VIRALES
28/01/2020 12:19 CET | Actualizado 29/01/2020 09:25 CET

Una madre de Murcia relata su primera experiencia con el veto parental: muestra lo ridículo que es

“Qué vergüenza ajena me da", ha sentenciado.

El HuffPost (GTRES)
El veto parental de Vox.

El veto parental que impuso en Murcia la formación ultraderechista Vox ha sido el eje sobre el que ha girado toda la actualidad en las últimas semanas. No había nadie que se salvara de responder a esta medida con la que la formación de Santiago Abascal quiere que los padres controlen a las charlas a las que acuden sus hijos en el colegio. 

Concha Alcantara, (@ConchettaMur), periodista de Murcia Plaza y madre, ha relatado en Twitter su primera experiencia con el veto parental. Con ironía, ha afirmado que el tema que tenía que autorizar era tremendo: “Cuentacuentos sobre la esclerosis múltiple a una clase de segundo de infantil”. 

El caso es que, según ha contado, se la olvidado la autorización, que también ha compartido en una foto, igual que le puede pasar a cualquier padre o madre despistado. 

Para que no vuelva a suceder, intentó llegar a un acuerdo con la tutora: “Le he propuesto firmar una autorización para cualquier actividad complementaria durante todo el curso ya mismo. Oye, que hay padres que confiamos en el centro y no estamos para perder tiempo con ocurrencias”.

Sin embargo, para decepción suya y para la de cualquier padre o madre que tampoco necesite de este veto parental, le dijeron que era “imposible”.

Así que Mur y los padres del resto de alumnos de la comunidad tendrán que autorizar una por una todas las actividades a las que vaya a acudir el pequeño. 

“Es decir, recursos (ojo al presupuesto en papel), tiempo de profesionales y padres, y más burocracia en los centros. De verdad, no es razonable ni práctico ni propio de una sociedad avanzada”, ha continuado la protagonista del hilo. En este último tuit ha añadido el hashtag #NoAlPinParental.

Para terminar ha rematado compartiendo el resumen de la actividad la que tenía que autorizar. “Qué vergüenza ajena me da. Me cuesta creer que hayamos llegado a esto”, ha sentenciado.

Así se describió la mencionada actividad:

“Se lleva a cabo un cuentacuentos, en el cual los protagonistas son animales y uno de ellos va en silla de ruedas. Se les cuenta una historia de cómo algunos animalitos no querían ser amigos de otro porque iba en silla de ruedas y cómo finalmente se hacen amigos. Seguido a ello se les propone la decoración del ‘jardín de la diversidad’, donde se encuentran plantas y animales con y sin discapacidad y al final hacen un dibujo. 

Observaciones: la actividad será dirigida por personal de la Asociación Murciana de Esclerosis Múltiple y el objetivo es explicar el valor de la diferencia funcional y la inclusión a través del lenguaje y material didáctico adaptado a su edad”.

Photo gallery Historias que demuestran que hay que acabar con el veto parental See Gallery