INTERNACIONAL
05/05/2021 11:11 CEST | Actualizado 06/05/2021 14:01 CEST

Una ciudad japonesa gasta su fondo para combatir el Covid en una estatua de un calamar gigante

206.000 euros. En serio. Para un bicho volador.

Hay cosas de no creer en estos tiempos de pandemia. Que la gente haga reuniones masivas por el cumpleaños de un gato, por ejemplo. O la nueva locura que nos viene de Japón: que las autoridades de un pueblo se gasten el fondo de ayuda contra el coronavirus en levantar una escultura gigante de un pulpo. Los ciudadanos están que trinan. 

Según ha publicado la prensa local, la ciudad japonesa de Noto, ubicada en la prefectura de Ishikawa, ha destinado gran parte de esas ayudas en la construcción de una estatua de 12 metros de largo con la forma de un calamar gigante, blanco y rosa. El coste estimado del monumento, por llamarlo de alguna manera, ha sido de 27 millones de yenes (aproximadamente, 206.000 euros), lo que ha generado muchas críticas por parte de los habitantes de la localidad, unos 15.000.

Al parecer, recibió en total de las autoridades nacionales algo más de seis millones de euros para controlar y mejorar las medidas sanitarias contra la covid-19 o “simplemente cualquier control de infecciones o ayuda a las empresas locales”. Ahí se ha colado esta historia.

La ciudad es famosa por sus calamares voladores y en Japón es muy habitual que aquellos lugares que tienen una mascota o una estatua gigante se conviertan en un reclamo para el turismo. El gobierno local ha explicado que, con esta apuesta, creen que se dará a conocer su localidad como “municipio pesquero”, lo que, a largo plazo, reportará notables ingresos económicos gracias a los nuevos visitantes. 

“Ogi, en el municipio de Noto, es conocido desde hace mucho tiempo como un centro de producción de la pesca japonesa de calamares voladores. Sin embargo, recientemente la cantidad de desembarques ha disminuido”, comentó uno de los funcionarios citados.

Las críticas a la gestión del gabinete se deben, además, a que Japón está inmerso en la cuarta ola del coronavirus, aunque sus cifras son muy inferiores a las de países como España. En concreto, la prefectura de Ishikawa solo ha contabilizado 76 fallecidos desde el comienzo de la pandemia.

Photo gallery El coronavirus mata: esta es la prueba gráfica See Gallery

NUEVOS TIEMPOS