Sánchez.
De izquierda a derecha, Julio Iglesias en sus inicios, Julio Iglesias actualmente y Javier Sánchez.

Javier Sánchez tiene nueve hermanos por parte de padre, pero no comparte apellido con ninguno de ellos. El hijo no reconocido de Julio Iglesias lleva tres años luchando en los tribunales y su madre, María Edite, empezó mucho antes, hace 30, a los 13 años de Sánchez.

Él se dio cuenta que su infancia cambió de manera radical por la decisión de su progenitora: “Lo noté en el silencio que se hizo un día en el patio del colegio cuando yo entré”. Ahora, desde hace 3 años, la lucha continúa con una nueva batalla. La sentencia dictada en 2019 era clara: Julio Iglesias es su padre. La semana pasada, después de que fuese revocada el 7 de mayo, dejó de serlo legalmente.

El parecido físico entre el artista que ama la vida y ama el amor, el mismo que es un truhán y un señor y Javier Sánchez es incuestionable. Tan incuestionable como las pruebas de ADN que dieron positivo en coincidencia genética. “Siempre me he imaginado que me invitaba a su casa a cenar o comer. Antes soñaba que estábamos solos”, ha explicado Sánchez en una entrevista a El País.

Han sido dos sentencias las que se han dictado en este caso, y siempre se han recurrido. La segunda revocó la primera. Ahora llegan las apelaciones y los recursos ante el Tribunal Supremo, el Constitucional y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, si fuera necesario.

El que sería el menor de los hermanos Iglesias Preysler (44 años) e hijo de la bailaria María Edite solo necesita “que la ley avale la ciencia”, respecto a las pruebas de ADN: “Mi vida ni ha cambiado, ni cambiará si los jueces terminan por convertir en legal el hecho real de que soy hijo de Julio Iglesias”.

El 11 de julio de 2019, la justicia declaró a Javier Sánchez hijo de Julio Iglesias, aunque la Fiscalía de Valencia y el abogado del cantante recurrieron la sentencia. Su reacción fue dejar lo que estaba haciendo, y buscar a su familia llorando.

“Sentir cariño hacia alguien que no has tratado y no conoces es difícil. Mi padre supo de mi existencia cuando yo tenía un año [...] Ha habido momentos en los que he llegado a odiarlo. Ahora creo que seríamos buenos amigos”, explica.

Qué le impulsa a seguir intentándolo

Javier Sánchez reconoce que ha dejado de molestarle que piensen que se metió en esta lucha por razones económicas, aunque reconoce que ahora que tiene una hija sí cree que “a lo mejor puede darle unas oportunidades que yo no tuve”.

Él siente que ya ha limpiado el nombre de su madre, pero que su vida sigue siendo la misma: “Ni ha cambiado, ni cambiará si los jueces terminan por convertir en legal el hecho real de que soy hijo de Julio Iglesias”.

Julio Iglesias se casó en 1971 con Isabel Preysler, con la que tuvo tres hijos —Chábeli, Julio y Enrique— y de la que se divorció en 1977. Desde 1995 comparte su vida con la modelo holandesa Miranda Johanna Maria Rijnsburger y sus cinco hijos en común, Miguel Alejandro, Rodrigo, las gemelas Victoria y Cristina y Guillermo.

La familia vive a caballo entre Miami, Punta Cana y Marbella. De momento, sus hijos siguen siendo nueve.

Famosos que estuvieron juntos y no recordabas