ECONOMÍA
17/07/2020 15:06 CEST

Una gestora-milagro llega para salvar a la multinacional Coty

El coronavirus también ha arrasado con productos que estaban consolidados en un mercado “maduro”.

Bertrand Rindoff Petroff
Sue Nabi, la nueva consejera delegada de Coty, junto a la actriz francesa Catherine Deneuve en una imagen de 2012

“No hay quinto malo”, dice el refrán español. Y aunque son estadounidenses, cruzan los dedos para que una mujer llamada Sue Nabi sea la salvadora del imperio de la cosmética y perfumería mundial. Se trata, efectivamente, del quinto consejero delegado que ficha la multinacional Coty desde que llegase a un acuerdo con Procter & Gamble para relanzar sus marcas.

Nabi comenzó en el mundo de la cosmética fundando su propia compañía, Orveda. Una empresa vegana y 100% natural que está posicionada en el sector del ultra lujo: el precio de sus cosméticos oscila entre los 85 y los 500 euros. Orveda nació en 2014 y la aspiración de Nabi era “convertirla en la Tesla de la cosmética mundial”. Poco después fue fichada por Lancòme de L´Oreal en donde nace su leyenda de “gestora-milagro”. Nabi ha revivido la marca de maquillaje Lâncome y, tras su incorporación a Coty, tiene la misión de rescatar las ventas de esta empresa y superar la crisis del coronavirus.

El HuffPost
Coty

 

Coty ha estado tratando de racionalizar su negocio y asociarse con marcas respaldadas por famosos con una gran cantidad de seguidores en redes sociales para que sus productos lleguen mejor, sobre todo, a los consumidores millennials, los más acostumbrados a comprar online. En este sentido, en los últimos años, ha fichado a Kim Kardashian West y Kylie Jenner no sólo como imagen, sino entrando en el capital de sus empresas de cosméticos para servir de “tractoras” al resto de marcas de la multinacional.

Pero el coronavirus parece arrasar con todo, incluidos productos que estaban consolidados en un mercado “maduro” y que ahora están viviendo desplomes sin igual en ventas mundiales.